Menú

Torra celebra la "restitución" de los consejeros y está a la espera de la respuesta del Estado

Dice estar a la espera de la respuesta de Rajoy para la formación del nuevo Gobierno.

LD/Agencias
0
Torra celebra la "restitución" de los consejeros y está a la espera de la respuesta del Estado
Quim Torra, con Carles Puigdemont | EFE

El presidente de la Generalidad, Quim Torra, ha reivindicado este domingo que "el principio de restitución era un principio esencial" para nombrar de nuevo a los consejeros cesados por el 155 y ha asegurado que está a la espera de la respuesta del Estado ante la formación de Govern.

En una entrevista de El Punt Avui recogida por Europa Press, ha celebrado que los consejeros Josep Rull, Jordi Turull, Toni Comín y Lluís Puig hayan aceptado ser nombrados.

Preguntado por cómo tomarán posesión estando en prisión o en Bélgica, ha señalado que tienen que ver cómo reacciona el Estado, pero que los abogados pedirán que puedan salir de la cárcel para tomar posesión.

"Estamos a la espera. Todos estos candidatos tienen sus derechos políticos intactos, pueden ser consellers de la Generalitat", ha añadido, aunque no ha querido desvelar cómo pretenden hacer efectivo su nombramiento si no pueden salir de la cárcel.

Torra ha afirmado que es un Govern "fuertísimo", como cree que necesita Cataluña en estos momentos, y ha reiterado que el Govern tomará las decisiones aunque mantendrán el contacto con el expresidente de la Generalidad, Carles Puigdemont.

Ha explicado que su intención es visitar a Puigdemont "con total regularidad" -puede ser cada 15 días pero tienen que concretarlo- para informarse sobre la situación política en Cataluña y de cómo avanza el Consejo de la República en el exterior.

Asimismo, ha calificado a Puigdemont de ser el líder político del Govern y ha defendido no limitar su contacto por videoconferencia, sino que apuesta por viajar personalmente a Berlín a visitarlo porque lo ve "un gesto necesario".

Diálogo "sin condiciones"

Torra ha insistido en su voluntad de iniciar un diálogo "sin condiciones" con el Gobierno central y ha expresado su convicción de que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, lo recibirá.

"No quiero renunciar a hablar. Tenemos que hablar las veces que haga falta. Esto no puede durar ni un minuto más. Es una crisis catalana y europea", ha sentenciado.

También ha afirmado que en los primeros encuentros que puedan tener es partidario de hablar "de todo" y ver qué proyecto tiene el Gobierno para Cataluña y qué piensa hacer con los soberanistas que están en prisión.

"Hemos hecho un esfuerzo ingente para intentar explicar cuál es el proyecto que tenemos para Cataluña. Desconocemos cuál es el proyecto que tiene Rajoy para Cataluña", ha cuestionado.

Internacionalización

El presidente de la Generalidad ha anunciado que el martes enviará a los jefes de Estado europeos un informe sobre la situación en la que según él se encuentra Cataluña "con presos políticos, con exiliados, con que los mismos que están en libertad en Bélgica están en la prisión de Estremera, Soto del Real o Alcalá Meco".

En este sentido, ha dicho que les pedirá "su complicidad, su comprensión y su diálogo", y que se pondrá a su disposición para hablar y encontrar una solución política.

Torra ha sostenido que, según él, en Europa no entienden por qué hay políticos encarcelados sin que se haya producido el juicio y ha manifestado su confianza en que las peticiones de extradición no prosperarán.

"Esta partida judicialmente está ganada porque no se aguanta. En Europa caerán todas las extradiciones. El Estado se encontrará un rechazo a esta judicialización de la política inmensa", ha vaticinado. Además, ha advertido de que cuando se celebre el juicio sobre el proceso independentista volverá a haber una situación compleja y que deberán "saber reaccionar como país".

Insultos a la familia

Torra ha lamentado las críticas que ha recibido por los artículos que escribió hace años, se ha remitido a las disculpas que ofreció en el Parlament y ha lamentado que no se evalúe toda su trayectoria.

Asimismo, ha pedido que no se insulte a sus hijas y su mujer, como ha sucedido en los últimos días, ya que lo considera una "línea roja" y ha asegurado que se está planteando hablar con sus abogados para responder a alguno de estos insultos. Es decir, el presidente de la Generalidad puede insultar a todos los españoles pero no le gusta que insulten a su familia.

Más noticias sobre el desafí­o separatista en Cataluña en Flipboard

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios