Menú

¿Por qué a David Pérez le llueven las peticiones de dimisión y a Pablo Iglesias no?

Ambos políticos se meten en el jardín del feminismo, ambos desbarran, pero sólo al alcalde de Alcorcón le cae la del pulpo. 

0
Pablo Iglesias y David Pérez. | Archivo

Al alcalde de Alcorcón le ha caído encima una lluvia de peticiones de dimisión por sus impresentables declaraciones sobre las"feministas radicales, amargadas, frustradas, furiosas y fracasadas". Tal retahíla de adjetivos reflejan un resentimiento que da que pensar. Como dice Luz Sánchez-Mellado hoy en El País, le faltó añadir "feas y mal folladas". Ayer, los grupos municipales de PSOE, Ganar Alcorcón, Ciudadanos e IU-LV aprobaron una moción urgente para reprobar y exigir la dimisión "inmediata" de David Pérez (PP) como alcalde del municipio madrileño de Alcorcón y como diputado regional. "Yo ya he pedido disculpas y he dicho que me he podido equivocar", respondió el aludido después de argumentar, naturalmente, que sus palabras fueron sacadas de contexto.

A esta moción se han sumado hoy el portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid, José Manuel López, el portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, Ignacio Aguado, la portavoz de Igualdad del PSOE en el Congreso, Ángeles Álvarez, y un largo etcétera.

Lo más curioso del caso es que entre los que piden su dimisión está Podemos, que no ha protestado, es más, ha justificado las intolerables declaraciones de su jefe Pablo Iglesias sobre el feminismo y la política. "No tiene nada que ver con que los partidos políticos tengan más mujeres en cargos de representación, que es importante y está bien", y lo mismo en los consejos de administración, sino que "tiene que ver con la forma de construcción de lo político".Habrá que agradecer a Pablo que le parezca bien que las mujeres tengan cargos. Qué consideración por su parte.

No contento, el líder de Podemos añadió que la feminidad en política "consiste en una solidaridad que se construye y que no tiene nada que ver con esa virilidad consustancial a la política como la hemos conocido tradicionalmente". "Ahora feminizar la política es construir comunidad en los barrios, en los centros de estudio, en los centros sanitarios, es construir eso que tradicionalmente conocemos, porque hemos tenido madres, que significa cuidar al que tienes al lado", añadió el líder de Podemos. Un calco de la Guía de la buena esposa del franquismo, solo que expresado en la cursi retórica que caracteriza al personaje. Lo podría retitular Manual para ser una buena mujer política.

Tampoco podemos dejar de recordar al PSOE que mantuvo al frente de su partido en el País Vasco a un condenado por violencia doméstica, Jesús Eguiguren, sin que ninguna voz socialista pidiera su dimisión ni siquiera le afeara la conducta. Eso por no mencionar la defensa a ultranza que hicieron de Juan Fernando López Aguilar cuando fue denunciado por su exesposa antes de que se produjera una investigación sobre los hechos, archivados posteriormente por el Supremo.

Volviendo al artículo de Luz Sánchez, se queja de que "últimamente, algunos señores tienen la bondad de explicarnos las cosas a las señoras. Nos ilustran sobre lo que es ser mujer, la feminidad, la maternidad, la política femenina". El argumento de Iglesias y Pérez para defenderse ha sido "idéntico". "Que no dijeron eso. Que no nos enteramos de nada. Pues bien, voy a explicarles algunas cosas, señores. Las señoras podemos ser empáticas o antipáticas, madres amantísimas o despegadas o no ser madre ni falta que nos hace. Lo que exigimos es ser cada una la mujer que nos dé la gana de ser",explica Luz con mucha paciencia. Así que si alguien tiene que dimitir, que dimitan los dos. Pero sería mejor que los políticos dejaran de teorizar sobre qué es una mujer y su lugar en el mundo como si fuéramos fenómenos extraños objeto de estudio.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios