Menú

Sánchez y Susana Díaz se enfrentan en un tenso debate con Patxi López de mediador

Debate a cara de perro entre Sánchez y Díaz, con un Patxi López que trata de mediar entre ambos sin demasiado éxito.

0
Debate a cara de perro entre Sánchez y Díaz, con un Patxi López que trata de mediar entre ambos sin demasiado éxito.
Susana Díaz, Patxi López y Pedro Sánchez se saludan al comienzo del debate | EFE

La sede del PSOE ha albergado este lunes el debate entre los tres candidatos a la Secretaría General. Susana Díaz, Patxi López y Pedro Sánchez llegaron poco antes de las 12 entre una enorme expectación, con sus equipos, y en el caso de Díaz, arropada por un gran número de simpatizantes con banderas. Dentro, las sonrisas y las promesas de un debate de "guante blanco" quedaron pronto arrinconadas. Díaz y, sobre todo, Sánchez, salieron al ataque con un Patxi López que trataba, con poco éxito, de apelar a la concordia y a la "unidad" del partido.

Lo más bronco del debate llegó al principio, en el bloque político. Sánchez atacó a Díaz por la abstención, por convertir al PSOE en un partido en "tierra de nadie" y prometió que, si salía elegido, lo primero que haría sería "pedir la dimisión de Rajoy". "El PSOE no se puede abstener jamás ante las políticas de corrupción del PP". Díaz contraatacó preguntándose si al partido "le conviene el candidato que ha perdido dos elecciones" y apuntando que en la época de Sánchez no se sabía si se votaba al PSOE que se apoyaba en Podemos o en Ciudadanos.

"No veo que Lambán se haya podemizado" ni que "tú te hayas derechizado por estar con Ciudadanos", contraatacó Sánchez, que pidió un "partido coherente, a la izquierda". Mientras, López se quejaba: "Podríamos pasarnos todo el día debatiendo lo que hicimos bien o lo que hicimos mal (…) Esto nos lleva a la melancolía".

El exlíder del PSOE pasó después a hablar del modelo territorial citando frases de Díaz sobre Cataluña y el Estatuto remontándose a 2006. Díaz se revolvió: "No mientas, cariño". Y le contestó que todo el mundo "tiene claro" lo que le pide al modelo territorial: que reconozca la "diversidad de un país, en el que lo que nos hace dignos es la igualdad". "Lo hago sin complejos", afirmó Díaz, que aprovechó a cargar contra los bandazos de Sánchez recordando cómo en algún mitin sacó una bandera "mayor que la de Aznar".

Sánchez, mientras, proclamó que "hay una única soberanía, hay un único Estado, el Estado español", pero es necesario "reforzar y reconocer una mayor pluralidad". Y aseguró que él defiende "la España nación de naciones" que defendían Felipe González o José Luis Rodríguez Zapatero. El debate llegó al punto de que Patxi López le preguntó directamente a Sánchez: "¿Qué es una nación?". Sánchez trató de explicarlo.

Otro tema en el que se enzarzaron fue el de la gestora y la abrupta salida de Sánchez de la cúpula del PSOE. "Si el PSOE no remonta electoralmente, yo me marcharé sin hacer ruido", dijo Díaz en un nuevo dardo a su rival. Este, mientras, reprochó a Díaz los ataques y deslealtades del PSOE andaluz a su dirección.

La parte central del debate siguió teniendo como fondo los mismos reproches. Sánchez aprovechó para lanzar de nuevo un guante a López para que se integre en su candidatura, apelando a la responsabilidad "histórica" de los militantes socialistas. Sus ideas, dijo, están ya en el proyecto que él encabeza. La clave, insistió Sánchez, es decidir si optan por la llamada vía portuguesa o por la vía de la abstención al PP, haciendo de "subalternos" de la derecha.

Díaz, mientras, siguió arremetiendo contra Sánchez, tirando de rencores pasados como el polémico fichaje de Irene Lozano, que tanto escoció en el partido, o el episodio de Tomás Gómez. Ella prometió respetar siempre la voluntad de los militantes que es, dijo, lo que siempre ha hecho en Andalucía, no como "en Galicia o en Madrid".

Por su parte, Patxi López, saliendo a medias de su postura conciliadora, lanzó un dardo a Díaz: quien sea elegido "se tiene que dedicar en cuerpo y alma" al cargo, "no es ningún billete para llegar a la Moncloa". Hace falta, dijo, una "dedicación de 25 horas al día, a jornada completa, no a media jornada", en clara alusión a las intenciones de Díaz de compatibilizarlo con la presidencia de Andalucía.

Entre tanto, Susana Díaz continuó atacando a Sánchez con sus pobres resultados electorales: "La raíz del problema son los 85 escaños donde el PP tóxico nos situó". Y reiteró una frase que utilizó como muletilla en varios momentos del debate: "Tu problema no soy yo, eres tú". Sánchez, por su parte, llegó a sacar gráficos con la valoración de los votantes del PP de Susana Díaz, muy superior a la suya.

La moderadora, la periodista Carmen del Riego, dio por terminado el debate tras casi dos horas dando un minuto a cada candidato: Susana Díaz lo utilizó para pedir un voto que refuerce "la fraternidad" y prometer que lo quiere liderar "desde la decencia y la generosidad". Patxi López, en su papel, pidió que nadie votara "contra nadie". Y Pedro Sánchez terminó como empezó, al ataque: apeló al militante a que "cure o cronifique ese mal llamado abstención". Además, lanzó otro mensaje de cara al día después: "Pido que se respete el veredicto de las urnas por todas las candidaturas".

En España

    0
    comentarios

    Servicios