Menú

Reabre el circo del 'Parlament' con el número del pacto entre ERC y Puigdemont

ERC y Junts per Catalunya designan a Puigdemont candidato a la investidura tras pactar que el republicano Roger Torrent presida la cámara.

(Barcelona)
0
Reabre el circo del 'Parlament' con el número del pacto entre ERC y Puigdemont
Carles Puigdemont, durante el consejo nacional del partido | EFE

El Parlament de Cataluña, escenario de las solemnes proclamas independentistas que acabaron con la disolución de la cámara por la aplicación del artículo 155 de la Constitución, reabre sus puertas. Arranca la duodécima legislatura, una legislatura que según los plazos separatistas de la célebre "hoja de ruta" debía ser asamblea constituyente y republicana, pero que volverá a ser autonómica. Tampoco cambiará el tono de la actividad parlamentaria, que se prevé aún más convulsa. El grupo de Puigdemont y ERC han llegado a un acuerdo mediante el que el presidente de la cámara será el republicano Roger Torrent y el candidato a la investidura, el expresidente regional. La previa de la sesión constitutiva es que las formaciones separatistas se aprestan a explorar el callejón sin salida de una investidura telemática. En contra del informe de los propios letrados de la cámara, ERC cede a las pretensiones de Puigdemont. ERC y Junts per Catalunya se juramentan en comunicado conjunto "en la línea de la restitución de las instituciones", pero no aclaran cómo superarán los obstáculos jurídicos si Puigdemont sigue en Bruselas.

Desde el año 2012 no faltan las emociones fuertes en el edificio del parque de la Ciudadela de Barcelona, con vulneraciones tan flagrantes como cotidianas del ordenamiento jurídico y de los derechos de los diputados de la oposición, así como constantes pronunciamientos golpistas y soflamas incendiarias contra España, sus ciudadanos e instituciones. Y también con manifestaciones separatistas a las puertas e incluso en el interior. Para este miércoles ha convocado la Assemblea Nacional Catalana (ANC) una concentración delante de la sede parlamentaria con el eslogan "Recuperemos el Parlament" y la adenda "sigamos el primer pleno de la mayoría republicana". Hay ambiente de mambo en las entidades separatistas.

La última sesión fue el pasado 27 de octubre. Voto secreto para aprobar una república que Puigdemont proclamó en las escaleras y flanqueado por diputadas de la CUP puño en alto. Dentro, alcaldes, concejales y cargos de confianza separatista daban vivas a la república. En el exterior, miles de personas agitaban banderas. No es previsible que el candidato de Junts per Catalunya se persone en la sesión constitutiva de este miércoles.

Antecedentes de Torrent

Todo está preparado para que Roger Torrent, de ERC, sea nombrado presidente de la cámara en sustitución de la investigada Carme Forcadell. Torrent será el presidente más joven de la institución, con 38 años. Entró en las juventudes del partido con 19, fue nombrado concejal en la localidad gerundense de Sarriá de Ter con 20. A los 28 ya era alcalde y con 33 sumó la plaza de diputado autonómico. Su principal cualidad política es que no está investigado en ningún procedimiento relativo al proceso golpista, condición que apuntó la cesante Forcadell como garantía para actuar con las manos libres. Fue portavoz adjunto de Junts pel Sí la pasada legislatura y dio pruebas de ser un separatista de piedra picada al que no arredraba el riesgo, si bien le tocó tomar la palabra en la última sesión para justificar el voto secreto a la hora de votar la república.

La Mesa de la cámara estará compuesta por dos diputados de ERC, dos de Junts per Puigdemont, dos de Ciudadanos y uno del PSC. La CUP no ha aceptado los ofrecimientos de republicanos y posconvergentes, que le cedían un puesto para que tuviera presencia en el órgano rector de la actividad parlamentaria a cambio de apoyo al próximo gobierno. La misión de esta mayoría separatista será la de forzar el reglamento para facilitar una investidura telemática de Puigdemont. Ese es al menos el alcance del acuerdo de última hora entre republicanos y posconvergentes, una reiteración del resultado de la reunión en Bruselas del expresidente y la secretaria general de ERC, Marta Rovira. Puigdemont es el candidato separatista a la investidura de momento y hasta que tal opción no sea materialmente imposible. Ni ERC ni Puigdemont contemplan otros escenarios a estas alturas del partido. Se trata de exprimir todas las opciones y agotar todos los plazos.

Los "comunes", con los separatistas

A pocas horas del comienzo de la sesión nada hace presagiar cambios en la distribución de la Mesa, ni siquiera la hipótesis de que encarcelados y fugados no puedan votar. La mayoría separatista perdería ocho votos, de 70 a 62, pero la suma de Ciudadanos, PSC y el PP se queda en 57 escaños. Los ocho escaños conseguidos por los "comunes" de Ada Colau y Pablo Iglesias descartan por completo dar pie a un vuelco "constitucionalista" aún en el caso de que los tres encarcelados y los cinco fugitivos con acta en regla no puedan delegar su voto o sea anulado con posterioridad. Rajoy ya ha anunciado que recurrirá al Tribunal Constitucional si les permite votar.

Las conversaciones de los dirigentes separatistas con los "comunes" han dado los resultados previsibles. El partido de Colau se mantendrá en la "equidistancia" que salvaguarda los intereses de las formaciones independentistas.

Imperativo legal, etc, etc

El procedimiento para jurar o prometer el Estatuto y la Constitución de los diputados separatistas anticipa que el Parlament no perderá las dosis de espectáculo circense que le caracteriza en los últimos años. Puigdemont ha presentado sus credenciales, la declaración de bienes y el preceptivo juramento por escrito al que añade la coletilla "por imperativo legal" y la promesa de "actuar con plena fidelidad a la voluntad del pueblo de Cataluña". Es la fórmula de los electos posconvergentes, salvo los dos encarcelados, Jordi Sànchez y Joaquim Forn, y los dos huidos Clara Ponsatí y Lluís Puig, que junto al excarcelado Jordi Turull se limitan a prometer Estatuto y Constitución. El otro excarcelado, Josep Rull, se ha sumado al "imperativo legal" sin más.

Por parte de ERC, el encarcelado Junqueras, los fugados Meritxell Serret y Toni Comín y los liberados Raül Romeva y Carme Forcadell (pasó una noche en la cárcel y salió con una fianza de 150.000 euros) se han limitado a jurar o prometer. Los diputados de ERC sin causas pendientes han añadido al trámite la siguiente frase: "Anuncio que quedo a disposición del nuevo parlamento, de la presidencia y del gobierno de la Generalidad, siendo fiel a los mandatos democráticos emanados del pueblo de Cataluña".

Más noticias sobre el desafí­o separatista en Cataluña en Flipboard

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios