Menú

Ussía desenmascara a Verstrynge, el politólogo de cabecera de Ferreras

Con Cs pisándoles los talones y ahora la rebelión de los jubilados, el PP, siempre al borde de un ataque de nervios, entra en pánico.

0

El Mundo dice que "Ciudadanos abre la veda para tumbar leyes clave del Gobierno". "Cargos del PP piden a Rajoy que afronte la crisis de las pensiones", que los ancianitos son votos suyos y La Sexta se está dando un festín a ver si resucita a Podemos. Pues lo llevan claro, según Raúl del Pozo. Según sus fuentes en Moncloa están tan panchos. Los viejitos "saben que gracias al Gobierno del PP se han mantenido las pensiones. Aseguran que los jubilados no quieren gresca", le han dicho. Pues últimamente están un poco revoltosos. Dice el editorial que se nota que los partidos "solo están dispuestos a abordar este debate con fines electoralistas y a corto plazo". "Las prestaciones contributivas son un derecho de los ciudadanos que el Estado está obligado a garantizar. Y eso pasa por acometer una reforma de calado de la Seguridad Social que sólo tendrá éxito si se trata con responsabilidad y solvencia técnica en el marco del Pacto de Toledo". ¿Pacto?, ¿qué pacto? Federico Jiménez Losantos arrea a Rajoy por minimizar el ataque al Rey después de dejarle tirado frente a las hordas indepes y salir por patas a Túnez. "Lo que no es de recibo ni en un mansazo resabiado como Rajoy son sus declaraciones sobre las afrentas que ha tenido que soportar el Rey (…) Como casi todos los que lo han afrentado, desde Puigneró el martes, dependen de Rajoy, ven como tema menor la defensa del símbolo de la resistencia constitucional al golpismo, que financia el FLA. Si el símbolo fuera él, lo vería como una bofetada en Ponferrada".

El País: "Alarma en el PP por el riesgo de un desplome en las urnas". En este partido se ponen histéricos día sí y día también. "El partido ha encargado una macroencuesta para conocer su situación". Decidido, me voy a montar una empresa de encuestas, es el negocio del siglo. El editorial de hoy analiza la noticia de ayer de las negociaciones en Cataluña. "El secesionismo desvela, por fin, su plan: repartirse el poder, el dinero y la influencia sobre los medios públicos y encubrirlo bajo un victimismo que le ahorre hacer lo que hacen los demócratas en cualquier latitud: gobernar y rendir cuentas". Vamos, lo que han hecho siempre. Francesc de Carreras es pesimista. "Tras más de dos meses, estamos donde estábamos, lo cual implica que estamos peor: hay pocas esperanzas para unas nuevas elecciones que cambien la correlación de fuerzas, los independentistas acabarán entendiéndose y, lo más probable, apoyados por los comunes Podemos en lugar de la Cup (…) El proceso sigue, por ahora no parará. Mientras, Cataluña y Barcelona están entrando en una clara decadencia, España quedará tocada, el nacionalismo nunca falla. Ojalá me equivoque pero soy pesimista". Cataluña está perdida, Francesc, no te deprimas ante lo inevitable.

ABC dice que "la fiscalía acorrala a Granados por las siglas de su agenda". Bieito Rubido saca las uñas contra Cs por atreverse a retar a Rajoy. Le acusa de iniciar "una cacería contra Rajoy". El triunfo en Cataluña "les ha animado a plantar cara a PP en toda España". "Rivera ha empezado a poner en peligro la estabilidad de la legislatura por un mero criterio de oportunismo electoralista". "El tiempo dirá si la estrategia de Rivera es prematura o si la legislatura agoniza antes de tiempo por su expreso deseo de generar inestabilidad a cambio de votos". Esta legislatura nació con una enfermedad congénita Bieito. Rajoy se pasó el pacto con Cs por el arco del triunfo porque en su infinita arrogancia considera que Rivera es su criado, no su socio, y es su obligación servirle. David Gistau dice que el Rey es un tío raro. "Sale dignificado del frotamiento con la horda y demuestra con su sola presencia que representa una España más siglo XXI que la tribal y reaccionaria que lo acosa". Así le pasa a la jauría, que se pone de los nervios. "La misma Colau que ante las cámaras interpreta el Sujetadme que lo mato, en privado implora al Rey que intermedie y conceda, que no se ande con demostraciones de carácter como las del famoso discurso fundacional de su reinado (…) Para bien o para mal, este Rey parece no conocer la maleabilidad de los credos y los valores y resulta haberse creído lo que defiende y cómo debe hacerlo. Qué tío mas raro". Sí, en este país es una especie desconocida.

La Razón dice que "los barones piden a Montoro abrir el grifo para frenar a Cs". Con Montoro hemos topado. Este sólo suelta pasta a los indepes. Dice Marhuenda que "aun comprendiendo los motivos para llamar a la protesta callejera, es necesario no dejarse intoxicar por el mero partidismo opositor de Podemos al que secunda el PSOE, que parece más interesado en crear inseguridad entre los pensionistas que en aportar soluciones en el único marco efectivo: el Pacto de Toledo (…) No es de recibo que esta preocupación legítima se utilice para la batalla electoral, y menos azuzando el miedo de los más indefensos". Pues tus socios de La Sexta se están poniendo las botas. Pedro Narváez tiene un cabreo supino por la utilización de los jubilados. "Pacten de una vez y no traten a los jubilados como imbéciles a los que se lleva de excursión". Tampoco ayudan mucho los vejetes todo el día en la calle con pancartas y posando ante las cámaras. Ussía nos ilustra sobre el politólogo de cabecera de Ferreras, Jorge Verstrynge, ese personaje que da vergüenza ajena. Dice que "de nazis sabe mucho porque lo fue. Evolucionó y engatusó a Fraga Iribarne", que lo llevó de candidato por Madrid. Cuando fracasó en el PP, "me anunció su intención de unirse a Adolfo Suárez. Me temo que Suárez, que era más listo que Fraga, no se dejó convencer". Sigue narrando Ussía que un día Mario Conde hizo una cena, a la que le invitó a él y a varias persona más. "Verstrynge desglosó a trompicones, y confundiendo las zetas con las eses, los rasgos fundamentales del partido político que se disponía a fundar… con el dinero de Mario Conde". Los comensales, dice, "nos cargamos el proyecto aquella misma noche, y le ahorramos a Mario Conde 50 millones de pesetas". "Este tío te va a timar", dice que le dijo Mingote que también estaba en la cena. "Fracasado el plan Conde suplicó a Alfonso Guerra ser aceptado en el PSOE" y, claro, Guerra se descojonó. Ahora es "podemita desbordado", pero no se descarta que próximamente pida a Rivera que le fiche. Vamos, un tío con principios.

De La Vanguardia sólo comentar el titular de portada, que me deja perpleja. "Los comunes se suman a los independentistas contra el 155". ¿Y eso es una noticia?

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation