Menú

Broncazo de Jiménez Losantos a Rivera: "Vive obsesionado temiendo que le llame franquista La Sexta"

Los fiscales enredan aún más el tema de Ignacio González mientras el PSOE juega a la ouija con Franco.

0
Los fiscales enredan aún más el tema de Ignacio González mientras el PSOE juega a la ouija con Franco.
Albert Rivera con Federico Jiménez Losantos. | D.A./esRadio

El Mundo dice que "El fiscal sospecha que el número dos de interior se 'chivó' a González", aunque "Anticorrupción precisa que 'no imputa ningún delito'". Pues quién lo diría. No dice nada en portada de la iniciativa del PSOE para que el Congreso discuta si desenterramos a Franco o lo dejamos donde está, pero Federico Jiménez Losantos tiene un rebote del quince con Ciudadanos por apoyar estas bobadas. A Rivera le cae un broncazo de aúpa. "Albert Rivera suele utilizar el término compatriotas en las grandes ocasiones parlamentarias o en el minuto de oro de exhortación, que es casi de extremaunción televisiva, cuando pide el voto a orillas de las urnas. Ya a menudo cita también a Suárez o evoca al Espíritu de la Transición y lo que somos capaces de hacer los españoles cuando trabajamos juntos. Es de las cosas que me hacen votar a Ciudadanos (…) Pero si mañana Ciudadanos vota a favor de la propuesta del PSOE" y apoya esa "salvajada incívica, apéeme para siempre lo de compatriota. Yo no comparto patria con los saqueadores de tumbas. Y menos, con los cobardes que asisten al espectáculo como si su presencia muda no los envileciera. Rivera vive obsesionado con lo que muge Iglesias al rojo vivo y temiendo que le llame franquista La Sexta". Uff, menudo rapapolvo. Pero si a Rivera no le convence este chaparrón y se enfurruña cual niño caprichoso, que lea la sarta de chorradas del podemita Antonio Lucas justo en la columna de al lado. Lo mismo le hace recapacitar. Dice Lucas que "es hora de barrer la más pétrea de los rastros físicos del franquismo. Este panteón es una fosa séptica (…) El día en que Franco salga del Valle de los Caídos quedará simbólicamente culminado el largo camino a la democracia". Y estas tontadas las dice un tío que iba en tacatá durante la Transición. "A Franco le corresponde ya el olvido eterno, no por venganza sino por higiene". Pero si de Franco ya sólo se acuerdan los podemitas y el PSOE cuando está en apuros.

El País muestra en tres titulares la "crisis en la socialdemocracia europea". "Manuel Valls: este Partido Socialista está muerto". "El PSOE se moviliza frente a las amenazas de ruptura". "El líder laborista advierte de que no dimitirá aunque pierda las elecciones". Cebrián engancha al PSOE al gotero del CIS. "Vía de recuperación. El PSOE vuelve al segundo puesto en una tendencia aún pendiente de la renovación". Dice que el CIS "es un avance de gran importancia psicológica para sus simpatizantes". Pero "mientras el PSOE no complete la renovación de su liderazgo con las primarias y abrace una línea visible como alternativa de gobierno, seguirá lastrado por una expectativa de voto muy por debajo de lo que le corresponde como fuerza central de la política española. Solo así se puede explicar que el PP mantenga un primer puesto tan indiscutido". Bueno, y por el miedo al podemismo, que no es moco de pavo. Javier Ayuso se lanza directamente a la yugular de Pedro Sánchez, que "se presenta con espíritu rupturista frente a lo que él llama el aparato del partido. Parece no acordarse de que él gano las primarias en su día gracias al apoyo de ese aparato y que lo controló con mano de hierro (que se lo digan a Tomás Gómez)", dice con todo su morro. Ayuso parece no acordarse de que El País echó a Tomás Gómez con una información sobre el tren de Parla el día antes de que Sánchez le cambiara la cerradura de su despacho para colocar a Ángel Gabilondo. Ni parece acordarse de la encuesta-express con la que nos regocijó al día siguiente diciendo que Gabilondo iba a partir la pana en las elecciones a la Comunidad de Madrid. El cinismo de este periódico todavía me deja perpleja. Habrá que ver la cara de Tomás Gómez.

ABC dice que "Anticorrupción alienta las dudas sobre la connivencia de interior con González". Bieito Rubido exige poner orden en el gallinero. "O esos fiscales ponen nombre y apellidos a los filtradores, o esperan a saber quiénes son y actúan contra ellos", pero eso de tirar la piedra y esconder la mano está feo. El otro editorial refleja lo que le ha alegrado la vida el CIS, que "vuelve a situar al PP como partido preferido y relega a Podemos al tercer lugar en beneficio del PSOE", más feliz por lo segundo que por lo primero. "Afortunadamente, España sigue teniendo un voto mayoritario abrumadoramente moderado y alejado del radicalismo (...) Cuestionar esa realidad es tan absurdo que el militante del PSOE se equivocaría mucho si opta por un imitador de Podemos como líder". Con un Pablo Manuel tenemos de sobra. Curri Valenzuela se queja de que esta legislatura unos y otros "se dedican a producir titulares y poner sobre la mesa temas para discusión en las tertulias más calientes". Al Rojo Vivo, le falta decir. Atiza al PSOE por lo del cadáver de Franco, a Podemos por lo de la corrupción e incluso al PP por dar la murga con Venezuela. "Han cambiado su papel de legisladores por el de tertulianos". Dice que lo único serio que hicieron ayer en el Congreso fue "un acuerdo para que los abogados de oficio no paguen IVA". Pues, chica, deberías estar agradecida, porque si te toca escribir una columna sobre eso no te comes un colín.

La Razón dice que "el PP pide a los ministros 'más política' tras la caída en el CIS". ¿Más política? ¿Y no sería más práctico pedir menos corrupción? "El PSOE vuelve a resucitar a Franco: la exhumación rompe a la izquierda". Ya, lo siguiente será romper con la Santa Sede, etc. Si ya nos lo sabemos. Dice Marhuenda, hoy cargado de razón, que el PSOE "busca con la muleta del antifranquismo tapar sus carencias programáticas e ideológicas" y pintar al PP "como supuestos depositarios de un criptofranquismo inexistente. Lleva el POSE demasiados años reeditando esta táctica guerracivilista". Para estas tontunas ya está Podemos, que lo hace con mucho más colorido. La gente normal, "mira al futuro y no al pasado". Pedro Narváez se lo toma a cachondeo. "Franco debería tener el carné del PSOE", que "sí ha sabido darle su lugar (…) Franco vende siempre. Como un Julio Iglesias del que se ríen las nuevas generaciones. Y lo sabes. Sí, Franco ha muerto", sentencia. Y nos trae al pairo si está enterrado en el Valle de los Caídos o en el patio de su casa.

La Vanguardia hace ahora leña del árbol caído y se parte con los Pujol. "La esposa de Pujol no salió de casa", "De madre superiora a monja de clausura". ¿Qué fácil hacer chistecitos ahora, eh? Es como los antifranquistas que surgen como setas con el dictador muerto hace más de 40 años.

En España

    0
    comentarios

    Servicios