Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

Optimismo en Moncloa: el referéndum "no ha sido el asunto principal" para Torra

Sánchez y Torra recuperan la comisión bilateral prevista en el estatut y acuerdan levantar los recursos ante el TC de las leyes sociales. 

0

El referéndum "no ha sido el asunto principal". Así de claros se muestran en Moncloa al término de una reunión entre Pedro Sánchez y Quim Torra que ha transcurrido "mejor de lo esperado", en un tono hasta "distendido", en palabras de un portavoz autorizado del Gobierno. El optimismo del Gobierno se sustenta en los dos planos, fondo y forma, porque el encuentro, de dos horas y media de duración, ha permitido pasar de la esperada reunión protocolaria a una reunión de trabajo, con contenido político.

En ella, el presidente catalán, Quim Torra, ha priorizado los asuntos sociales y los derechos "perdidos durante el Gobierno de la derecha", según explicó la vicepresidenta del Ejecutivo, Carmen Calvo, quien compareció al término de la cita para anunciar que ambos acordaron recuperar la comisión bilateral incluida en el estatuto catalán.

Calvo también anunció que el Gobierno levantará todos los recursos del Gobierno a las leyes autonómicas recurridas ante el Tribunal Constitucional y que afectarán a todas las "leyes sociales" relacionadas con la sanidad universal, la pobreza energética o el cambio climático.

El referéndum

Según Calvo, la cuestión relacionado con la autodeterminación no se salió del guión esperado y de las posiciones ya conocidas de cada una de las partes. "Creo que no estamos delante de ninguna novedad. El presidente de la Generalitat milita en un partido independentista" cuyas posiciones en torno a la independencia de Cataluña hay que aparcarlas para poder avanzar en la fase de distensión y diálogo: "De esto no hay que hablar. Hay que hablar de la autonomía", dijo Calvo.

Preguntada por Libertad Digital si, a su juicio, el presidente Torra está dispuesto a abandonar la vía unilateral y aparcar temporalmente la independencia, Calvo dejó claro que la prioridad fueron los temas sociales y de derechos porque en lo relativo a la autodeterminación o los presos catalanes"no hay ningún margen más que respeto al poder judicial".

Ambos sí coincidieron en que "estamos en una situación de crisis política que se tiene que poder resolver con política". La número dos del Gobierno explicó también que "a nadie se le escapa que ésta no es una situación ni sencilla ni que se puede resolver sin inteligencia, prudencia y paciencia. No se va a revertir sin trabajo". Pero también se permitió el lujo de sacar pecho porque "al anterior Gobierno le hicieron dos referéndums y nosotros en un mes y dos días nos hemos reunido con el president".

Calvo dejó claro que "no hay presos políticos en nuestro país" y que "no existe el derecho de autodeterminación" pero que "la normalidad conlleva poderse reunir. Que los gobiernos hablen de cosas concretas. Somos conscientes del proyecto político del president Torra. Nos podemos encontrar siendo muy diversos pero el Gobierno de España no abandona la defensa del marco constitucional".

Reunión con lazo amarillo

Con diez minutos de retraso, a las 11:37, ha hecho su aparición el presidente catalán, Quim Torra, en el Palacio de la Moncloa. En lo alto de la escalinata le esperaba el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con gesto amable, algo más sonriente que el presidente catalán, que lucía un lazo amarillo en la solapa de su traje en apoyo a los políticos independentistas encarcelados.

Un encuentro que ha durado dos horas y media y en el que el Gobierno ha roto el protocolo esperado y el mantenido con el lehendakari Íñigo Urkullu, ya que la vicepresidenta, Carmen Calvo, ha comparecido al término del encuentro en el Palacio de la Moncloa. Ya estaba anunciado desde el viernes que el presidente catalán no comparecería en Moncloa sino en la sede del gobierno catalán en Madrid, la librería Blanquerna.

Las expectativas

Sin embargo, la intención del Gobierno no es tanto sobre el fondo como sobre la forma. Lejos de pretender alcanzar unos acuerdos "improbables", fuentes de Moncloa aspiran simplemente a "reconducir las relaciones", rebajar los ánimos y normalizar el diálogo entre el Estado y la Generalitat de Cataluña con el emplazamiento a una segunda reunión en el mes de septiembre.

Esto sería el escenario ideal para Sánchez ya que serviría de bálsamo de cara a la celebración de su primera Diada con políticos presos en las cárceles catalanas, pero presos al fin y al cabo. Es uno de los escenarios que teme el Ejecutivo, la primera Diada con independentistas en la cárcel, que podría encender nuevamente la llama del agravio y la confrontación.

Más noticias sobre el desafío separatista en Cataluña en Flipboard

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios