Menú

Detenido el excomisario Villarejo por cohecho y blanqueo de capitales

En la operación, dirigida por la Fiscalía Anticorrupción, también ha sido detenido otro comisario de la Policía.

0
En la operación, dirigida por la Fiscalía Anticorrupción, también ha sido detenido otro comisario de la Policía.
José Manuel Villarejo | EFE

Dos comisarios de la Policía Nacional, José Manuel Villarejo y Carlos Salamanca, y otras cuatro personas, han sido detenidas acusados de haber organizado una red que se dedicaba a blanquear fondos procedentes de actividades ilícitas vinculadas a la corrupción internacional en los negocios, a realizar informes especializados de inteligencia y a facilitar la entrada ilegal de ciudadanos no comunitarios en territorio español.

Los dos altos funcionarios del cuerpo policial han sido arrestado por agentes de la Unidad de Asuntos Internos, en una operación denominada Tándem, dirigida por la Fiscalía Anticorrupción y ordenada por el Juzgado Central de Instrucción nº 6 de la Audiencia Nacional. En la mañana de este viernes se están realizando más de una decena de registros sedes de empresas y domicilios en las provincias de Madrid, Málaga y Valencia.

Las investigaciones indican que los dos comisarios detenidos habrían recibido elevadas sumas de dinero y regalos suntuarios diversos por realizar los trabajos por encargo ya mencionados, para lo que se aprovechaban de la información y las facilidades a la que tenían acceso por sus trabajo policial. Los hechos objeto de investigación podrían ser constitutivos de delitos de blanqueo de capitales, organización criminal, cohecho y contra los derechos de los ciudadanos extranjeros.

El comisario Villarejo, de 66 años de edad, lleva años en el ojo del huracán salpicado por todo tipo de escándalos relacionados con las supuestas cloacas de la Policía Nacional. Su nombre aparece vinculado con la elaboración en los años noventa del informe Véritas contra el exjuez Baltasar Garzón o con el supuesto chantaje a Ignacio González (cuando era vicepresidente de la Comunidad de Madrid) por su ático en Estepona (Málaga) por el que se presentaron denuncias cruzadas.

Su nombre está relacionado asimismo con el caso del pequeño Nicolás, lo que le llevó a una guerra abierta con el comisario de Asuntos Internos de la Policía, Marcelino Martín Blas, que se conoció como la guerra de los comisarios. También con la supuesta agresión con arma blanca a la doctora Elisa Pinto, relacionada con el empresario Javier López Madrid, salpicado por la Operación Lezo y famoso compiyogui de la reina Letizia.

Por último, el comisario Villarejo también tuvo que declarar hace unos meses en los juzgados como testigo por la aparición de un pendrive perdido en un cajón de una comisaría con información relevante sobre el caso Pujol.

El comisario Carlos Salamanca fue el máximo responsable de la seguridad del aeropuerto Madrid-Barajas hasta que fue imputado en la Audiencia Nacional en el sumario de la operación Emperador, la supuesta mafia china liderada por Gao Ping. La causa contra su persona fue archivada y fue ascendido como segundo jefe en la Inspección Central de Servicios, un puesto dependiente de la Dirección Adjunta Operativa (DAO) de la Policía Nacional.

En España

    0
    comentarios

    Servicios