Menú

36 años del caso Almería: donde habita el olvido, pero no la justicia

Homenaje a Juan Mañas Morales, Luis Montero García y Luis Manuel Cobo Mier, confundidos por la Guardia Civil con miembros de ETA. 

(Sevilla)
0
36 años del caso Almería: donde habita el olvido, pero no la justicia
Fotograma de la película basada en los hechos | Archivo

Hace 36 años, algunos miembros de la Guardia Civil detuvieron, torturaron y asesinaron a Juan Mañas Morales, de 24 años y trabajador de Feve; a Luis Montero García, de 33 y empleado de Fyesa y miembro del PCE, y a Luis Manuel Cobo Mier, de 29 y en nómina de Aceriasa. Según se supo luego, fueron confundidos con terroristas de ETA.

Fue el domingo 10 de mayo de 1981 cuando aparecieron tres cuerpos abrasados dentro de un Ford Fiesta, en un barranco de Gérgal, provincia de Almería. El informe de la Guardia Civil explicó eran etarras que habían atentado recientemente contra un general. Finalmente se conoció que no era cierto y que los asesinados no tenían nada que ver con la banda terrorista ETA.

Téngase presente que el día 7 de mayo de 1981 la organización terrorista ETA atentó contra el Cuarto Militar del Rey, hiriendo de gravedad al general Joaquín Valenzuela, y matando a sus tres acompañantes. Naturalmente, se activó el dispositivo de caza y captura de los criminales, y fue el domingo día 10, cuando un comunicado oficial anunciaba la muerte de tres terroristas de ETA en un tiroteo con la Guardia Civil en Almería.

Pero los asesinados no eran los terroristas de ETA. La Guardia Civil utilizó la tortura para arrancarles una confesión y, cuando se percataron de que habían cometido un error, trataron de encubrir las muertes y cómo se produjeron. De hecho, compraron gasolina con el dinero de los regalos de una primera comunión que preparaba uno de los detenidos y los quemaron.

Ayer tuvo lugar un homenaje en su memoria en el monolito que se sitúa en el lugar del crimen en el que intervinieron once guardias civiles de los que sólo fueron condenados por la Audiencia Provincial de Almería el teniente coronel Castillo Quero, el teniente Gómez Torres y el guardia Fernández Llamas. Las penas por homicidio, no por asesinato, fueron confirmadas en 1984: 24 años de cárcel para el primero y 15 y 12, respectivamente, para el segundo y el tercero. Nunca se admitieron ni premeditación ni alevosía ni falseamiento de la escena del crimen.

Según las familias, nadie del Estado español les ha pedido perdón todavía. Tampoco ha reconocido, recoge Noticias de Almería, que el juicio tuvo elementos de farsa dejando fuera de las condenas a 8 de los participantes en los hechos y situando al abogado Daría Fernández, defensor de una de las familias, casi en la clandestinidad como consecuencia de las amenazas de muerte recibidas.

La hermana de uno de los asesinados, María del Carmen Mañas, desveló que tres veces han solicitado las familias ser consideradas y reconocidas como víctimas de terrorismo, sin que ninguno de los gobiernos desde 1984 lo haya hecho.

Mañas dijo que "el Caso Almería, como muchos otros, no puede quedar en el olvido, ni en un libro empolvado en una biblioteca". Reclamó que este hecho sirva para "transmitir a las nuevas generaciones valores como la amistad, la solidaridad y la justicia", para lo que "hay que seguir luchando para reparar las heridas que aún siguen abiertas en España".

Además, criticó que estos hechos se calificaran como "un trágico error, un trágico error que marcó la vida de tres familias, emprendiendo una lucha con uñas y dientes contra el Estado que siempre dio la espalda a tres víctimas y tres familias, que sólo pedían Justicia, Justicia que nunca apareció".

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation