Menú

'El País' olvida el 'Aznar asesino' y sólo culpa "a los terroristas", unos "descarriados"

Los envidiosos medios de Madrid siguen informando -intoxicando, parece que se dice en catalán- sobre el atentado en Barcelona. 

0
Los envidiosos medios de Madrid siguen informando -intoxicando, parece que se dice en catalán- sobre el atentado en Barcelona. 
Uno de los terroristas detenidos. EFE | EFE

El Mundo titula con el email a los Mossos. "La policía belga, a los Mossos: 'Sabemos que el imam quiere ir a Barcelona'". Un email. También ya le vale a la policía belga, ¿por qué no un tuit o un wasap? Un durísimo editorial de Francisco Rosell se lía a tortas con la Generalidad, "instalada en una actitud de victimismo que pasa por que los errores que van saliendo a la luz sólo pretenden ensuciar la labor de los Mossos". Que ellos son una raza superior y no cometen errores nunca, ellos errores por favor. En el caso de la explosión de Alcanar, "resulta sangrante la negativa a que los expertos de la Benemérita dieran su opinión", la Guardia Civil, puaf, esos primerizos inexpertos comparados con los de Trapero. En cuanto a lo del abogado del imán que dijo que "no parecía integrista" porque "iba en vaqueros", vamos, que no llevaba un kalashnikov en la mano ni una bomba en el turbante, es de juzgado de guardia. Nadie pide milagros, pero si nos ahorran estas estupideces, mejor. ¿En manos de quién estamos? "La cadena de fallos ha sido garrafal". También tiene Rosell para la policía belga. "No se cumplieron los protocolos establecidos en todo el espacio comunitario para la gestión y análisis de la información estratégica relativa al terrorismo. La policía local del Vilvoorde se saltó la normas y ni compartió sus sospechas con la policía federal belga ni hizo sus pesquisas a través del Ministerio del Interior español como es obligado", que en todos sitos cuecen habas. En cuanto a los Mossos, "también hicieron caso omiso a los protocolos. No es aventurado concluir que, en un clima de confianza y lealtad institucional adecuado, la Policía autonómica hubiera compartido las sospechas con la policía nacional", y no limitarse a "mirar su archivo" que debe ser bastante pequeñito. Y algún columnista de una web digital de extrema izquierda defensora de los Pujol debiera hacérselo mirar. "Es preciso determinar si ha existido una voluntad de marginar a la Policía autonómica que ha podido poner en riesgo la seguridad y si, debido a ello, determinadas alertas internacionales sobre el considerado cerebro de los atentados, Abdelbaki es Satty, el imán de Ripoll, no se compartieron y hasta se ignoraron", escribía ayer Juan Carlos Escudier en Público. Parece que fue al revés, Escudier. A veces es mejor esperar a saber antes de hablar.

El País dice que "los terroristas pertenecían a la rama más radical del yihadismo". Ah, ¿pero es que el yihadismo tiene rama radical? Debe ser como Arran a las CUP, que se salen del mapa. El editorial, para enmarcar, alerta de los atentados contra musulmanes. "Parar la islamofobia", dice tras algunos incidentes aislados de unos cuantos mamarrachos, que siempre los hay. Nos sorprende Cebrián afirmando vehementemente que "los únicos culpables son los terroristas". Vaya, por Dios. "Tras el 11-M la sociedad supo cerrar filas frente al terrorismo y evitar la culpabilización de la comunidad musulmana". Claro, entonces tenía Prisa a Aznar para culpar a alguien y una tropa de descerebrados para llamarle asesino y rodear las sedes del PP. ¿A que no hay c… para hacer lo mismo con Colau y las sedes de los separatistas, señor Cebrián? "Hoy, la ignominiosa sucesión de atentados en Europa y la rapidez con la que los mensajes de odio circulan en las redes amenazan con descarrillar la convivencia entre comunidades". Bueno, el 'pásalo' del 11-M también se las apañó para circular sin problemas. "Debemos trabajar juntos para evitar el odio y la incomprensión". Hombre, hay que comprender que es difícil de comprender que estés en un concierto y te frían a tiros, o paseando por La Rambla y un tío se lance a matar a la gente con una furgoneta. Para dar ejemplo, le regala una paginita a Tatary, el eterno presidente de la comisión islámica de España, en la que dice que "todos somos conciudadanos y convecinos". Sí, Ripoll todavía está flipando con sus convecinos. "Existe, lamentablemente, un porcentaje, ínfimo eso sí, de descarriados, nocivos y delincuentes". Pues esos pocos descarriados llevan perpetrando matanzas por toda Europa desde hace bastante tiempo. Hay que "reflexionar sobre medidas preventivas y para que los descarriados sean menos aún". Que se lo digan a Raquel, la del "cómo puede ser, Younes, una persona tan responsable como tú". Menudo chasco se ha llevado con el muchachito.

ABC cuenta que "la policía pinchó el móvil del imán de Ripoll en 2005 por trabajar para Al Qaida". Pues sí que ha habido descoordinación, sí. Miquel Porta le da una lección de realidad a Cebrián. "El terrorismo islámico es una psicopatología endógena que se alimenta a sí mismo con el odio ". "¿Qué pueden hacer las buenas intenciones? Pues nada". Rubido está de buenas hoy y trata con benevolencia los "posibles fallos de coordinación" de los Mossos con la Guardia Civil y la Policía Nacional. "Responsables, directos e indirectos de la masacre de Barcelona y del asesinato de Cambrils son únicamente los terroristas reclutados por el imán de Ripoll. Y nadie más. Certeza que muchos olvidaron el 11-M", dice a modo de bofetada en toda regla a los del 'pásalo'. Y ahora, a "sosegar el ambiente" e ir a la manifa a desgañitarse gritando que no tenemos miedo. Hermann Tertsch no lo tiene tan claro. "Los separatistas han demostrado que ponen en peligro las vidas de los españoles por negar la mínima lealtad al Estado y la Nación". Le van a caer de todas partes, pero Hermann está más que acostumbrado. Y la tontería de la semana la firma Carrascal. "España ha admirado siempre a los catalanes, su sentido empresarial, su internacionalismo, su abrir las puertas a cuantos acudían allí en busca de un puesto de trabajo". Hagan un favor los pelotas de turno. Hablen en primera persona cuando digan estas sandeces, y no en nombre de todos los españoles. Resulta humillante.

La Razón nos cuenta que "investigan en Madrid, Andalucía y Levante células como las de Las Ramblas", que si se creen los catalanes que son especiales. "Hemos de permanecer alerta todos". ¡Bolardos, Carmena, pon bolardos! Dice el editorial que hay "luces y sombras" en los atentados. "Vaya por delante el reconocimiento a la labor realizada por los Mossos, lo que no debe impedir poner encima de la mesa algunas dudas ", si sus señorías separatistas lo permiten, claro está. "Analizaron mal los datos" de la explosión en Alcanar, se pasaron por el forro la "advertencia belga", "no se tuvo en cuenta la opinión de la juez", "ni se permitió que los Tedax", que algo sabrán de explosivos, "recogieran muestras". "La Generalitat ha elegido una mala estrategia para demostrar que Cataluña ya tiene la policía de un estado normal, porque ni es el momento ni es real". Por cierto que Marhuenda comete hoy un imperdonable plagio a la redactora Míriam Muro de Libertad Digital en El Submarino. Se hace eco el director de La Razón del "gazapo de Iglesias" con el wahabismo y el wasabi. Llega a copiar literalmente hasta la colleja al "profesor honorífico de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense" y su tendencia a dar lecciones a los demás. Qué vergüenza, Marhuenda, a tu edad y plagiando sin citar a la joven Miriam siendo contertulio de Federico.

La Vanguardia intenta corregir hoy su vergonzante omisión de ayer. "El iman de Ripoll trató de reclutar a jóvenes en Bélgica". "El correo de un policía local belga a un mosso pedía compartir cuanta más información mejor". Bueno, ya tenemos imán, policía belga y mossos algo es algo. Claro que no se le puede pedir peras al olmo o a La Vanguardia respetar la verdad y José María Brunet dice que "la Audiencia respalda a los Mossos y distribuye tareas entre las policías. Los cuerpos estatales llevarán las relaciones con fuerzas de seguridad extranjeras". Lo que ha hecho Andreu es llamar a capítulo a los diferentes cuerpos policiales porque esto es serio, cuesta vidas, no estamos jugando a ver quién orina más lejos, señor Brunet. Ah, y los Mozos son tan cuerpo estatal como la policía nacional, todos pertenecen al Estado español, por el momento. En el editorial, La Vanguardia trata de excusar su imperdonable manipulación de ayer con la policía belga y los mozos. Dice que "en el marco del conflicto Estado-Generalitat" -ya hasta utilizan el lenguaje etarra- "esta noticia ha sido destacada en ciertos ámbitos, pese a no estar claro si resultó determinante para el atentado", "hay que jerarquizar las noticias para ofrecer la mejor y más fiable información", que el email fuera "para alertar o pedir información, el matiz importa". El deber de un periodista es informar cuando se produce una noticia, señores de La Vanguardia, es labor de la policía aclarar el alcance para los atentados o los matices. Una cosa es "jerarquizar las noticias" y otra muy distinta, ocultarlas.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Reloj LD