Menú

Ira ante la tiranía de la izquierda: "¿Nos van a meter en la cárcel por defender nuestros principios?"

Resacón tras la victoria de Pablo Casado, la prensa de izquierdas se echa al monte y la de derechas lo celebra por todo lo alto.

0

El Mundo dice que "Casado asumirá la relación con los barones para hacer las listas". Como supongo que se habrán quedado con cara de emoticono pensativo ante tan insulso titular aclaran en el subtítulo. "El nuevo presidente llevará personalmente la organización del PP sin delegar en el secretario general". Ah, ya, lo normal, vamos, lo que ha hecho Pedro Sánchez, Pablo Iglesias, Rajoy, Aznar, Zapatero… "Busca un número 2 muy mediático". Falta le va a hacer frente a titulares como éste: "Juerga privada de 'los niñatos' de Casado". El editorial pide, ordena más bien, que "Pablo Casado tiene ante sí la ardua tarea de la integración real del PP". "El éxito de las primarias, e incluso del propio Casado, no será pleno si ahora los populares no son capaces de remar en la misma dirección". Como primera tarea que mantenga a Moreno Bonilla como candidato en Andalucía. Federico Jiménez Losantos está cabreado con una mona con los medios de comunicación que se han puesto histéricos con la victoria de Casado. "Es la primera vez en España que un partido elige un líder en contra de casi todos los medios de comunicación", como pasa en Europa y América. "Es tan insoportable la dictadura de lo políticamente correcto" que los votantes se vuelven revoltosos. "Eso le da igual al periodismo mesiánico y semianalfabeto. No es que no quieran ver lo que estropea su autoestima, es que no pueden. Han hecho de la palabra derecha un insulto. Y cuando un partido de Derecha elige a un líder que quiere reunir a todo lo que hay a la derecha de la izquierda, se pasman". Como no se moderen un poco van a lograr que Casado gane por mayoría absoluta las próximas elecciones por autodefensa de los que no son de izquierdas. Raúl del Pozo también está cabreado, pero porque ha perdido Soraya. "Ha sido abatida en una cacería con toda suerte de aves de presa. Hace mucho que no se había visto una campaña tan vitriólica (…) La retrataron como una política cruel que devoraba a sus adversarios con dossieres. El odio estuvo muy bien organizado". "Refinados demagogos, expertos intrigantes, predicadores savonarolas abatieron a la mujer que fue la primera ministra en la sombra. Una diputada me explica que necesitaban desprestigiarla porque tenía el apoyo de la calle. La campaña de demolición ha respondido a una cuestión de poder, como siempre". Parece, Rosell, que tienes una ardua tarea de integración en tu periódico.

El País decide dejar a Casado en paz y abrir con el PdeCAT. "Puigdemont se hace con el control del PdeCAT". Vaya fin de semana de disgustos para el periódico de Soledad Gallego. "Una noticia preocupante", dice el editorial. "La radicalización del PDeCAT es mas preocupante, si cabe, por la coincidencia con el nuevo giro a la derecha protagonizado por el Partido Popular con la elección de Pablo Casado como presidente. De nuevo, las posiciones centrales quedan postergadas a favor de un cuanto peor, mejor". Ya te digo, y si le sumamos el giro a la extrema izquierda de un Pedro Sánchez en manos de Podemos es que se aproxima el Apocalipsis. El periódico entra en estado de histeria. "El día en que el PP abandonó su viaje al centro", "los compromisarios respaldan el giro a la derecha de Casado", "el regreso a las esencias", "gran peligro de derechización", "posiciones ultramontanas", "el discurso de Casado busca tensar el partido y España". Ah, es verdad, el PSOE no se tensó nada en sus primarias, Susana Díaz y Pedro Sánchez se llevaban de maravilla. Y el gobierno PSOE-Podemos-Separatistas no tensa nada tampoco, una balsa de aceite, oiga. Por cierto, ¿ser de derechas sigue siendo legal en este país o lo ha prohibido por decreto Pedro Sánchez este fin de semana y no me he enterado?

ABC reconstruye la victoria de Casado. "Está siendo muy duro, pero vamos a ganar". Bieto Rubido es de la larga lista de indignados con la tiranía de la izquierda. "Están como para dar lecciones de cultura y democracia Sánchez, Carmen Calvo o Pablo Iglesias. Algunos de ellos rozan los estándares elementales en cuanto a crédito y práctica democrática. Ya no digamos de talante y tolerancia. Supongo que la misma ley y consenso político que sirve de paraguas para que independentistas y filoetarras digan lo que dicen también nos ampara a quienes creemos en la vida, en la unidad de España, en la libertad, en la economía de mercado, en la propiedad privada, en el esfuerzo personal y en el valor de la lengua común. Digo yo que podremos decirlo, o ¿ya nos van a meter en la cárcel por ello?", dice Rubido. Pues no des ideas. "Tratar de descalificar a Pablo Casado por defender esos principios sí que es antidemocrático y cavernícola", dice enrabietado.

La Razón tranquiliza a los fanáticos del género. "Casado apuesta por dos mujeres para puestos clave". Y dale molinos. El enfado generalizado por el autoritarismo de la izquierda llega también al corazón de Marhuenda. "Las lecturas aceleradas e intencionadas con el único propósito de segar la hierba bajo sus pies han identificado a Pablo Casado con una suerte de ultra de otro tiempo redivivo. A estas terminales les ha escocido sobremanera que el joven pero experto líder se refiriera sin complejos a principios que, como él dijo, no son de izquierda o derecha. Hay tras los maledicientes puntillazos unas ganas enormes de que Casado sea lo que no es". Se ve que la izquierda quiere mambo. Si eso, la próxima vez que elijan ellos al líder del PP.

La Vanguardia da cuenta de lo que hay en Cataluña. "El PDeCAT aprueba con recelos su cambio de rumbo". Su cambio de rumbo es que Puigdemont ha conseguido hacerse el amo del partido. No le arriendo las ganancias a Pedro Sánchez. Este sí que tiene una ardua tarea.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios