Menú

Caso Palau: CDC renuncia a sus testigos tras la amenaza de Montull de tirar de la manta y pactar con Fiscalía

La negociación entre la defensa del ex número dos del Palau y el fiscal desata todas las alarmas en Convergencia y desactiva su estrategia jurídica.

0
La negociación entre la defensa del ex número dos del Palau y el fiscal desata todas las alarmas en Convergencia y desactiva su estrategia jurídica.
Jordi Montull, ex número dos del Palau | EFE

La defensa de CDC y de Daniel Osàcar, exgerente del partido, ha renunciado en la primera sesión de la vista del caso Palau a más de treinta de los testigos propuestos, todos ellos ex altos cargos y ex consejeros de la Generalidad. Tal renuncia se produce tras conocerse el intento de Jordi Montull, el ex número dos del Palau de la Música Catalana, de llegar a un pacto con la Fiscalía para que rebaje la pena a su hija Gemma, ex directora financiera de la institución cultural, a cambio de pruebas sobre la financiación ilegal del partido de Pujol y Mas a través de la institución cultural. La Fiscalía pide para Montull y Félix Millet 27 años y seis meses de prisión y 26 para Gemma Montull por el llamado "saqueo del Palau", una operación sostenida en el tiempo y que había servido para financiar lujos de los acusados y ordenar el tráfico de comisiones a cambio de adjudicaciones por parte de Convergencia.

En el sumario se habla de la evaporación de algo más de 30 millones. Según ha determinado la investigación, está probado que al menos siete se los llevó Félix Millet, uno y medio su mano derecha, Jordi Montull, seis y medio fueron a parar a Convergencia. Queda un buen puñado de millones por adjudicar y consta que el agujero fue mucho más grande pero las pruebas halladas se circunscriben a las citadas cantidades.

Después del trascendido de que los abogados de Montull negocian con el fiscal Emilio Sánchez Ulled, la defensa del ex gerente Daniel Osàcar y de Convergencia ha preferido renunciar a su listado de dirigentes de CDC para ilustrar la inocencia del partido en un juicio que cuenta con pruebas documentales que demuestran sin fisuras el itinerario del dinero desde Ferrovial a la caja de CDC pasando por el Palau y las fundaciones convergentes.

El acuerdo entre los Montull y la Fiscalía no está cerrado y topa con la oposición de algunas de las acusaciones particulares, como la Fundación del Palau y la Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona. La pretensión de Jordi Montull implica una rebaja tan considerable de la pena para su hija que eludiría la prisión, por lo que la confesión de su padre sobre Convergencia se presume perfectamente documentada y más explícita incluso que los documentos resultantes del vaciado de algunos ordenadores del Palau, como el de la secretaria de Montull o las anotaciones en una agenda perteneciente a su hija en la que constan apuntes relativos a traspasos de dinero procedente de Ferrovial y dirigido a la extinta fundación convergente Trias Fargas, entre otros contenidos inculpatorios del sumario.

Testimonios inconvenientes

En esas condiciones, el testimonio de los ex consejeros autonómicos Felip Puig y Pere Macias, de ex altos cargos como el ex responsable de TV3 y Catalunya Radio, Brauli Duart, o del actual portavoz de "Junts pel Sí" en el parlamento autonómico, Jordi Turull, podía resultar en extremo inconveniente para los intereses de CDC y su extesorero. La treintena de altos cargos habían pertenecido a los organismos que adjudican los contratos y obras públicas bajo la lupa judicial y su función era la de sostener la absoluta transparencia de los procesos. El letrado de Osàcar también ha pedido que se considere prescrito el delito de tráfico de influencias que pende sobre su defendido.

Por su parte, el abogado de Ferrovial considera también que habrían prescrito las responsabilidades de los dos directivos de la constructora que se sientan en el banquillo, Pedro Buenaventura y Juan Elizaga. Además, ha solicitado la retirada del sumario de los documentos extraídos de los ordenadores incautados en las oficinas del Palau porque el juez pidió que se confiscaran, no que se volcara su contenido y no se habría respetado la cadena de custodia de las pruebas.

El juicio por el caso Palau reúne en el auditorio de la Ciudad de la Justicia de Barcelona a algunos de los abogados más sonados de los últimos tiempos. Xavier Melero, el letrado que asistió a Mas en el juicio del 9-N, es el defensor del ex tesorero Osàcar. Jordi Pina, quien negocia en nombre de los Montull una confesión, defendió a la ex consejera Irene Rigau en la citada vista del 9-N. El fiscal también es el mismo de esa causa, Emilio Sánchez Ulled, mientras que el defensor de Ferrovial es Cristóbal Martell, letrado de Messi y la familia Pujol. El letrado de Félix Millet es Abraham Castro, de la firma madrileña Broseta abogados.

En cuanto a la presidenta de la sala, se trata de Montserrat Comas, titular de la Sección Décima de la Audiencia Provincial de Barcelona. José Antonio Lagares y Julio Hernández, como ponente, completan el tribunal. Comas, de corte progresista, fue vocal del CGPJ y presidenta del "Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género".

La primera sesión del juicio sobre el caso Palau ha comenzado ocho años después de la irrupción de los Mossos d'Esquadra en el Palau de la Música con una orden judicial tras una investigación de la Fiscalía que detectó un inusitado tráfico en la entidad de billetes de quinientos euros y la conexión entre la adjudicación de obras como las de la propia Ciudad de la Justicia donde se celebra la vista o la línea 9 del Metro barcelonés con las "donaciones" a CDC, el 3% según el dato que en 2005 el entonces presidente de la Generalidad, Pasqual Maragall, echó en cara a Mas como mordida a cambio de contratos.

Félix Millet ha llegado a la sede judicial en silla de ruedas y tres minutos de las nueve y media, hora inicialmente prevista para una sesión que arrancó a las diez y veinte de la mañana. Tanto retraso no es atribuible, sin embargo, al ex prócer catalanista que compartía veladas con Xavier Trias y Artur Mas en sus retiros menorquines. Los operativos previos y los detalles técnicos se han demorado más de la cuenta y en las puertas del juzgado no había presencia alguna de grupos de apoyo nacionalistas. Este jueves continuarán las cuestiones previas y no será hasta el próximo día 8 cuando comiencen a declarar los acusados.

Montull: "la semana que viene será más divertido"

A la salida y abordado por los medios, Jordi Montull, la inesperada estrella de la vista, ha declarado a lo periodistas que "esto (por el juicio) es muy aburrido". Y en alusión al posible pacto y el comienzo de las declaraciones de los acusados, añadió: "La semana que viene será más divertido". La tranquilidad de Montull contrasta con las expectativas que han generado las negociaciones con la Fiscalía, que acrecientan la posibilidad de que el caso Palau pase de ser más conocido por la aplicación intensiva del sistema del 3% que por las bodas de las hijas de Millet a cuenta del dinero que distraía en el camino entre los paganos y patronos del Palau y la cúpula de Convergencia. Casi todo depende del arrepentido Montull.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot