Menú

Colau, los separatistas y el PP se enzarzan tras perder Barcelona otro gran evento deportivo

La Barcelona World Race del próximo año se suspende en un nuevo revés para la credibilidad de Barcelona como ciudad y de Cataluña.

0
La Barcelona World Race del próximo año se suspende en un nuevo revés para la credibilidad de Barcelona como ciudad y de Cataluña.
Barcelona World Race. | Wikimedia

La suspensión de la regata de vuelta al mundo a vela Barcelona World Race (BWR) por dificultades para encontrar patrocinio y la "falta de estabilidad política", según la Fundación Navegación Oceánica Barcelona (Fnob), ha generado multitud de acusaciones y reproches cruzados entre las fuerzas políticas.

El líder del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández, culpa a "la inestabilidad, fruto del proceso independentista, y la alcaldesa Ada Colau" del aplazamiento de la BWR hasta 2022, una edición que incluso teme que no se llege a celebrar.

Fernández asegura que "la inestabilidad política que tanto perjudica a sectores económicos y turísticos ha alcanzado la organización de eventos internacionales". Y al caos en Cataluña le sumamos "la desidia municipal de Colau, que nunca ha creído en grandes eventos internacionales para proyectar Barcelona", tenemos como el resultado la cancelación de "acontecimiento de proyección mundial".

"Falta de interés" de Colau

La concejal del PDeCAT en Barcelona Maite Fandos también ha reprochado a Colau su "falta de interés", aunque en este caso las culpas son compartidas con el Gobierno central de Mariano Rajoy, que según Fandos, tiene "fobia" hacia cualquier iniciativa de renombre internacional que provenga de Cataluña.

Ha criticado que el Gobierno municipal no apuesta por el deporte para promover la capital catalana, y ha recordado que los próximos eventos que acogerá la ciudad son de la "época" del exalcade de CiU Xavier Trias. "La realidad es que la ciudad se queda sin una prueba deportiva de reconocido prestigio internacional que costará mucho de recuperar", ha expuesto Fandos.

Prórroga en los presupuestos generales

Desde el Ayuntamiento de Barcelona, su teniente de alcalde, Jaume Asens, se ha defendido de los ataques y ha asegurado que el "principal responsable" de la suspensión del Barcelona World Race es el Gobierno y ha restado importancia a otros posibles motivos que complicaron la búsqueda de patrocinio, como es la "inestabilidad política", es decir, el proceso soberanista.

En un comunicado emitido este jueves, el patronato de la Fundación Navegación Oceánica de Barcelona, que es la que organiza el evento, ha explicado que la prórroga de los presupuestos del Estado en 2016, con su consecuente atraso de la consideración de este evento como uno de "excepcional interés público" y su exención fiscal, dificultó de "manera extraordinaria" las "posibilidades de búsqueda de patrocinio en el periodo normal".

Según Asens, el Gobierno atrasó "de forma unilateral" la aprobación de los presupuestos del Estado, por lo que la resolución en favor de la FNOB no llegó hasta abril de 2017, tras lo que la Fundación no tuvo tiempo para constituir la Comisión Interadministrativa que regula el patrocinio de la regata, que se celebrará el próximo abril.

"Han sido dos años de retrasos y hemos hecho toda la presión que hemos podido para conseguir la exención fiscal", ha asegurado el teniente de alcalde, que ha lamentado: "Estamos a ocho meses de la prueba y no se han conseguido patrocinadores para sostener el evento, que tiene un coste económico elevado".

Respecto al otro factor que la FNOB ha señalado como causante de la falta de patrocinio, la "indefinición institucional y falta de estabilidad política", Asens ha considerado que se trata de una causa "más subjetiva", aunque "el hecho de no tener un gobierno efectivo puede haber añadido incertidumbre".

Sobre la posibilidad de que el Ayuntamiento, que forma parte de la FNOB, hubiera participado en la financiación del evento, Asens ha explicado que "hubo decenas de reuniones para encontrar una solución", en las que el gobierno municipal llegó a hacer un aval de un millón de euros para el proyecto.

Por ello, ha "lamentado" las declaraciones del presidente del grupo municipal del PP en Barcelona, Alberto Fernández, que ha pedido al gobierno municipal trabajar para que "se reconsidere la decisión", ya que "no ha sido decisión" del Ayuntamiento aunque entienden "los motivos de la FNOB".

A pesar de esta "mala noticia para la ciudad", el teniente de alcalde ha asegurado que Barcelona "sigue comprometida con los deportes y la celebración de eventos deportivos", como evidencia la celebración de algunas competiciones como los campeonatos europeos de Waterpolo, el Extreme Sailing en 2019, y la prueba del circuito mundial F50 de vela.

También ha expresado su voluntad de que la edición de 2022 del World Race se celebre y ha explicado que el gobierno municipal "trabajará para cambiar el modelo económico del evento" hacia un modelo "de financiación sostenible", ya que el formato actual "tiene un coste muy elevado".

Sin embargo, en declaraciones a Es Noticia de esRadio, el director general de la Fundación Navegación Oceánica de Barcelona (FNOB) Xosé-Carlos Fernández, ha asegurado que el evento se celebra en todas sus ediciones "exclusivamente con el dinero de los patrocinios", es decir, que no tiene coste para las arcas públicas.

Fernández ha señalado que la decisión de la fundación se debe a "más de una razón" pero básicamente ha explicado que la peculiaridad de la situación y los retrasos han impedido a la organización generar la "confianza" que es necesaria para desarrollar un evento de estas características.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Historia