Menú

Ciudadanos intenta que el PP respalde en el Congreso su reforma electoral contra los nacionalistas

Incluye una enmienda sobre el limite del 3% en una proposición de los populares sobre la unidad de España que se debate este martes.

0
Ciudadanos intenta que el PP respalde en el Congreso su reforma electoral contra los nacionalistas
Albert Rivera, en su escaño del Congreso. | EFE

Si en EEUU es habitual el filibusterismo parlamentario, aquel que emplea el congresista de turno realizando interminables intervenciones de horas para llamar la atención sobre un asunto concreto o retrasar una votación, Ciudadanos parece haber inventado, a esta orilla del Atlántico, el travestismo parlamentario.

La semana pasada los de Albert Rivera convertían una moción en el Congreso de los Diputados sobre el Instituto Cervantes en una petición de adelanto electoral, y esta semana van a enmendar una Proposición no de Ley del Partido Popular en defensa de la unidad de España para que incluya la propuesta de establecer un mínimo del 3% del voto en toda España para obtener representación en la cámara baja.

Una idea avanzada el sábado en Málaga por Albert Rivera y que supondría un aldabonazo a los grupos nacionalistas, que apenas alcanzan ese porcentaje a nivel nacional en las citas electorales (ERC se quedó a unas décimas en 2016) aunque, llegado el caso, podrían explorar otras fórmulas como concurrir en coalición para no quedarse sin presentación.

¿Sólo perjudicaría a los nacionalistas?

La portavoz nacional de Ciudadanos, Inés Arrimadas, anunciaba este lunes la enmienda argumentado que es lo que "ocurre en otros países como Alemania, como Suecia o como Dinamarca" en referencia al Bundesrat germano, donde están representados los länder o estados federados.

Preguntada sobre si no podría ser discriminatorio contra aquellos partidos que obtienen un buen resultado en sus circunscripciones, Arrimadas apelaba a la percepción de injusticia que muchos españoles tienen sobre el sistema electoral porque "ven cómo sus votos valen tres veces menos que los votos de otros territorios" y pedía "consenso" para que "el futuro de este país no dependa de cinco diputados nacionalistas".

Lo cierto es que la reforma afectaría, sí, a los nacionalistas, pero también a otros grupos minoritarios. Formaciones emergentes como PACMA o VOX, que aspiran a obtener representación en próximas citas con las urnas, tendrían muy difícil alcanzar ese 3% nacional, aunque puedan rebasarlo en determinadas provincias.

Con la norma que plantea ahora Ciudadanos, UPyD nunca hubiera cuajado como proyecto político. Fue en las generales de 2008 cuando Rosa Díez logró un solitario escaño por Madrid (en las generales de 2011 alcanzaría el grupo parlamentario propio) merced a 300.000 votos, que supusieron entonces apenas algo más del 1% de los sufragios.

La reforma electoral es un asunto que se discute esta legislatura en una subcomisión del Congreso, en la que ejercen de portavoces primeros espadas de los partidos como Pablo Iglesias o el propio Rivera, ambos con propuestas de modificación sustancial de la LOREG, vigente desde las primeras elecciones de 1977.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios