Menú

El juez vapuleado por Catalá estuvo de baja por depresión y sufre "bloqueos"

Transcurría el puente tranquilo, Ferreras descansando, sin presa a la vista y el ministro de Justicia vino a animar el cotarro.

0
El juez vapuleado por Catalá estuvo de baja por depresión y sufre "bloqueos"
Rafael Catalá | EFE

El Mundo: "La temeridad de Catalá causa indignación al Poder Judicial". Catalá se levantó ayer con la vena portera (con perdón de las porteras) y cotorreó en la radio que el juez del voto particular de la Manada no anda muy bien de la chota y todo el mundo lo sabe. Nos dejó a todos con la boca abierta. A Francisco Rosell le parece un "insólito ejercicio de irresponsabilidad y una flagrante intromisión en las funciones del Consejo General del Poder Judicial (…) Resulta inaudito que un ministro de Justicia ponga en duda la actuación de un magistrado", "una reacción impropia de un gobierno respetuoso con la separación de poderes". Catalá "está obligado a rectificar sus declaraciones, o en caso contrario, concretar el problema singular que achaca al juez". Mejor lo segundo, Rosell, que largue, la rectificación a estas alturas se la puede ahorrar. Aunque el periódico se ha movido y nos da algunas pistas de lo que le pasa al juez. Resulta que "estuvo de baja por depresión", aunque no saben cuándo. Arcadi Espada lo tiene claro. "Catala tiene que presentar de inmediato las pruebas de su diagnóstico sobre el juez González y de sus graves acusaciones al órgano de gobierno de los jueces. Si no es así, las únicas pruebas en torno al debate indican que el ministro Rafael Catalá pasa por algún problema singular que le incapacita tajantemente para seguir ejerciendo su cargo". Por cierto que Gistau vuelve hoy a El Mundo. En su reestreno tiene un objetivo: "Encontrarle un novio a Ágatha". Incluso tiene un candidato. "Ahora que se ha revelado como un personaje salvífico y con más usos que una navajita suiza, me pregunto si Valls no podría aspirar también a ser el novio que busca Ágatha". No estoy muy puesta en el mundo del cotilleo, Gistau, pero ¿Valls no tenía ya novia nueva?

El País dice que "la justicia se rebela contra las intromisiones de Catalá". El editorial (Cebrián sigue figurando como presidente) califica de "despropósito mayúsculo " la rajada de Catalá. "La forma en que el gobierno se ha aferrado a ese caso para intentar exhibir iniciativa" y desacreditar al juez es "populista, oportunista e indigna de una democracia de la que forma parte fundamental la separación de poderes". Si tiene alguna información tendría que haberla comunicado a la autoridad correspondiente por las vías institucionales, "y no insinuarlo ante los medios. Catalá ha caído en la frivolidad, en la irresponsabilidad y la burla a la separación de poderes, intentando apuntarse un tanto político". Félix de Azúa se desmelena, total esto es un desmadre total. "En las violaciones grupales lo que excita de verdad a los matones es la visión de las vergas de sus colegas. Esa es la principal atracción, la pinga del amigo, si no, ¿por qué iban a hacerlo todos juntos? Lo sospeché al ver ese vídeo en el que los de la Manada bailan sevillanas unos con otros. Lo hacen con mucha sensualidad y lascivia. Se advierte que su objeto de seducción es, más que la chica, el colega. Ahora, en la cárcel , tendrán ocasión de experimentar en carne propia las violaciones en grupo. Se van a morir de la risa". Ele mi niño, a ver si hay alguien hoy que la diga más gorda.

ABC dice que"Catalá indigna a la judicatura". El editorial se deshace en alabanzas a Catalá y su gestión. "Ayer, sin embargo, cometió un error. Innecesariamente", porque "un ministro de Justicia no debe hacer este tipo de declaraciones", "la hoguera pública en la que arde el crédito de la justicia tiene ya suficiente leña. Se ha entrado en una competición por ver quién descalifica más y mejor a los jueces, a la justicia y al sistema judicial mismo". Pero ojo, "está generándose un movimiento social de etiqueta radical simulada de feminismo". Ignacio Camacho dice que "lo que faltaba en este debate desquiciado es que el Notario del Reino sugiera que un juez tiene fama de lunático", que es lo que se rumorea en la corrala judicial. Hermann Tertsch dice que Catalá está tardando en dimitir. "Si se permite que siga en su cargo un ministro que envía al loquero a un juez porque no le gusta su sentencia" estamos apañados. "En realidad, el problema de Catalá y el de todos los que han salido irresponsablemente a participar en el linchamiento de los jueces está en esa obsesión por querer estar entre los buenos de la maniquea historia progresista. Mendigar simpatías donde no las van a tener nunca. Ya le pasó a Cristina Cifuentes". No aprenden, es que no aprenden. Luis Ventoso se pregunta "¿por qué se le ha calentado la boca así a una persona preparada y sensata?". Y se responde. "Por la atmósfera del país: entre la demagogia de la llamada Nueva Política y el cainismo de ciertas televisiones, España se ha infectado del virus populista". Y, no faltaba más, por culpa del "riverismo", claro. El caso es que mientras Ciudadanos criticó a Catalá, el PSOE apoyó sus palabras. ¿Esto lo sabe Ventoso o no ha considerado necesario informarse antes de hablar?

La Razón dice que "jueces y fiscales piden la dimisión de Catalá por cuestionar al CGPJ". Marhuenda no se mete en líos y prefiere no opinar porque "el Gobierno cierra filas. Rajoy no le dejará caer". Además "el PSOE apoya el reproche al CGPJ" y "Cs y Podemos, juntos contra el ministro", ajajá, seguro que van en coalición a las elecciones. Encima "el juez discrepante fue suspendido por tardar casi tres años en un divorcio" y "de vez en cuando sufría algún tipo de bloqueo que le impedía resolver en un tiempo razonable". Si añadimos que La Sexta tampoco pide la inmediata dimisión del ministro, qué más queremos. A esperar a que pase el chaparrón. Aunque lleva meses lloviendo.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios