Menú

Villarejo dinamita el caso Gürtel y abre la puerta a una Causa General contra las cloacas del Estado

El excomisario también tuvo su papel en el caso Gürtel: se vio con Garzón antes de que el escándalo llegara su juzgado. 

Libertad Digital
0
José Manuel Villarejo | EFE

El portal Moncloa.com ha difundido nuevas grabaciones de la comida que compartieron en el restaurante Rianxo Baltasar Garzón, Dolores Delgado, el excomisario hoy en la cárcel José Manuel Villarejo y los ex mandos policiales Enrique García Castaño, el Gordo; Miguel Ángel Fernández Chico y Gabriel Fuentes en 2009.

Los nuevos audios se producen, según el diario, al final de la comida y ya sin Garzón y Delgado delante. En ellos el ex comisario, en prisión incondicional por graves delitos, afirma que estuvo comiendo con Baltasar Garzón y los policías Juan Antonio González (J.A.G.), ex comisario general de la Policía Judicial y muy próximo a Rubalcaba, y José Luis Olivera, ex responsable de la UDEF, "preparando lo de la Günten (sic) en 2008, en agosto".

Así lo explica el excomisario:

"Comimos Balta, Juan Antonio, el Oli y yo, preparando lo de la Gürtel en agosto, o sea, justo cuando al día siguiente admitía él el tema y tal y cual y estábamos haciendo así y tal y tal".

Garzón incoó diligencias previas sobre el caso el 6 de agosto de 2008. Antes, en noviembre de 2007, el exconcejal popular de Majadahonda José Luis Peñas, denunció ante la UDEF las prácticas de Francisco Correa.

El episodio que desvela Villarejo recuerda a la cacería a la que acudió Garzón dos días después de que tomase las riendas del caso con el exministro de Justicia Mariano Fernández Bermejo y el policía Juan Antonio González, entre otros. También asistió Delgado.

"Garzón siempre me ha caído de puta madre"

En la grabación, Villarejo apunta que Juan Antonio González le dijo:

"Muy importante que tú le cuentes todo el tema (...) al juez, porque es muy importante, porque ahora mismo es un hombre muy importante para este país, no sé qué y cual".

Y continúa el excomisario:

"Y le digo: 'macho, a mí no me cuentes nada, que (Garzón) siempre me ha caído de puta madre, qué quieres y 'tal'. Y le conté... bueno, las cosas que ¿te acuerdas? Que yo además... yo las cosas obviamente a mí todas las cosas (...) y eso te lo había contado, Balta te lo había contado, te había dicho lo del papeo, esto es así y tal".

El papel de "Alfredo"

Villarejo afirma que "en un aparte", Garzón le dijo "yo de ti, no sé por qué, pero me fío, coño, porque eres un profesional, cojones, tú curras y tal, cual, no tienes na, te pasa como al Gordo, no tenéis sentimientos".

"Además da gusto trabajar contigo, coño", continúa diciendo Villarejo sobre los supuestos elogios de Garzón. El exjuez, cuenta, también le dijo que no se fiaba de Juan Antonio:

"Y dice 'noo, no, además da gusto trabajar contigo, coño, porque tal, porque tú eres un tía y tal y cual', dice, 'pero no me fío de Juan Antonio'. Me lo dijo, ¿eh? Me dijo. "¿Y por qué?" "Porque, me dijo, me dice mucho Alfredo, Alfredo me dice, 'fíate de él y tal y cual', y me dice 'porque tu amigo Alfredo…" 'Yo no conozco a Alfredo', y dice: "¿Serás hijo de puta? ¡Esto no te lo perdono!". Y yo, "¡No le conozco!' Y él: "Así me gusta, así me gusta, que lo niegues…".

Con estas palabras Villarejo da a entender que el que fuera instructor del caso también habló con el exministro de Interior Alfredo Pérez Rubalcaba sobre Gürtel. El socialista, según el relato del excomisario, habría instado al exjuez a "fiarse" de J.A.G., uno de sus hombres de confianza.

El secretario de Estado de Defensa, señalado por Villarejo

No es la única grabación filtrada este domingo. Moncloa.com también publica audios en los que Villarejo, en la misma comida, cuenta que el actual secretario de Estado de Defensa, Ángel Olivares, le pagó por espiar al "entorno de Aznar" para intentar ligarlo a un empresario de Burgos. Siempre según el testimonio de Villarejo, Olivares, entonces concejal del PSOE en Burgos, le llevaba "la pasta en crudo":

"Iban a cazarlo con aquel empresario que luego lo terminaron imputando, tal. Entonces como no se podía tal me dijeron, oye, pica los canutos, no sé cuántos, y a mí el Olivares iba con una bolsa de el Corte Inglés con la pasta en crudo, pues me pagaba".

Los hechos habrían tenido lugar cuando Aznar presidía la Junta de Castilla y León. Olivares, que se convertiría en el primer alcalde socialista de Burgos, fue director general de la Policía entre 1994 y 1996 con Robles como secretaria de Estado de Interior, en la etapa de Belloch al frente del Ministerio.

En la grabación, Villarejo habla luego de su "ruina":

"Llego aquí y ¡me lo encuentro de director, macho! Y digo, oye, pues qué bien, coño, es un tronquete, ¿no? Y claro, el otro sacó el crucifijo y dijo, "este hijoputa, testigo negativo, y a partir de ahí, ruina".

En su época al frente de la Policía, Olivares destituyó a Villarejo por el denominado Informe Veritas y tuvo roces con Garzón.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation