Menú

Defensa inicia los trámites para repatriar nuevos restos mortales del Yak-42

La tragedia aérea tuvo lugar hace 15 años en la ciudad turca de Trebisonda. Fallecieron 62 militares españoles que regresaban de Afganistán.

0
La tragedia aérea tuvo lugar hace 15 años en la ciudad turca de Trebisonda. Fallecieron 62 militares españoles que regresaban de Afganistán.
La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal. | Flickr Defensa

Quince años después de la tragedia aérea, parece que todavía podrían quedar asuntos pendientes en torno a los restos mortales del Yak-42. El Ministerio de Defensa ha instado en las últimas horas a la Audiencia Nacional a la apertura de un proceso de cooperación judicial con Turquía para poder verificar la existencia de un resto mortal que podría pertenecer a una de las víctimas del accidente y que todavía permanece en el país otomano.

Fuentes del departamento que dirige María Dolores de Cospedal han explicado que el inicio de este procedimiento se ha producido después de que un familiar de uno de los militares españoles en el tráfico accidente se dirigiese al ministerio para conocer si todos los restos mortales de las víctimas habían sido repatriados a España o si, por el contrario, todavía quedaban restos en Turquía. Defensa elevó entonces una consulta al Ministerio de Exteriores turco para conocer la situación.

La respuesta de Turquía fue recibida por la Embajada española de Ankara y en la misma se informaba de que existía una extremidad inferior, cuya identificación no había podido determinarse, y que fue enterrada en el cementerio de Maçka (en Trebisonda) el 24 de julio de 2003. Es decir, que llevaba casi quince años enterrada en el país sin que las autoridades de ninguno de los países con víctimas mortales hubiesen mostrado interés por la misma.

El proceso iniciado ahora por el Ministerio de Defensa persigue verificar si el resto enterrado en 2003 puede ser localizado a día de hoy y si así fuera, si es posible adoptar las medidas oportunas para tratar de lograr su identificación, aunque las autoridades turcas ya han adelantado que tanto las muestras orgánicas de las víctimas como las de los familiares utilizadas para su identificación fueron destruidas, tal y como determina la legislación turca.

El accidente del Yak-42 se produjo en mayo de 2003, hace exactamente 15 años, cuando el avión de transporte contratado por el Ministerio de Defensa, entonces dirigido por Federico Trillo, y que traía a casa a 62 militares españoles que habían acabado su rotación en Afganistán, se estrelló en una colina cercana al aeropuerto turco de Trebisonda. El Gobierno turco identificó los cadáveres de 30 personas, mientras el resto de cuerpos fueron repartidos aleatoriamente entre las familias.

Las heridas por esta tragedia se cerraron, tras años de pelea judicial de las familias, hace apenas un año, cuando la ministra de Defensa asumió la responsabilidad de su departamento en el Yak-42 y pidió perdón a las familias en persona y en público, durante una comparecencia en el Congreso de los Diputados a la que se invitó a las víctimas. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, recibió a los familiares en el Palacio de La Moncloa.

En España

    0
    comentarios

    Servicios