Menú

A la izquierda se le acaba el "chollo": la disidencia "pierde el miedo a que le llamen facha"

A los indepes se les olvida la medicación y vuelven a montar un numerito en ese manicomio que es el Parlamento catalán.

0

El Mundo dice que "Puigdemont lleva al caos al Parlament para que no acate al TS". El Parlament vive en el caos desde hace años. Dice Rosell en su editorial que el separatismo está dividido. Les suena, ¿no? "Tiene su lógica que el separtismo, cuyo proyecto es crear división donde no la hay –entre españoles y catalanes, entre catalanes buenos y malos–, termine dividiéndose a sí mismo", dice pese a que está más que demostrado que son riñas esporádicas y que, para lo importante, son un piña. "Que la estabilidad de la legislatura en la autonomía catalana está amenazada no es noticia", como nada en Cataluña, que tiende a repetirse más que el pepino. "Tampoco es probable que las cosas mejoren tras otras elecciones autonómicas en clave plebiscitaria sobre la independencia. La parálisis a la que la cerrazón secesionista condena a Cataluña seguirá extendiendo sus efectos perniciosos dentro y fuera de esa comunidad, y confiar en un Govern presidido por ERC se nos antoja un ejercicio de voluntarismo abocado a la melancolía". Así que, abandonen toda esperanza, Cataluña no tiene remedio. Federico Jiménez Losantos compara a Arrimadas con Agustina de Aragón. "Enarboló la bandera nacional ante las napias ratoneras del catanazi Torra, le dijo que si sus CDR la queman es porque representa la igualdad y la libertad de 47 millones de ciudadanos y le aseguró que, por eso mismo, jamás la erradicarán de Cataluña. Fue como ver a la Virgen de Murillo evocando el discurso del Rey. El único, que hace un año, no falló".

El País dice que "el Govern se tambalea por la pugna entre secesionista". Ya será menos. Cuentan Cué y Anabel Díaz que Sánchez se resiste como gato panza arriba a convocar elecciones. Que no y que no. "El Gobierno transmitió ayer la idea de que está dispuesto a todo antes de dar por agotada la legislatura. Y ese todo incluye la posibilidad de gobernar con los Presupuestos del PP prorrogados, algo que hasta ahora se consideraba impensable". Así que, ya saben, dispuesto a todo, a lo que sea para seguir en Moncloa. Y poco más, ni un miserable editorial, dedicados uno a #Metoo y otro a Rato (de Narcís Serra ni palabra). Este periódico ya no vale ni para envolver el pescado, porque para darle tal uso habría que comprarlo y no merece ni los 1,50 euros que cuesta. ¿Estará Soledad Gallego pensando en cerrarlo?

ABC está eufórico. "Revés del Tribunal Europeo de Derechos Humanos al procés", celebra a toda página. "Estrasburgo desestima la primera demanda contra España". Nos han dado tantas bofetadas en los tribunales europeos que no se entiende muy bien esa alegría desbordante. En el editorial Bieito está a punto de descorchar el champan. "Europa no quiere separatismos", dice. Pero si Bélgica y Alemania han amparado el golpe en Cataluña y han dado cobijo a un forajido, de qué estamos hablando. "La decisión de Estrasburgo supone la gran derrota de los separatistas. Vendrán más", augura cual pitoniso. Cuando te decepcionen no vengas llorando, Bieito, avisado estás. A Luis Ventoso, Pedro Sánchez le trae a la memoria el entrañable Felipito Tacatún. "El espíritu de Felipito Tacatún vaga hoy por la Moncloa. Yo sigo". Hermann Tertsch también está de celebraciones porque "en España se dan cuenta muchos de que para ser realmente libre en el pensar, hablar y escribir hay que perder el miedo a que te llamen facha o franquista. Ha sido la mordaza más eficaz para implantar una permanente supremacía de la mentira desde hace muchas décadas. Pero toca a su fin. Por eso están de los nervios tantísimos farsantes y beneficiarios de los privilegios de la supremacía cultural y mediática izquierdista en España. Porque se les acaba el chollo". Enhorabuena, Hermann, lo tuyo te ha costado.

La Razón nos ve "abocados al maratón electoral" como si votar fuera un despropósito. Dice que va a costar a las arcas del Estado "400 millones". ¿Y? Más nos cuesta mantener a los nacionalistas catalanes, a ver si vamos a tener que suspender las elecciones porque cuestan dinero. Julio Valdeón suplica a Pedro. "Convoque elecciones, presidente. Rescátenos de la pesadilla y, de paso, salve al partido. Mejor una derrota con cierto estilo que esta victoria intragable". Y un cuerno, con lo guapo que me veo disfrazado de presidente, le diría Pedro. Marhuenda también está que se sale con la decisión de Estrasburgo. "Los jueces de Estrasburgo consideran que quienes siguieron las órdenes de la Generalitat eran conscientes de que estaban desobedeciendo las resoluciones de los tribunales españoles". En Europa están totalmente contaminados de la propaganda laci, yo no me fiaría un pelo.

La Vanguardia dice que "la crisis entre JxCat y ERC lleva al parlament al colapso". El pan de cada día en Cataluña, vamos. Dice Isabel García Pagán que "no se habló de elecciones ni se cuestionó al Govern, pero la crisis tiene un alto coste para su imagen". Por ese lado estate tranquila Isabel, la imagen del Parlament, el Govern y toda Cataluña si me apuras es que son un atajo de locos en un manicomio dejado de la mano de Dios, del que han huido hasta los celadores, así que su imagen no puede empeorar.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot