Menú

Los "fachas" que no oyen el "clamor en los bares" pidiendo la reforma de la Constitución

Todos coinciden: la reforma de la Constitución atraviesa un periodo de "enfriamiento".

0
Rajoy saluda a Ana Pastor el Día de la Constitución. | EFE

El Mundo dice que "PP, PSOE y C's , en contra de un proceso constituyente". O sea, que sólo podemitas y separatistas siguen con la matraca. Dice el editorial que "basta escuchar a unos y otros para constatar que se está muy lejos del consenso necesario para abrir el melón de las reformas constitucionales". "Mas allá del diálogo que pudiera establecerse entre PP, PSOE y Ciudadanos, Podemos y los partidos nacionalistas no están dispuestos a discutir sobre cómo mejorar y actualizar la Constitución de 1978, sino que pretenden un proceso constituyente" y así no llegamos a ningún lado. "Con los partidos nacionalistas abogando por la independencia y con un Podemos deseoso de hacer tabula rasa de todo y partir de cero se antoja imposible abordar una reforma racional y restringida a algunos aspectos concretos". Total que, como dice Santiago González, "no hay acuerdo de dónde partimos, adónde vamos ni por qué camino". Con estos mimbres no hacemos un cesto.

Federico Jiménez Losantos dice que Rivera ha cometido un error. "Creer que España iba a instalarse en una campaña electoral de varios años, por lo que su política de negarse a entrar en cualquier Gobierno, regional o nacional, y posar ante la opinión pública como guardián de las esencias democráticas, garantía de diálogo y seguro contra los populismos acabaría llevándolo a la Moncloa". Y se ha quedado con un palmo de narices. "¿Pretende Rivera resucitar en la Oposición junto a Podemos con el viejo cuento de la nueva política?", que nadie sabe qué diablos es. "Olvídese. Podemos favorece al PP y, si sigue desvariando, al PSOE. Ciudadanos perjudica a los dos. Milagro será que sobreviva al Error Rivera. Y ojalá el errado sea yo". No tiene pinta, Federico. Ciudadanos se está convirtiendo en un pan sin sal. Ni chicha ni limoná.

El País dice que "Rajoy enfría el debate sobre la reforma de Constitución". Qué disgusto para el periódico de Prisa, que lleva años dando la lata con la dichosa reforma. El País está muy preocupado con el asunto catalán. Xavier Vidal Folch tiene una solución. Darles pasta. "Para encauzar la cuestión catalana es imprescindible resolver la infrafinanciación de la Generalitat". Propone "ceder el 100% de un impuesto potente, el IRPF", a ver si se les quita el enfurruñamiento constante. "Hay margen para hacer cosas. Para, al menos, dar bolsa –y vida– a la vida". ¿Y si quieren la bolsa y la vida?

Para ABC ha sido "el fiasco de Italia" el que "enfría las ganas de reforma en España". A Rajoy le ha venido de perlas. Malditas la ganas que tenía de reformar nada. Para Bieito Rubido "aquellos que creen que el problema del secesionismo catalán se arregla con una reforma de la Constitución se equivocan". De la bolsa no se pronuncia, pero en su opinión "solo se puede enfrentar desde una claridad que desmonte las mentiras de nacionalistas e independentistas, y con una estrategia ganadora de la idea de España basada en el afecto y la compresión mutua". ¿Les damos unos besitos? No lo veo, para mí que la bolsa de Vidal Folch va a ser más efectivo. Dice el editorial que "Mariano Rajoy echó mano de su código de prudencia y rebajó las expectativas sobre una inminente puesta en marcha de la reforma constitucional. En las condiciones actuales, sería temerario". Porque con el PSOE hecho unos zorros y Podemos y separatistas empeñados en "la demolición del sistema democrático representativo y del Estado autonómico" al final podemos hacer un pan con unas tortas. Ignacio Camacho cuenta lo bien que lo pasaron ayer los políticos. "Han ido recobrando un cierto orgullo dinástico, la autoestima. En ausencia del sector más problemático –Podemos y los soberanistas– la recepción del Congreso se convirtió en una especia de amplia reunión de familia". Vamos, que menos mal que los habituales gamberros se fueron de puente. Qué agustito, oye.

La Razón dice que "el riesgo de un referéndum enfría la reforma de la constitucional". El periódico muestra hoy las fotos de los "agresores de Alsasua". Los angelitos les dijeron a los agentes: "Os tenemos que matar por ser guardias civiles" y les hicieron "un pasillo de la muerte". Y estos son los mártires. Pedro Narváez está hasta las narices de la reforma de la Constitución. "Si se está de acuerdo uno es guay y si no, un inmovilista, o lo que es peor, un facha que no oye el clamor en los bares donde te pides una caña y sólo se habla de reformarla". Y si pides un vino ni te cuento. Un Rioja, por favor. Oiga, que la Rioja es una nación. Un Albariño, por favor. Oiga, que el Albariño es de la nación gallega. Y así con todo, un asco.

Hasta La Vanguardia ve que "Rajoy enfría las demandas de reforma constitucional". Será que desde Moncloa no se escucha el clamor de los bares.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios