Menú

De la Mata ordena prisión incondicional para Jordi Pujol Ferrusola

El juez del caso Pujol, José de la Mata, decidió citarlo de nuevo a raíz de los últimos hallazgos en la causa que investiga la fortuna de la familia.

0
De la Mata ordena prisión incondicional para Jordi Pujol Ferrusola
Pujol Ferrusola con sus abogados | EFE

Se agotó la inmunidad de tanto usarla. José de la Mata ha ordenado el ingreso en prisión comunicada sin fianza de Jordi Pujol Ferrusola que será trasladado en los próximos minutos a Soto del Real. Después de una deliberación algo más larga de lo habitual –la redacción del auto se ha extendido durante casi de cinco horas–, el juez ha estimado la solicitud de la Fiscalía Anticorrupción y la Abogacía del Estado. Ya había avisado al mayor de los hermanos de que estaría "especialmente atento" a nuevos indicios que pudieran alertar de más conductas de ocultación, alteración o destrucción de pruebas. De esta forma, cumple su promesa y endurece la medida cautelar después cuatro horas de interrogatorio.

Según recoge el auto de 14 páginas, la prisión provisional "tiene como primera finalidad evitar la ocultación, alteraicón o destrucción de las fuentes de pruebas". El magistrado considera que "se ha materializado el peligro fundado y concreto de ocultación" de pruebas que ya apreció en la última citación. De esta forma, "resulta estrictamente necesaria, sin que tenga, desde luego, finalidad punitiva alguna o se imponga para causar perjuicio personal o profesional al investigado", sólo para "conjurar el riesgo de reiteración delictiva".

Precisamente la obstinación delictiva ha impulsado esta tercera comparecencia del primogénito de los Pujol en la Audiencia Nacional. Según detalla un informe de la UDEF de la Policía Nacional, habría evadido 30 millones de euros con la investigación en curso desde el año 2012. Jordi Pujol Ferrusola estaría utilizando una estrategia "insistente y continuada" de despatrimonialización para sustraer capitales de la acción de la Justicia. La principal hipótesis se refiere a la posibilidad de que la familia quiera esconder los fondos para que un eventual embargo judicial –en caso de que se determine su responsabilidad penal– no los comprometiera.

"Faltando claramente a la verdad"

Ya ha llovido desde que el juez José de la Mata unificara en diciembre todas las piezas de esta investigación. Armó el denominado caso Pujol exponiendo un boceto de presuntos delitos de blanqueo de capitales, fraude fiscal y falsedad documental relacionados con el origen de la fortuna familiar. Según el magistrado, "la familia Pujol Ferrusola ha orquestado durante años una estrategia compartida y coordinada para desarrollar negocios, generar réditos, ocultarlos y distribuirlos entre todos de acuerdo con criterios para conseguir el lavado de los activos conseguidos".

Jordi se ofreció entonces a comparecer ante José de la Mata que le recibió en febrero de 2016 y, a instancias de la Fiscalía, le retiró el pasaporte con prohibición de abandonar España y obligación de comparecer semanalmente en el Juzgado más próximo a su domicilio. El juez sostuvo que viene "faltando claramente a la verdad en sus declaraciones en sede judicial", donde de nuevo "negó tener cuentas en varios lugares que la documentación ha demostrado que sí la tenía".

Se refiere a la documentación remitida por Andorra en comisión rogatoria, que acreditó que los siete hermanos Pujol Ferrusola y la madre, Marta Ferrusola Llados, poseían cuentas en el Principado. Demostró también que el hijo mayor se encargaba de repartir dinero de forma equitativa entre ellas. Con esta y otras pruebas, el juez de la Mata acusa a Pujol júnior de dirigir un entramado de sociedades que no producen valor real y sirven solo para "canalizar capitales de presunto origen criminal".

A vueltas con "el legado de Florenci"

José de la Mata intenta esclarecer el origen de la fortuna que los Pujol conservan en el extranjero –1.800 millones de euros según el ministerio del Interior, hasta 3.000 según los últimos datos–. Todos los miembros de la familia han sostenido que procede del legado del abuelo Florenci, padre del expresidente catalán, multiplicada por la excelente gestión de Jordi Pujol Ferrusola. Sin embargo, el magistrado habla de comisiones ilícitas cobradas a cambio de conceder contratos públicos desde el Gobierno de Cataluña a empresarios de la construcción. Se dirige en concreto contra operaciones realizadas por el gestor fiduciario Rainford Towning, propietario de varias compañías a las que hicieron transferencias sociedades como FCC y EMTE "con destino final Pujol Ferrusola" y que luego se taparon con facturas falsas.

Jordi Pujol Ferrusola defiende que llevó a cabo tareas de asesoramiento a empresas por las que cobró varios millones. Tampoco le da credibilidad de la Mata, que indica en su auto que Pujol no ha aportado "el más leve indicio que justifique la preparación, realización o seguimiento" de estos trabajos. Según la Audiencia Nacional, existen indicios de que intervino en "operaciones comerciales ilógicas" y ha utilizado entramados societarios internacionales diseñados para el blanqueo de capitales en el extranjero, que ha podido repatriar con ayuda de testaferros.

Los indicios apuntan a que el primogénito mantiene contactos con amigos y personas de su familia para "orquestar versiones, armar cortadas y conseguir evitar la aportación de pruebas", según el magistrado. También donó a su hija 558.000 euros para la compra de un inmueble a nombre de una sociedad instrumental. En este sentido, la Justicia considera necesarias las medidas cautelares en el marco de la investigación por delitos de delitos de blanqueo, fraude fiscal y falsedad documental.

Corrupción en Cataluña

Marta, Mireia y Oriol Pujol Ferrusola se desmarcaron también de cualquier maniobra ilícita. Fueron los últimos en acudir a la Audiencia Nacional por el presunto blanqueo de capitales. Los tres alimentaron la versión del legado de Florenci sin aportar un solo documento acreditativo. Oriol, que continuó con la saga política llegando a la portavocía de Convergencia y al Parlamento catalán como diputado por CiU, añadió que, dada su condición de representante político, la naturaleza y la cantidad de sus cuentas en Andorra le "incomodaba". Por eso, se puso en contacto con su hermano Jordi. "Dóna-m'ho", dónamelo o dámelo, equivalentes en catalán, fue la respuesta. Según Oriol, le regaló su parte de medio millón de euros al primogénito. ¿Por qué, si procedían de la herencia, no los repartió entre toda la familia? Una duda sin despejar.

De la Mata aún desconoce el origen de los fondos. Sin embargo, el informe de la UDEF derivado de la llamada Operación Corcho –el reparto de fondos por Jordi Pujol Ferrusola mediante transferencias millonarias por idéntica cantidad a sus hermanos y a su madre– apunta a posibles comisiones cuyos pagadores "siempre son sociedades adjudicatarias de contratos públicos en Cataluña". Para reforzar esta posición, alude a sumarios como los casos Palau o Pretoria –donde donde quien fuera secretario de Presidencia de Jordi Pujol reconoció que el reparto de comisiones de entre un 3% y un 4% "era lo habitual en el mercado"– que exponen amaños de contratos a favor de empresarios que pagaban a Convergencia.

Según José de la Mata, no hay razón que justifique que todos hayan negado que tuvieran cuentas bancarias fuera de España. A renglón seguido, el juez detalla las operaciones y señala que la mayoría de los fondos ingresados mediante transferencia en las cuentas de los hermanos y la madre provienen de las diferentes posiciones que titularizó Jordi en la Andbank. Existe un patrón similar de comportamiento en la actuación del grupo familiar: mantuvieron los fondos en Andbank hasta 2010, fecha en que los pasaron a BPA. En esta entidad los mantuvieron hasta 2012, cuando los ocultaron tras fundaciones panameñas hasta 2014, con la excepción de Oriol Pujol Ferrusola, "que lo reintegró en efectivo metálico desconociéndose su destino final".

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios