Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

El separatismo disparata con los lazos amarillos y lanza a los Mossos contra quienes los toquen

Puigdemont y Aragonès exigen al Gobierno que controle a la Guardia Civil por un agente identificado mientras retiraba propaganda independentista.

(Barcelona)
0
Cs retira lazos amarillos de Sant Cugat del Valles. | Cordon Press

Los Mossos tienen orden de proteger los "santuarios amarillos", los árboles, parterres, verjas, semáforos y bancos "decorados" con lazos de plástico. La identificación de catorce personas que se dedicaban a descontaminar el espacio público de lazos amarillos en tres pueblos de Tarragona ha puesto de relieve la ofuscación separatista.

El gobierno catalán no está dispuesto a tolerar que haya personas que retiren la propaganda "lazi". Como limpiar la calle no es delito, las patrullas de la policía autonómica no pueden practicar detenciones, aunque sí requisar las tijeras, "cutters" y ganchos que estos ciudadanos utilizan para quitar plásticos y descolgar esteladas.

Evitar las acciones de estos ciudadanos es ahora objetivo prioritario de los Mossos. El departamento de Interior estudia además la fórmula jurídica para poder imponer duras sanciones económicas a estas brigadas de limpieza, grupos de ciudadanos que suelen ser acosados e insultados por los separatistas, a quienes causan profunda irritación.

Según la consejería, los últimos identificados podrían ser "autores de daños en el espacio público", por lo que se han emprendido acciones legales para imponer una sanción de hasta 30.000 euros.

Entre el "material" intervenido por los Mossos destacan unos planos de zonas marcadas por la propaganda "lazi". Estos papeles ya han sido difundidos en redes por cuentas separatistas.


Identificado un guardia civil

Según TV3, entre los identificados habría un miembro de la Guardia Civil, lo que ha servido para reactivar la campaña separatista contra el Rey y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Puigdemont se ha mostrado escandalizado en Twitter: "Es urgente que el Gobierno español y su delegada en Cataluña comiencen a dar explicaciones. Su 'a por ellos' bendecido por Felipe VI se les está escapando de las manos y amenaza con agravar la oleada de violencia desatada. Es gravísimo".


Contra el Rey, el Gobierno y Ciudadanos

A rebufo de Puigdemont, el vicepresidente del gobierno autonómico, el republicano Pere Aragonès ha pedido al Gobierno que "vigile a los guardias civiles que arrancan lazos amarillos". Los separatistas también acusan a Ciudadanos de incitar la supuesta violencia de quienes se limitan a retirar plástico del mobiliario urbano. El partido naranja activó una campaña en la que promociona la retirada de propaganda. Dos concejales y varios militantes del partido en Reus llegaron a descolgar la pancarta "oficial" de los presos en el balcón de la casa consistorial, aunque fue retirada. También han contratado un avión que sobrevuela las playas catalanas con una banderola en que dicen que las playas son de todos. Responde así a las cruces amarillas plantadas por los nacionalistas en las playas.

El acoso policial a las brigadas de limpieza ha provocado la reacción de Ciudadanos. Albert Rivera acusa al "Govern" de utilizar a los Mossos como "policía política" para perseguir a quienes retiran "la simbología separatista en el espacio público".

En cuanto a la "oleada de violencia desatada", el relato separatista subraya el incidente entre el fotógrafo del proceso y activista separatista Jordi Borràs y un agente de la policía nacional de paisano. Borràs asegura que el policía le agredió. La versión del agente es que fue el activista quien se abalanzó sobre él.

Actos violentos

Puigdemont y el resto de líderes separatistas ocultan que casi la totalidad de los actos violentos en Cataluña son ejecutados por separatistas. En cuanto a la violenta retirada de propaganda amarilla, una mujer en Viladecans fue pateada por varios individuos al atreverse al arrancar un cartel al lado de una concentración separatista. Otra persona fue apaleada con bates de beisbol. Dados los antecedentes, los ciudadanos que se atreven a cortar lazos y descolgar esteladas acostumbran a formar grupos de cuatro o cinco personas y actúan por la noche para evitar el acoso de los separatistas. En teoría, los lazos son para recordar a los golpistas presos y fugados.

Más noticias sobre el desafío separatista en Cataluña en Flipboard

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios