Menú

El PSOE andaluz tensa su relación con Pedro Sánchez tras sus "faenas" con el CETA y el cangrejo rojo

Va por libre en financiación autonómica y advierte sobre los privilegios para algunas regiones.

El PSOE andaluz tensa su relación con Pedro Sánchez tras sus "faenas" con el CETA y el cangrejo rojo
Susana Díaz, tras perder contra Pedro Sánchez. | EFE

El PSOE de Andalucía defenderá su propia posición sobre el modelo de financiación autonómica que se va a debatir el próximo mes de julio. No es asunto baladí porque es precisamente en este asunto donde se juega la igualdad de oportunidades para los españoles que viven en diferentes territorios en España. A los privilegios ya consolidados de vascos y navarros, contra los que el PSOE andaluz nunca ha dicho nada, se teme que se sumen otros nuevos con destino a los catalanes, si no se pone remedio a la desigual situación.

Por ello, las huestes de Susana Díaz no quieren que, como en el caso del Tratado de Libre Comercio con Canadá, la dirección de Pedro Sánchez dé nuevos bandazos que perjudiquen los intereses andaluces y, muy ciertamente, los intereses electorales del PSOE en el Sur, lo que debilitaría decisivamente la figura de su lideresa de manera casi definitiva.

Mario Jiménez, exportavoz de la Gestora que gobernó el PSOE hasta la victoria de Pedro Sánchez, ha sido el encargado de dejar claro que los socialistas andaluces, en el partido y en la Junta de Andalucía, van a defender una posición propia en el tema de los servicios públicos comunes que deben disfrutar las Comunidades Autónomas. Esa posición puede ser común con la del PSOE nacional o no.

Aunque Mario Jiménez trató de proyectar el problema sobre el PP, al que acusó de organizar una subasta presupuestaria a cambio del apoyo a los presupuestos generales, destacó asimismo que podría proponerse un precio "medio" para los servicios públicos por persona para todos los territorios y en función de ese precio y según el número de habitantes, concretar la financiación.

Es más, el PSOE quiere conseguir el apoyo del Parlamento andaluz a la posición final que se defienda y ha propuesto la creación de un grupo de estudio en la Comisión de Hacienda para lograr una postura común, al margen de la dirección nacional. Ya cuenta con el apoyo de Ciudadanos para la operación y Podemos no la hace ascos a participar en tal acuerdo.

Se interpreta en casi todos los medios andaluces que esta es la respuesta de Susana Díaz a sucesivas "faenas" de Sánchez con su negativa a apoyar, primero, y con su abstención, después, al Tratado con Canadá o al cultivo del cangrejo rojo en el Guadalquivir.

La expresión de Susana Díaz, tras haberse reunido el pasado viernes en Sevilla con el comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, en origen sólo para asuntos andaluces, fue clarísima: "No me queda otra que acatar lo que diga el PSOE". Se refería a este baile de posiciones exhibida por la dirección nacional del PSOE respecto al CETA, el acuerdo de libre comercio con Canadá.

Muy especialmente sonada ha sido la oposición del PSOE nacional a una propuesta del PP que buscaba salvar el cultivo del cangrejo rojo en la "isla mínima", Isla Mayor, municipio del Bajo Guadalquivir gobernado por el PSOE, donde este crustáceo es esencial para el mantenimiento de 150.000 jornales con más de 20 millones de euros de negocio.

Los socialistas andaluces, esta vez de acuerdo con el PP, querían salvar la actividad relacionada con el cangrejo rojo y así lo manifestaron el Parlamento andaluz. También algunas organizaciones ecologistas, como Ecologistas en Acción, muy criticada por Podemos, trataron de salvaron el escollo, provisionalmente, en el Tribunal Supremo que sentenció contra las especies consideradas invasoras con la consecuencia de prohibir la pesca del cangrejo rojo.

Pero finalmente el resultado de la votación de la Proposición de Ley del PP en el sentido de modificar la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, que fijaba excepciones, por ejemplo, para el cangrejo rojo fue de 143 votos a favor (PP, PNV, CC y PDeCAT), 158 en contra (PSOE, Podemos, ERC y Compromís) y 34 abstenciones (Ciudadanos, Victoria Tundidor del PSOE y Pedro Quevedo de Nueva Canarias).

Juan Molero, el alcalde socialista de Isla Mayor, no ha dejado dudas sobre su opinión sobre la oposición de Pedro Sánchez a la salvación del negocio del cangrejo rojo: "Habrá recorrido toda España en coche para acercarse a los militantes, pero le puedo asegurar que no se ha bajado del coche a preguntar por los problemas de cada comarca. No tienen ni idea. Si hubieran preguntado sólo dos minutos qué supone la pesca del cangrejo rojo para esta comarca hubieran permitido la abstención".

Temas

En España

    0
    comentarios