Menú

La visita del heredero saudí a España acerca la venta de cinco corbetas de guerra

El contrato sería superior a los 2.000 millones de euros. Navantia los fabricaría en los astilleros de la provincia de Cádiz.

0
El contrato sería superior a los 2.000 millones de euros. Navantia los fabricaría en los astilleros de la provincia de Cádiz.
Corbeta Avante 2200. | Navantia

El Palacio de La Moncloa será este jueves el escenario de un encuentro en el que estarán en juego miles de millones de euros. Por un lado, participará el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, que estará acompañado por varios ministros, entre ellos, María Dolores de Cospedal. Por el otro, el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammed Bin Salman, ministro de Defensa y hombre fuerte del Régimen desde la subida al trono de su padre.

Sobre la mesa habrá un acuerdo de entendimiento político entre los dos países en el que se incluye, entre otros puntos, la intención por parte de Arabia Saudí de comprar cinco corbetas de Navantia, la empresa pública de construcción naval civil y militar, por un montante económico superior a los 2.000 millones de euros, el mayor contrato recibido desde fuera de nuestras fronteras por esta empresa.

Fuentes del Ministerio de Defensa han informado a Libertad Digital que la firma final del contrato de compra-venta entre el país árabe y Navantia se produciría en las semanas siguientes e incluirá la construcción en el país asiático de las infraestructuras marítimas necesarias para acoger estas embarcaciones, así como varios aspectos relativos con la formación y el adiestramiento de los militares saudíes que las operaran.

Las embarcaciones en venta son cinco corbetas Avante 2200, similar a las que la empresa construyó hace unos años para Venezuela. Entonces, las diferencias políticas entre el gobierno sudamericano y Estados Unidos hizo que se entregaran las embarcaciones con algunas restricciones tecnológicas y de armamento que Caracas solucionó comprando los sistemas en China. Esta vez no habrá ningún tipo de restricción tecnológica.

Estas corbetas están diseñadas para misiones de vigilancia y protección de la zona exclusiva marítima, control de los buques mercantes, defensa de elementos estratégicos, guerra electrónica pasiva, guerra antisubmarina, operaciones de búsqueda y rescate, gestión de inteligencia, control de la inmigración o interdicción de drogas, asistencia a otros buques en la mar y tareas de control de la polución.

Navantia explica en la ficha técnica de la Avante 2200 que la embarcarción cuenta con un sistema de combate integrado y lleva entre su armamento tres cañones, un lanzador vertical de misiles SAM, dos lanzadores de misiles SSM, dos lanzadores de torpedos ASW y dos lanzadores de señuelos. En la zona de popa cuanta asimismo con un hangar y una cubierta de vuelo para helicópteros de hasta 10 toneladas (NH-90, AB-212, AB-412 o Eurocopter AS-565).

Firmado el contrato, la empresa española se aseguraría un importante número de horas de trabajo para los astilleros que tiene en la provincia de Cádiz, donde se fabricarían las mismas. Además sería un importante espaldarazo para las ofertas de material naval militar que ha hecho a otros países del área del Golfo. La últimas de ellas, la propuesta de venta de cuatro corbetas Avante 1800 a la Marina de Catar.

En España

    0
    comentarios

    Servicios