Menú

Juan Marín, tras años de complicidad con el PSOE, se postula como futuro presidente de Andalucía

Lo hace sin hablar de primarias y señalando un "leve distanciamiento" de Susana Díaz.

(Sevilla)
0

Se esperaba que, ante los rumores insistentes de adelanto electoral en Andalucía que la Junta sigue negando, Ciudadanos en Andalucía comenzara a hacer movimientos para diferenciar su imagen pública de la de un PSOE andaluz que tiene a 22 ex altos cargos en el banquillo, una práctica política excluyente de la oposición y una gestión muy discutida, muy especialmente en Sanidad. Su objetivo tiene que ser comenzar a ser percibido, no como muleta para todo de Susana Díaz, sino como partido alternativo y capaz de gobernar.

Es lo que está comenzando a hacer Juan Marín que, sin esperar siquiera a la celebración de primarias en su partido, ya se ha postulado como futuro presidente de la Junta de Andalucía. Dijo ayer el dirigente naranja que estaba dispuesto a ser presidente andaluz "en cualquier escenario", lo que parece indicar que, si Ciudadanos aumenta su caudal de votos en Andalucía, exigirán la presidencia a cualquier socio posible, sea el PSOE, sea el PP.

Aunque subrayó que el PSOE andaluz le ha garantizado que no habrá adelanto electoral –algo que no puede garantizar porque depende de si Mariano Rajoy anticipa o no las elecciones nacionales, como ya ha reconocido–, Marín comenzó un "leve" movimiento de presión hacia sus socios de investidura sin olvidar, como es costumbre, un ataque más contundente al PP, el partido por cuyo nicho electoral compite.

En rueda de Prensa, Juan Marín señaló ayer que, si bien es saludable que no haya adelanto electoral porque la legislatura no está acabada, es preciso que se acelere el paquete legislativo o medidas sociales que la Junta de Andalucía sigue sin poner en marcha a pesar del acuerdo de investidura de 2015.

Ciudadanos, tras la reunión de la comisión de seguimiento del pacto con el PSOE-A, dijo que "si Susana Díaz quiere que siga habiendo estabilidad en Andalucía, la pelota está en su tejado cumpliendo lo que se ha firmado".

Entre las medidas pactadas y no puestas en marcha se encuentra la Ley de Formación Profesional, que, según adelantó, va a tratarse de que se active en el debate de totalidad a celebrar en el pleno del mes de febrero, lo que es una "buena noticia". Además, existen otras como la reforma de la Ley de la RTVA, La ley de Agricultura, la Ley de Emprendimiento, la reforma de la Ley Electoral –que perjudica a los grandes partidos y beneficia a Ciudadanos y otros–, con la eliminación de aforamientos y la limitación de los mandatos.

Marín desechó una ruptura y reiteró que no están en política para derribar gobiernos, pero advirtió a la Junta de que habrá un "distanciamiento mayor" si tales leyes no se aceleran y se culminan en este 2018.

Mucho más duro se mostró Marín con el PP al que ha indicado que no encontrará en su formación a un "adversario", sino a un "aliado" para resolver problemas en Andalucía. Pero le ha aclarado que Cs tampoco estará para "garantizarle" al presidente del PP-A, Juanma Moreno, la Presidencia de la Junta.

Marín ha lamentado que el PP, con Mariano Rajoy a la cabeza, haya declarado "la guerra a Ciudadanos, una formación política que ha arrimado el hombro siempre a nivel nacional, en Málaga o en Almería". Y añadió: "Que no busquen los enemigos en Cs, porque a lo mejor el enemigo lo tienen dentro".

"Si quieren abrir una batalla, nosotros no vamos a ir a la guerra, ni me voy a comprar un casco cada vez que hable con Moreno Bonilla", ha dicho el dirigente de Cs, apuntando que "dos no se pelean si uno no quiere". Ha señalado que vuelve a tender la mano de forma sincera al PP-A para trabajar por los problemas de los andaluces, pero no "para garantizar la Presidencia de la Junta a nadie".

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios