Menú

Nuevo chantaje de Iglesias a sus bases: "Una participación baja nos obligaría a dimitir"

En la formación de los círculos hay temor a que el desencanto haga que sus bases utilicen la abstención como protesta. 

0
En la formación de los círculos hay temor a que el desencanto haga que sus bases utilicen la abstención como protesta. 
Pablo Iglesias este miércoles. | EFE

Pablo Iglesias e Irene Montero dimitirán si la participación en la consulta es baja. Así lo ha prometido el líder de Podemos en una entrevista en la Cadena Ser, donde ha lanzado este nuevo órdago: "Una participación baja sería un fracaso de la consulta y nos obligaría a dimitir. Y una participación alta sería un éxito, independientemente de si los inscritos nos dicen que sigamos o que dimitamos".

En la formación de los círculos hay temor a que el desencanto haga que sus bases utilicen la abstención como forma de protesta. Por ello, Iglesias ha lanzado esta amenaza. Otro de los mantras que intentan hacer llegar desde el aparato morado es: "Si se van Iglesias y Montero, ¿quién queda?".

Pero, ¿qué considera Pablo Iglesias una baja participación? Eso no lo ha aclarado pero sí que ha dicho que"le gustaría que hubiera más de 120.000 votos en la consulta". Una cifra que se acerca a los que le apoyaron en Vistalegre II frente a Íñigo Errejón. Entonces, votaron un total de 155.190 personas de las que 128.742 militantes respaldaron al líder morado. Así, en ese último congreso estatal de Podemos participó el 33,95% del censo total.

¿Garantías?

La consulta arrancó este martes a las cinco de la tarde y finalizará el domingo 27 de mayo y en la cúpula morada, están convencidos de que va a ganar el sí pero la preocupación reside en la participación. Para que sea "masiva", la formación de Iglesias ha iniciado una campaña de apoyo en las redes sociales y ha puesto en marcha iniciativas como la de pedir a sus bases que abran urnas de votación online presenciales en las sedes o locales disponibles. Algo que no se suele hacer en todas las consultas.

Algo que tampoco se acostumbraba a hacer en otras consultas, hasta que pasó Vistalegre II, era prescindir de empresas externas para el recuento. Antes de su congreso estatal, Podemos contaba con firmas como Agora Voting y Openkratio que revisaban los votos de los inscritos. En esta ocasión, tal y como adelantó El Periódico, no lo harán.

En España

    0
    comentarios

    Servicios