Menú

César Luena llama a Raúl del Pozo para amedrentarle

Enorme expectación ante lo que pase el sábado en Ferraz, cuando las dos bandas del PSOE han quedado para partirse la cara.

0

El Mundo dice muy seguro que "Díaz da un paso al frente y se postula como secretaria general". Yo no me fiaría un pelo, la trianera ya nos tiene hartos de su pasito p'alante pasito p'atrás. Anda que no nos ha dejado veces plantados esperándola en el andén. Federico Jiménez Losantos analiza el papel de Rajoy y Pablo Iglesias en la reyerta socialista. "Tan zafia pinza ha encorajinado a Sánchez, ha demostrado que lo que sostiene a Pedronono no es la militancia sino el común interés de PP y Podemos en zamparse en la noche del 18-D un estofado al sorpasso de Módena; y de postre, pionono, antes Snchz". Pues que tengan cuidado con la dentadura, el líder socialista está resultando un hueso duro de roer. Lucía Méndez cuenta que en el PP flipan. Sánchez "ha lanzado un órdago que espanta a sus adversarios internos y asombra a sus adversarios políticos. A mitad de camino entre el pánico y la admiración, algunos diputados del PP exclaman en voz baja: 'Es una desgracia para España, pero los tiene cuadrados'". Qué envidia, eh, hace eso alguien en el PP y al día siguiente aparece su cadáver flotando en el Manzanares. Que Sánchez tiene cogidos a los críticos por salva sea la parte lo corrobora Santiago González. "La raza degenera cuando un tío como Sánchez se permite vacilar a los órganos de dirección del partido y no pasa nada. En los viejos tiempos ni siquiera habrían querido que pareciese un accidente. Hoy están cabreados, pero no se sabe si pasarán de las declaraciones a los hechos, ni si podrán". Si es que están muy mayores ya, 137 años de vida son muchos años. Sin ir más lejos, Raúl del Pozo confiesa que ayer le llamó César Luena para echarle la bronca por pedir en su columna que Pedro dimita y deje de fastidiar. Le dijo que le "extraña que me una a la jauría". Y le amedrentó de tal manera que hoy ensalza las virtudes de la mano derecha de Sánchez. Es "astuto, culto, inteligente". Ya que hablaban, Luena le dio un recadito para que lo trasladará a los críticos. "La discrepancia no nos asusta, nos hace fuertes". Susana debe estar escondida en algún agujero de Triana, va a haber que sacarla de los pelos y precintar el AVE para que no se escape.

El País hace de grupi de los críticos. "El PSOE se alza ante el intento de Sánchez de retener el cargo". "Media ejecutiva socialista planea dimitir para forzar la salida de Sánchez". Esto parece un concurso para ver quién los tiene mejor puestos. Dice Anabel Díez, la periodista que se encarga del PSOE, que la actividad es "frenética" en casa Sánchez. Ya lo vemos, ya. Hoy no hay editorial contra Pedro Sánchez, sino para dar lecciones a los colombianos sobre lo que tienen que votar. "Los colombianos deben refrendar en las urnas el histórico acuerdo firmado" con las FARC. O no. Y los plastas del manifiesto "por un Gobierno de progreso de PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos" vuelven a dar la matraca con un ladrillazo de tres páginas. Dicen que "se han financiado con las aportaciones de los firmantes". Pues les va a salir por un ojo de la cara.

ABC ilustra su portada con un póster de Susana Díaz. "Los críticos planean forzar la salida de Sánchez si pierde el sábado". Si llega al sábado, claro. El editorial dice entusiasmado que sólo quedan "unos días para conocer qué bando vence al otro", qué emoción. "Nunca se había visto este grado de virulencia ni esta cota de desprecio mutuo entre unos sectores y otros", cómo mola. "Frenar a Sánchez por el bien del PSOE es una exigencia; y que alguien le haga frente con otra candidatura, una necesidad de higiene política", dice. Y no quiero mirar a nadie. David Gistau contempla asombrado al todavía jefe socialista. "Un personaje al que no puede negarse una capacidad de resistencia vietnamita, una audacia insensata, un instinto de supervivencia ajeno a todo escrúpulo, que en las últimas instancias lo ha llevado a aliarse contra su propia organización con las bandas más gamberras que ocupan los barrios periféricos de la izquierda". Y esos no se andan con chiquitas, esos te pegan dos tiros (políticos, se entiende) sin ninguna contemplación, que le pregunten a Page. La guerra de familias ha llegado a un punto que en el partido "no queda ya sino meterle sicarios en el jardín, y ahora mismo, antes de darle tiempo a tomar rehenes entre la militancia. Porque la mezcla de audacia y desesperación puede hacer que, con tal de vivir un día más, Sánchez intente entregar España al delirio distópico tramado por Iglesias". Éste acaba en Podemos, y si no al tiempo. José María Carrascal pronostica un gran espectáculo el sábado. Pedro "está dispuesto a morir matando. O los barones le matan a él o él mata a los barones". El Padrino 4, qué chupi.

La Razón acude a Susana por enésima vez. "Guerra abierta en el PSOE para echar a Sánchez. Susana Díaz: 'Estaré donde me pongan mis compañeros'": Marhuenda a lo suyo, a cuidar la silla de Rajoy. "La abstención de los socialistas redundaría en beneficio propio, aunque sólo fuera porque daría tiempo a la organización socialista para recomponer los consensos internos y abordar tranquilamente el imprescindible proceso de reconstrucción". No sé yo, después de esto no es fácil que se vuelvan a dirigir la palabra. "Sánchez se ha instalado en una mentalidad de fortaleza sitiada, que sólo ve enemigos, incluso entre sus propias filas". Sí, mira qué es raro, con lo bien que se portan con él. Pedro Narváez augura un sábado "gore", que será La matanza de Texas. Y Toni Bolaño cuenta cómo están los ánimos entre la soldadesca. "Será un enfrentamiento a bayoneta calada. En Ferraz nos romperemos la cara". Podrían abrir una web para hacer apuestas.

La Vanguardia es el único que da un poco de tregua a Sánchez. "Los críticos intentan echar a Sánchez antes del sábado". Ni hablar, a ver si nos van a privar del último episodio de este culebrón. Cuenta que la gota que rebosó el vaso de la paciencia de los socialistas fue cuando ayer dijo Sánchez que ni soñaran con su dimisión. "Es un chulo y un prepotente. ¿Pero qué se ha creído?". Y Sánchez en jarras, venga, venid, os estoy esperando con la militancia preparada para defender el castillo. Jo, sí que los tiene cuadrados, es comprensible que los cobardicas del PP le tengan envidia.

En España

    0
    comentarios

    Servicios