Menú

Las Fuerzas Armadas en 2017: una veintena de escenarios en 4 continentes

El despliegue en el muro anti-Rusia de la OTAN y la misión en Ucrania serían las principales novedades.

0
El despliegue en el muro anti-Rusia de la OTAN y la misión en Ucrania serían las principales novedades.
Militares españoles de patrulla en Afganistán. | Ángel Manrique / Ejército de Tierra

El despliegue internacional de las Fuerzas Armadas españolas continuará durante el año 2017. La lucha contra el terrorismo yihadista; las misiones de apoyo, adiestramiento y asesoramiento; la seguridad cooperativa con países en vías de desarrollo; las misiones para garantizar la paz en zonas inestables o la lucha contra las mafias internacionales que se lucran con el tráfico de personas seguirán siendo sus principales objetivos.

Los militares españoles estarán desplegados en cuatro continentes: Europa, África, Asia y América. Allí realizarán una quincena de misiones en una veintena de escenarios diferentes. Unas misiones estarán bajo el paraguas de Naciones Unidas, otras bajo mandato de la OTAN. También las hay en el marco de la Unión Europea y otras son por intereses propios de la política exterior española.

El mayor número de militares españoles estará desplegado en Asia, donde nuestros militares participan en cuatro misiones. La más numerosa es la de Líbano, con 635 efectivos, donde el objetivo es garantizar la frágil situación de paz tensa en la frontera entre Israel y el país de los cedros, donde grupos terroristas como Hezbolá tienen una fuerte implantación. La misión ha cumplido recientemente su décimo aniversario.

Irak es el segundo país asiático por número de efectivos. Hace poco se aprobó en el Congreso de los Diputados el aumento del número de efectivos y en pocas semanas serán aproximadamente unos 425 efectivos, de los que 25 serán agentes de la Guardia Civil. La misión, dentro de la coalición internacional contra Estado Islámico, es la de forma al Ejército iraquí y a la Policía Federal del país.

Las FAS continuarán desplegadas en la base de Incirlik (sur de Turquía) para proteger a este aliado de la OTAN de una posible amenaza de misiles balísticos provenientes desde Siria. Allí continuará una batería antiaérea Patriot y un destacamento de unos 150 militares. También continuarán en Afganistán, donde se mantienen una treintena de efectivos, una cifra muy lejana a los 1.500 que llegaron a estar en el país.

África acumula el mayor número de misiones. La más numerosa seguirá siendo la operación Atalanta, que lucha contra la piratería en el Océano Índico y en la que habrá en torno a 375 militares españoles, repartidos entre el Destacamento Orión (ubicado en Yibuti) o los medios navales que vigilan las costas cercanas a Somalia. La propia Somalia también tendrá su propia misión (EUTM Somalia), con 38 efectivos españoles.

En Mali, 140 militares españoles continuarán adiestrando al ejército local para combatir a los yihadistas en el norte. Hay que recordar que los terroristas estuvieron a punto de controlar el país a finales de 2012, cuando se presentaron a las puertas de Bamako, la capital. En la cercana Senegal, el destacamento Marfíl seguirá proporcionando apoyo aéreo a la operación Barkhane francesa que lucha contra el yihadismo en el Sahel.

Unos 25 efectivos españoles continuarán en la misión de adiestramiento al ejército local en República Centroafricana, dentro de la misión europea EUTM RCA. Muy cerca de allí, en Gabón, continuará el destacamento aéreo Mamba, que apoya la misión francesa que trata de estabilizar República Centroafricana con el objetivo de que no vuelvan las matanzas de hace un par de años.

Como la estabilidad de África es fundamental para la estabilidad de España, único país europeo con frontera terrestre propia en el continente negro, continuarán las misiones denominadas como ‘diplomacia de Defensa’, encargadas ayudar a los países del área a estabilizar y desarrollar sus países, algo que durante 2016 se ha llevado a cabo en estados como Senegal, Mauritania o Cabo Verde, entre otros.

A mitad de camino entre Europa y África se encuentra la operación Sophia de la UE, que lucha contra las mafias del tráfico de personas en el Mar Mediterráneo y que se están aprovechando de que Libia se ha convertido en los últimos años en un Estado fallido. España aporta a esta misión un destacamento aéreo desplegado en Sigonella (Italia) y una fragata. Misión parecida es la Sea Guardian de la OTAN, a la que nuestras Fuerzas Armadas aportan un submarino clase 70 y patrullas aéreas.

También continuará el despliegue de los militares españoles en suelo europeo. Está aprobada para 2017 la participación de un máximo de 5 efectivos en la misión Eurofor Altea en Bosnia-Herzegoniva, un país en cuya estabilidad ha estado implicada España de forma directa desde que estallara la guerra de los Balcanes en los noventa. Este año se cumplirá el 25 aniversario del primer despliegue español en el país.

Por tercer año consecutivo, las FAS participarán en la misión de Policía Aérea en el Báltico, a donde se enviará un destacamento aéreo conformado por cuatro cazas de combate (está previsto que sean F-18) y 130 militares. Los españoles estarán en la base de Ämari (Estonia). Muy cerca, en Letonia, está previsto que se despliegue un batallón del Ejército de Tierra para apuntalar el muro anti-Rusia de la OTAN.

Pendientes de limar los aspectos y detalles principales estaría la primera misión exterior del Mando Conjunto de Ciberdefensa, que según parece se estrenará en este aspecto desplegando a algunos de sus integrantes en Ucrania, país que ha solicitado ayuda a España para intentar frenar los continuos ataques que recibe desde Rusia. La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, hizo alusión de pasada a esta futura misión durante su primera comparecencia en la comisión de Defensa del Congreso.

Otros 350 militares españoles estarán encuadrados durante 2017 en la Fuerza de Intervención Rápida de la OTAN, de la que España ha estado al mando durante el año 2016. El objetivo de esta fuerza es que la Alianza Atlántica tenga la capacidad de poder enviar en cuestión de horas un despliegue militar a cualquier zona del mundo en situación de conflicto efectivo o en ciernes.

También habrá presencia de militares españoles en Colombia, donde 14 efectivos llegaron a finales del mes de noviembre bajo el paraguas de la ONU para verificar que se cumplen los términos del acuerdo de paz firmado entre Gobierno y los narcoterroristas de las FARC. Nuestro país tiene un cupo de 50 observadores militares en 2017 para tareas similares.

En España

    0
    comentarios

    Servicios