Menú

Las cuentas pendientes de ETA: 350 crímenes sin resolver, armas sin control, asesinos huidos…

Los terroristas no han entregado todo su armamento y no tienen intención de colaborar con la justicia para resolver las causas pendientes.

0
Los terroristas no han entregado todo su armamento y no tienen intención de colaborar con la justicia para resolver las causas pendientes.
Atentado de ETA en Madrid. | Archivo

La organización terrorista ETA ha emitido un comunicado este jueves en el que anuncia su supuesta disolución tras sesenta años de actividad criminal, en los que extendido su marca de sangre y terror por prácticamente toda la geografía española. Tiros en la nuca, coches-bomba, secuestros, extorsión a empresarios y profesionales, acoso en las calles vascas y navarras a a quien denunciaba sus crímenes… Un actividad asesina que ha terminado con más de 850 muertos y miles de heridos.

El primer crimen de ETA tuvo lugar el 7 de junio de 1968 y su víctima fue el agente de la Guardia Civil José Pardines. Su último atentado en España fue 42 años después, el 30 de julio de 2009, cuando un coche-bomba estallaba al paso de un vehículo del Instituto Armado y fallecían los agentes Carlos Sáenz de Tejada y Diego Salvá. El último crimen de ETA fue en Francia, el 16 de marzo de 2016, y costó la vida al policía francés Jean-Serge Nèrin.

Su disolución, en estos momentos, deja muchos puntos oscuros pendientes de resolver. Entre ellos, por ejemplo, la autoría de prácticamente uno de cada tres crímenes. Un informe hecho público por la Fundación Víctimas del Terrorismo y redactado por la abogada Carmen Ladrón cifraba hace un par de años el número de asesinatos sin resolver en 358. No hay datos sobre quiénes fueron los autores materiales de los mismos.

La colaboración de los terroristas sería determinante para poner nombre y apellidos a estos crímenes que permanecen en el limbo jurídico, un hecho que se debe o bien a la falta de pistas o bien a las deficientes investigaciones que se realizan durante los primeros años de lucha contra el terrorismo. La línea de ETA en este sentido es clara: no va a facilitar ningún tipo de dato, con el objetivo de que vayan prescribiendo y sus autores queden indemnes.

En relación directa con esto están las escenificaciones de desarme que ha realizado la organización terrorista. Tanto en el gran show que realizaron en Semana Santa de 2017 con los mediadores internacional e involucrando a medios de comunicación internacionales como el realizado hace dos semanas facilitando dos grandes arcones con armas en Bayona tiene la misma características: todas las armas están limpias, es decir, no han sido utilizadas.

La razón es que si entregan las armas que han sido utilizadas para cometer asesinatos a las mismas se le podrían realizar pruebas científicas capaces de poner nombres y apellidos a los autores de esos crímenes. Pero ETA no sólo se guarda esas armas. Pese a que no hay datos exacto sobre todo el arsenal que todavía mantiene en su poder, sí se conoce que no ha entregado siquiera que robó en la fábrica de armamento de Vauvert (Francia) en 2006. Es decir, todavía mantiene arsenal en su poder.

Por si fuera poco, y en consonancia con el hecho de no querer colaborar con la Justicia para resolver los crímenes pendientes, la organización terrorista ETA tampoco va a colaborar entregando a los terroristas que están en búsqueda y captura por haber participado en hecho delictivos. Ejemplo de ello es el propio Josu Ternera, que este jueves ha sido protagonista del comunicado de disolución, y que lleva quince años hiudo de los tribunales.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD