Menú

Rajoy avisa a Puigdemont: "No dé más pasos contrarios al sentido común"

Promete diálogo a Cataluña pero dice que no aceptará "liquidar nuestra historia". Santamaría, clave en las negociaciones, asiente a su lado. 

0
Promete diálogo a Cataluña pero dice que no aceptará "liquidar nuestra historia". Santamaría, clave en las negociaciones, asiente a su lado. 
Mariano Rajoy en la comparecencia | EFE

Mariano Rajoy volvió a dibujar una línea roja en su pretendido diálogo con la Generalidad de Cataluña. "No vamos a hablar de la unidad de España y de la soberanía de todos los españoles", avisó a navegantes, dejando claro que no aceptará la celebración de un referéndum. Fue el mensaje más claro que dio en su tradicional balance del año, aunque evitando romper todos los puentes.

En su intervención inicial, el presidente sacó pecho del "diálogo territorial" mientras Soraya Sáenz de Santamaría, clave en las negociaciones, asentía desde la primera fila. Si bien, en el turno de preguntas quiso precisar que la comunicación con el Gobierno catalán -de la que no dio detalle alguno- tiene límites. "Todos estamos sometidos a la ley" y "de lo que no se puede hablar es de incumplir la ley", destacó, ante la nueva escalada de tensión separatista.

En este sentido, Rajoy recordó que su discurso no ha cambiado. Y, ciertamente, lleva repitiendo prácticamente lo mismo en todas sus comparecencias en Moncloa para hacer balance del curso político. "El Gobierno no va a autorizar ningún referéndum que suponga liquidar la soberanía nacional. A partir de ahí, podemos hablar de todo. Pero dar pasos en la mala dirección no me parece lo más inteligente", fue su argumento en esta ocasión, del que no se salió.

Le preguntaron en concreto sobre la ley que pretende aprobar la Generalidad para amparar el referéndum y precisó que "no" puede decir una palabra al respecto distinta de lo ya dicho. "No va a ninguna parte, no tiene ningún sentido. Yo ofrezco hablar. Y dialogar. Y pido que no se den más pasos en la dirección contraria al sentido común", remató. Además, confirmó que "no" cree que una reforma de la Constitución vaya a solucionar nada, como ya le dijo en privado a Javier Fernández, responsable de la gestora del PSOE.

En estos dos meses de Gobierno, por mandato de Rajoy, la vicepresidenta ha estrenado despacho en Barcelona y ha buscado una aproximación al Gobierno de Carles Puigdemont mientras se daba luz verde a nuevas ayudas económicas para la comunidad. "Diálogo", se ha repetido viernes tras viernes, al término del Consejo de Ministros. Si bien, al menos públicamente, no ha habido avances y el presidente se resiste a mantener una reunión con el líder catalán.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD