Menú

Unanimidad en el banquillo de las black: Hacienda lo sabía y era legal

Quinta sesión del juicio a 65 exdirectivos de Caja Madrid y Bankia por presunta apropiación indebida a través de las tarjetas black.

0
Unanimidad en el banquillo de las black: Hacienda lo sabía y era legal
Cola a la entrada del juicio | EFE

Alejados de las diferencias políticas entre los 65 acusados en el juicio de las tarjetas black, propuestos por PP, PSOE, IU, patronal y sindicatos, no hay ni uno solo que haya variado el discurso en las cinco sesiones celebradas hasta la fecha. Los exdirectivos de Caja Madrid y Bankia que se enfrentan a penas de entre uno y seis años de cárcel por una presunta apropiación indebida de 12 millones de euros entienden que no cometieron ilegalidad alguna. Ni la apropiación, ni la opacidad a Hacienda, un presupuesto que bautiza a este caso curiosamente sin ser el delito fiscal parte de la acusación.

Según la Fiscalía Anticorrupción, Miguel Blesa y Rodrigo Rato como expresidentes de ambas entidades bancarias autorizaron el uso de unas tarjetas "sin contrato y opacas a Hacienda" que emplearon antiguos consejeros y miembros de la comisión de control para todo tipo de gastos personales sin justificación. Los dos máximos mandatarios de Caja Madrid y Bankia expresaron en las primeras jornadas que las black formaban parte de la retribución de los trabajadores, tenían un límite y estaban debidamente contabilizadas y auditadas por peritos internos, externos y del Banco de España.

Estanislao Rodríguez Ponga

Ha abierto la veda este miércoles el exvicepresidente y exconsejero de Caja Madrid, Estanislao Rodríguez Ponga. Fue también secretario de Estado de Hacienda entre 2001 y 2004 con José María Aznar y, reforzado por esta antigua ocupación, ha asegurado que la Agencia Tributaria conocía las tarjetas mediante las inspecciones porque se encontraban en una cuenta a la vista. Fiscalía Anticorrupción pide para él cuatro años de cárcel y, según los extractos aportados por Bankia, gastó 255.372 euros con su black.

Como el resto de los acusados Rodríguez Ponga, no otorga validez a ese listado de gastos adjunto en una hoja de Excel que entregó la acusación. Sí reconoce que se le notificó el límite de su tarjeta y ha desmentido aunque sin entrar demasiado en el fondo a Blesa y Rato: "El límite de la tarjeta no tenía nada que ver con la remuneración. La tarjeta solo servía para movilizar el dinero". Sobre la situación de las tarjetas con Hacienda, ha manifestado que "estando yo en la asesoría fiscal de la caja nunca se preguntó por la fiscalidad". De hecho, ha contado cómo con motivo del escándalo que se originó a raíz de la investigación se le practicó una inspección que acabó suspendida y sin consecuencias.

Si Rodríguez Ponga accedió al Consejo de Administración de Caja Madrid a propuesta del PP, Antonio Romero Lázaro lo hizo con el beneplácito del PSOE. Fue exsecretario de Organización socialista en Madrid en la época de Rafael Simancas, pero sus discursos convergen en líneas generales.

Romero Lázaro, para quien Fiscalía Anticorrupción pide cuatro años de cárcel ha afirmado que "gastaba los fines de semana porque las actividades de representación con las corporaciones locales tenían lugar los fines de semana". Hasta 252.009 euros según el listado de Bankia al que tampoco reconoce validez.

Durante su interrogatorio se ha producido un nuevo revuelo por las formas del representante de la Fiscalía Anticorrupción. Alejandro Luzón se ha quejado de los comentarios y abucheos que se han escuchado en la Sala cuando por primera vez en lo que va de vista oral se le ha escapado la expresión tarjeta black, porque ese nombre da por hecho que los plásticos no estaban fiscalizados. "Es difícil preguntar así", ha respondido ante el revuelo.

Otra concordancia PP-PSOE

Ricardo Romero de Tejada es otro consejero propuesto por el PP, alcalde de Majadahonda entre 1989 y 2001 y secretario general del PP Madrid entre 1996 y 2004, cuando le sucedió Francisco Granados. Ha detallado el tipo de uso que hacía con su black: "Normalmente hacía gastos relacionados con la caja. Por ejemplo, en el coche, yo no disponía de coche de la entidad y realizaba muchos desplazamientos por gestiones para la caja. Lo que no quita que hiciese algunos desembolsos con carácter particular. En 18 años nadie me llamó la atención por algún gasto. Entiendo que la entidad me habría avisado si hiciese algo ilegal".

Fiscalía Anticorrupción pide para él cuatro años de cárcel y Bankia sostiene que gastó 212.216 euros con su tarjeta. En la misma línea, ha reiterado que en la hoja de gastos que aporta la acusación figuran muchos que no reconoce.

En este último aspecto ha ahondado José María de la Riva, consejero también, pero a propuesta del PSOE. Ha ocupado distintos puestos en el Ayuntamiento de Madrid con Enrique Tierno Galván y se enfrenta a cuatro años de cárcel. Según apunta Bankia, dispuso 208.979 euros con su tarjeta black, extremo que ha negado: "Todavía no he conseguido la habilidad de comer en San Sebastián y poner gasolina a los cinco minutos en Alcobendas".

Ramón Espinar padre

Después de que otro exconsejero socialista, Ignacio de Mevasqües, haya refutado el valor de la última auditoría firmada por KPMG "por todas las contradicciones que tiene" le ha llegado el turno a otro exdirectivo con las mismas siglas. Ramón Espinar es padre del senador de Podemos con el mismo nombre. Preguntado al respecto su hijo calló porque "no habla en público de su vida privada" ni su "actividad ha tenido que ver nunca" con la de su progenitor.

Espinar sénior fue portavoz del Gobierno de la Comunidad de Madrid y presidente de la Asamblea entre 1983 y 1987; y ahora se juega cuatro años de prisión tras haber gastado, siempre según Bankia, 178.399 euros con su black. En base a su testimonio, nadie le pidió justificantes y siguió sacando dinero de su tarjeta cuando abandonó la entidad porque había una "norma no escrita" que les permitía seguir teniendo algunos beneficios. Eso sí, ha añadido que nunca llegó a "agotar el límite de la tarjeta" por si le daban un toque de atención. "Me parecía mejor dejar un poco sin gastar". "Yo no soy un chorizo, he ahorrado para pagar la fianza", ha concluido.

Expresidente con Rato

La quinta sesión ha culminado con el testimonio de José María Fernández Norniella, que presidió Bankia junto a Rato y fue secretario de Estado de Comercio y Turismo. Se enfrenta a tres años de cárcel por haber gastado 185.226 euros con su tarjeta black.

Como hizo Rodrigo Rato, ha distinguido entre las tarjetas de Bankia y las de Caja Madrid: "Barcoj me recordó que de todas formas mi remuneración en Bankia estaba limitada por los 600.000 euros. Lo que gastaba se descontaba de mi salario", algo que solo ocurría en la entidad ya fusionada. "¿Cómo puede ser que una tarjeta que iba contra mi salario sea ilegal?", se ha preguntado.

Para acabar, Norniella ha recordado que renunció a su indemnización de unos 200.000 euros cuando abandonó la entidad. "Hoy vengo aquí humilde pero fui humillado cuando fui al juzgado", ha remachado visiblemente afectado. Ahora espera que todo se aclare y pueda recuperar su dinero.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios