Menú

Procesado el exconsejero andaluz Martín Delgado por un "quebranto" de 1,86 millones

El magistrado Juan Gutiérrez Casillas cierra la instrucción de la pieza separada relativa a la ayuda a Operador Aéreo Andalus.

(Sevilla)
0
Procesado el exconsejero andaluz Martín Delgado por un "quebranto" de 1,86 millones
José María Martín Delgado, en una imagen de archivo | Wikipedia

El juez Juan Gutiérrez Casillas, que instruye el caso de las irregularidades en Invercaria, la empresa de capital riesgo de la Junta, ha procesado al empresario y consejero de Cultura de la Junta de Andalucía entre 1994 y 1996, José María Martín Delgado, por un "quebranto" de 1,86 millones de euros parte de lo que costó a la Junta la compañía Operador Aéreo Andalus que presidía.

Además de Martín Delgado, son acusados en este caso el expresidente de la empresa pública Tomás Pérez-Sauquillo; dos accionistas de la aerolínea financiada por la Junta, los hermanos Fernando y Pedro José Guerrero Ros, y la exconsejera de la agencia IDEA, Isabel de Haro Aramberri. El juez les imputa supuestos delitos de malversación de fondos públicos, prevaricación y tráfico de influencias mientras archiva la causa contra el exdirectivo de Invercaria, Manuel Jesús Rodríguez.

Según la Policía, la inversión en dicha empresa fue negligente y, destaca ABC, que se "realizó sobre un plan de negocios que posteriormente fue calificado de irreal y sin detalle" y sin tener garantizada su viabilidad "a medio y largo plazo".

La obsesión "interventora" de la Junta

La Junta de Andalucía, a través de la empresa pública de capital riesgo Invercaria, financió al Operador Aéreo Andalus S.A. entre 2008 y 2009 con dos préstamos participativos de 410.000 y 700.000 euros, respectivamente.

La compañía, que se creó en noviembre de 2007, estaba presidida por José María Martín Delgado, consejero de Cultura en el segundo Gobierno de Manuel Chaves -1990/1994-, rector de la Universidad de Málaga durante una década y coordinador de la campaña del PSOE malagueño en las elecciones generales y autonómicas del 2008.

La compañía tuvo que cerrar al año y medio perdiéndose el dinero de los andaluces. Martín lideraba el proyecto, en el que participaba con un 6,9% del capital a través de una sociedad de su propiedad, Servicios Mardel 2001 S.L.

Esta aventura empresarial, que se estrenó con una ruta regular entre Málaga y Nador -Marruecos-, apenas duró 17 meses. Despegó por última vez a finales de junio de 2010, pese a que desde noviembre de 2008 había sido beneficiada con ingentes ayudas públicas. Según la Cámara de Cuentas, "el 3 de noviembre de 2008, Operador Aéreo Andaluz, recibe de Invercaria un préstamo participativo de 410.000 euros. y otro de Corporación Caja de Granada, S.A.U. de 1.110.000 euros.

Esta operación fue simultánea a la entrada de Invercaria en el capital de Operador Aéreo Andaluz con 40.000 euros, lo que supone el 4,60% del capital social. La empresa cerró dicho ejercicio con unas pérdidas de 1.034.465 euros y unos Fondos Propios negativos por importe de 492.107 euros. El 29 de julio de 2009, sobre la base de un plan de negocio revisado, según manifestaciones de Invercaria, la empresa recibió otro préstamo participativo de aquélla por importe de 700.000 euros.

Las pérdidas de este ejercicio se elevaron a 5.439.879 euros.
 Según confirmó la Agencia Estatal de Seguridad Aérea, en fecha 28 de junio de 2010, el Operador Aéreo Andalus, S.A. -Andalus Líneas Aéreas- dejó de operar en todos sus vuelos.



Invercaria -perteneciente a la Agencia IDEA, implicada en los ERE- aprobó, pues, dos préstamos participativos para la aerolínea, con base en el Parque Tecnológico de Málaga, sin atenerse a ningún criterio reglado ni publicidad, según la auditoría de la Cámara de Cuentas que cuestionó esta forma de gestionar los préstamos con un fondo opaco y plagado de irregularidades.

El PP lo calificó como un "segundo fondo de reptiles", similar al sistema de reparto de ayudas de los ERE fraudulentos que investigaba la juez Mercedes Alaya. Pero Andalus acabó 2009 con más números rojos y el 28 de junio de 2010, once meses después de la última inyección financiera de Invercaria, la compañía dejó de operar.

Dos meses antes, dos de sus aviones aparcados en los hangares de los aeropuertos de Almería y Málaga, fueron precintados por una orden judicial como consecuencia de que había dejado de pagar el préstamo tipo "leasing" que pesaba sobre las aeronaves.

Fue otro consejero socialista, el almeriense Martín Soler, el que apadrinó el proyecto participando en un vuelo de prueba del avión Macael, con el que operaba Andalus. Sobrevoló parte de la costa de Almería, desde Cabo de Gata hasta Roquetas de Mar. En el pasaje lo acompañó el presidente de Andalus, el exconsejero de la Junta Martín Delgado, quien la definió como "una compañía de bandera en Andalucía".

Aunque el exconsejero de Cultura fue la cabeza más visible del plan, compartía el accionariado con los empresarios Pedro José Guerrero Ros -26,3%- y Antonio Valdés -24%-, la Corporación de Caja Granada -13,8%-, dirigida asimismo por el PSOE y, tras su entrada en el capital, Invercaria -4,6%-.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco