Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

Irene Montero, "feminista con una mano y defensora del agresor de una embarazada con la otra"

Día de la Mujer con presencia abrumadora de mujeres en los periódicos. Muchas se declaran en huelga pero firman su columna semanal. 

0
Irene Montero ensalzando a Bódalo. | EFE

El Mundo dedica un especial al Día de la Mujer. "Unidas por la igualdad", dice. Lucía Méndez firma un artículo "El despertar de las mujeres". Lucía, maja, yo llevo despierta desde las 5:30 de la mañana y me he tragado un atasco de narices. ¿Es que sólo hacen huelga las del coche oficial? El editorial dice que "prescindiendo del ruido ideológico" solo se puede concluir que "la causa de la mujer es justa". ¿Y cómo se pude prescindir del ruido ideológico con las voces que dan algunas? Hay que estar sordo o ponerse tapones en los oídos. Francisco Rosell pone el ojo en un asunto clave: la maternidad. "Las estadísticas prueban que la brecha salarial entre sexos resulta inapreciable antes la maternidad". "Los problemas comienzan cuando deciden tener hijos". Así que eso, mejores horarios, más guarderías, a lo concreto, que para soflamas ya está Podemos. Rosell se permite alguna cursilada como que "feminismo debería ser una palabra tan limpia como fraternidad", pero el problema "es que algunos agentes ideológicos" se dedican a "atizar un conflicto maniqueo donde pescar cuotas de poder o dinero público. No ha estado este 8-M libre de ese ruido, pero sería de necios confundir el postureo cínico o la caduca fraseología revolucionaria con la sustancial justicia de la causa feminista (…) Falta que su eco cuaje en el legislador para seguir progresando". Mientras Rosell se tapa los oídos frente al ruido ideológico "el PSOE intenta capitalizar la huelga feminista". "Calvo carga contra Dolors Montserrat". ¡Carmen Calvo, que lleva saltando de carguito en carguito desde que se quitó las coletas cobrando un sueldazo! Emilia Landaluce dice que no hay que criticar el capitalismo, cuna de la tecnología. "Desde la creación de la wiki, cualquiera (como Julia Otero) puede citar a Simone de Beauvoir". Buen rollito, sí señor. Cayetana Álvarez de Toledo, víctima del femifascismo de Julia Otero, a la que llamó "cómplice de los opresores" por no apoyar la huelga, dice que lo de Julia es propio del "pensamiento totalitario" que "arrebata a las mujeres su capacidad de libre pensamiento y decisión. Si discrepan, las señala, las lincha, hasta les niega la condición de mujer". "Si no aceptamos que un hombre hable en nuestro nombre por el mero hecho de ser hombre, ¿por qué hemos de aceptar ahora que lo haga una mujer? ¿En razón de qué? ¿De sus ovarios?". Pues a ver quién los tiene más grandes. Si nos ponemos, nos ponemos.

El País dedica la cuota feminista a cinco universitarias. "Una nueva era feminista". Enrique Gil Calvo suelta tal cantidad de majaderías una detrás de otra que no sé con cuál quedarme. "Para incorporarse al mundo masculino, las mujeres todavía tienen que pagar peaje", "en cuanto una profesión se feminiza también se devalúa, cayendo su prestigio y sus ingresos", "a las mujeres que trabajan se las trata como a inmigrantes forzados a aceptar puestos con menores salarios y derechos, tienen además que mostrar mayor obediencia, disciplina y sumisión sindical", dice. "Se desconfía de las mujeres que ponen precio a sus servicios como hacemos los hombres, tachándolas de busconas o algo peor. Es el terrible estigma de la prostitución que maldice a toda mujer que ose desviarse de la estrecha senda que les trazan los hombres". "El otro mecanismo de subordinación es la necesidad de emparejarse que experimentan las mujeres para poder acceder a un nivel de vida digno de su concepto de sí mismas". Y este tío machista es catedrático de Sociología de la Complutense. ¿Tienen algo que contar sus alumnas? Gloria Lomana escribe un artículo para decir que ella es feminista pero escribe el 8 de marzo porque aunque "algunas comunicadoras han decidido silenciar su voz, yo no me callo". Vamos, que pasas de la huelga, no hace falta que des explicaciones, estás en tu derecho. "La movilización de las mujeres por la igualdad real desborda el 8-M", información que firman dos mujeres. "El feminismo es que la chicas cobran menos y van a hacer huelga", firma Mónica Cebeiro. Luz Sánchez-Mellado se declara en "huelga" y nos cuenta detalladamente sus razones el día que le toca su columna semanal. Así cualquiera.

"Una jornada por la igualdad, un compromiso diario", titula ABC. Dice el editorial que "los millones de mujeres que no secundarán la huelga no lo harán por ser cómplices sumisas de un machismo que las infravalora" como dice la mandona Otero, "sino porque en el ejercicio de su libertad, la misma que tienen muchas otra mujeres para sí participar, no lo juzgan conveniente". Que no nos sale de las narices, ¿vale? "Por cierto, los sindicatos tienen una oportunidad perfecta para, cuarenta años después, poner al frente a una mujer, cosa que nunca han hecho". Tranquilo, Bietio, va a ser el grito unánime de las sindicalistas que se manifiesten hoy. Mañana no queda ni un hombre mandando en UGT, CCOO y en los estibadores. Mujeres al poder, ya verás, si no quedarán fatal. Isabel San Sebastián se define como "feminista en el sentido original del término, y en uso de la libertad que tanto nos costó conquistar digo un NO como una casa a la huelga manipuladora y sectaria convocada por la izquierda aprovechando este día" a ver si dejamos de hablar de Cataluña y pescan votos. "Me fastidia especialmente de esta pantomima que me tomen por idiota o hablen sin permiso en mi nombre". Eso, en mi nombre no se manipula, no se excluye, no se insulta. También Mayte Alcaraz es una mujer libre que está "contra el machismo, pero sin que me utilicen". Tanto imponer, tanto imponer. Es más "prefiero ir del brazo de hombres que me han respetado a lo largo de mi vida personal y laboral que de mujeres que, como Irene Montero, levantan en una mano una pancarta feminista y en la otra un cartel que ensalza a un energúmeno que agredió a una embarazada". Toma hostia.

La Razón: "Ellas son el futuro". Pues sin ellos poco podemos hacer. Hasta el momento, claro, lo mismo después de hoy somos capaces de procrear solitas. Dice el editorial que "la lucha por los derechos de la mujer debe ser abierta, no dogmática", que "no hay mujer que reniegue de su condición" –las transexuales te van a correr a leches, Marhuenda– y que "hablar a estas alturas de que la causa de la igualdad de la mujer sólo es de izquierdas niega la Historia y dejaría a millones fuera". Yo estoy con Mayte, mejor sola que mal acompañada. Aquí hace huelga Schlichting porque dice que es "nuestro deber". No te podemices, Cristina, habla por ti. A su lado, María José Navarro dice que no, que "hoy no va a hacer huelga", que por ello se siente "una mierda" pero que no la hace "porque no me siento libre para hacerla" con tanta coacción. Eso sí, "nos vemos en la mani, que ese paseo con vosotras no me lo quitan". Carmen Morodo demuestra que meter el cuezo no es cuestión de sexos. "Hasta ahora en democracia ningún partido ha dado el paso de presentarse a unas elecciones generales bajo el paraguas de la candidatura de una mujer". ¿Como que no, Carmen? Rosa Díez, con UPYD, sin ir más lejos, y no hace tanto. Coscorrón por mucha mujer que seas.

En España

    Recomendado

    Lo más popular

    1. El Gobierno baraja castigar fiscalmente a los 9 millones de españoles que tienen planes de pensiones
    2. El Gobierno blinda a Dolores Delgado y consigue esquivar sus escándalos
    3. Una pregunta de esRadio desata la furia de Rita Maestre
    4. El PSOE cae pero los titubeos de Pablo Casado le hacen más daño al PP, según una encuesta
    5. La nueva treta de Sánchez: le carga el muerto de los aforamientos al Consejo de Estado
    0
    comentarios

    Servicios