Menú

Tres confesiones retratan los sobres de Gürtel en Pozuelo y Majadahonda

Las primeras declaraciones comprometen a los exalcaldes Jesús Sepúlveda y Guillermo Ortega y al cabecilla, Francisco Correa.

0
Tres confesiones retratan los sobres de Gürtel en Pozuelo y Majadahonda
Correa accede a la Audiencia Nacional | EFE

El Tribunal ha comprado a la Fiscalía el orden de declaración de los acusados del juicio Gürtel el día en que se inauguraban los interrogatorios. Han roto el hielo los comprometidos con el "mejor esclarecimiento de los hechos" y, paradójicamente, lo han hecho para comprometer al resto y romper sus estrategias de defensa. Tres confesiones empujan al borde del precipicio a los exalcaldes de Pozuelo de Alarcón y Majadahonda (Madrid), Jesús Sepúlveda y Guillermo Ortega "el Rata". También salpican a Francisco Correa, aunque el supuesto líder de la Gürtel colaborará con la Justicia en busca de una rebaja en la hipotética condena, dado que se enfrenta a una petición por parte de la Fiscalía Anticorrupción de 125 años de cárcel.

Después de la calma viene la tempestad. Era la sensación que se respiraba en la Sala de la Audiencia Nacional donde se celebra el juicio. Porque esta cuarta sesión ha arrancado con una extraña tranquilidad. Se han reproducido los interrogatorios grabados a aquellos acusados cuyas causas estás archivadas, bien por incapacidad o porque fallecieron durante la instrucción. Las partes han escuchado el testimonio ante el juez de la fallecida María del Mar Rodríguez, quien fuera esposa del exportavoz del Partido Popular Tomás Burgos Beteta hasta que perdió la vida en enero de 2015. La empresa que fundó y dirigió habría actuado como pantalla para ocultar a Correa como beneficiario de contratos públicos suscritos con el Ayuntamiento de Pozuelo, aunque siempre negó este extremo.

Solo el famoso 3% ha agitado esta tanda inaugural de declaraciones. Rafael Naranjo, otro empresario que se plegó a las condiciones de la red corrupta, explicó ante el juez de instrucción cómo, al más puro estilo Jordi Pujol, para acceder a concesiones públicas había que pagar a determinados políticos populares ese porcentaje sobre el valor de la adjudicación. Ha añadido que ocurría en toda España y que, en ocasiones, se exigía el pago con anterioridad al concurso. Pero la demencia sobrevenida ha impedido que Naranjo forme parte del banquillo de los acusados, como sucede con el extesorero del PP, Álvaro Lapuerta, que habría permitido a su subordinado Luis Bárcenas apropiarse de 300.000 euros de dinero negro.

La cruz de "Willy" Ortega

Aunque quizás sea Sepúlveda el peor parado, ha sido su homólogo en Majadahonda quien antes ha visto cómo temblaba su estrategia de defensa. El exalcalde Guillermo Ortega, alias Willy el Rata, ha escuchado en primera persona la confesión de Jacobo Gordon. Se trata del sastre de una telaraña de catorce empresas inmobiliarias que se constituyeron para conseguir contratos públicos plegados a las condiciones del grupo Correa, con las consecuentes comisiones.

Jacobo Gordon ha descrito el desarrollo de una negociación para construir dieciséis viviendas en la urbanización Monte del Pilar, en Majadahonda. Una operación corrompida desde que el dueño del terreno exigió un pago extra de 750.000 euros en dinero negro. Según el confesor, encontró 300.000 euros de financiación en Correa, pero también en un sobre de 150.000 euros que le entregó directamente el exalcalde. En base a sus palabras, tentó a Luis Bárcenas, que finalmente no participó de la inversión.

Los sobres de Sepúlveda

Sobre sobres han girado igual las dos rajadas que sitúan entre la espada y la pared a Jesús Sepúlveda. El exmarido de la antigua ministra de Sanidad, Ana Mato, y regidor de Pozuelo de Alarcón hasta que estalló la investigación corrompió el Ayuntamiento de este municipio situado al oeste de la capital. Según uno de sus concejales, Roberto Fernández, influyó para que todos los contratos públicos emanados durante su mandato recayeran en empresas de Correa y así llenarse los bolsillos a golpe de mordida y regalo en especie.

Fernández ha sostenido que el exalcalde disparaba el gasto en las campañas electorales con fondos en efectivo que recibía de la trama. Dinero que le habrían entregado Francisco Correa y personas del mismo entorno a cambio de un amaño generalizado: exigía como única condición en los concursos el precio, adjudicaba a las sociedades de Gürtel a un monto irrisorio y después aumentaba el presupuesto con partidas extraordinarias. El concejal confesor ha asegurado que vio a Sepúlveda recibir sobres con billetes en B, unidos a los coches de alta gama que se encontraron en sus viviendas, por ejemplo, un Jaguar y un Range Rover Sport.

Tanto Roberto Fernández como el empresario Alfonso García Pozuelo han asumido el relato de la Fiscalía Anticorrupción. Este último ha reconocido que entregó comisiones a Sepúlveda para recibir concesiones públicas. Como previsiblemente hará Correa a partir del próximo jueves, cuando se reanuda el juicio, aprietan ante la mirada atónita del banquillo por el atenuante de confesión.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios