Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

Delgado dice que es una "doble víctima" de Villarejo y de la "extrema, extrema derecha"

Comparecencia de Dolores Delgado en la comisión de Justicia: la ministra no entra en el contenido de las grabaciones.

0
Dolores Delgado ríe en el Congreso. | EFE

Dolores Delgado se presenta como una víctima. Una más de José Manuel Villarejo, al que se refiere ahora como un presunto delincuente, investigado por 14 delitos, que trata de chantajear al Estado para salir de la cárcel. La difundida por Moncloa.com es "una grabación que no tiene otro objetivo que condicionar la acción del Ejecutivo del que formo parte. Es algo que los autores no han conseguido ni van a conseguir. Es un chantaje al Estado a través de mi persona como ministra del Gobierno de España".

De hecho, la titular de Justicia entiende que es una víctima por partida doble: porque como ministra Villarejo "pretende desestabilizar el Gobierno" y por el chantaje de la "derecha, extrema derecha y extrema extrema derecha", una fórmula que ha utilizado reiteradamente. "porque quieren evitar que el Gobierno avance en su agenda".

Se ha apoyado en informes de la Fiscalía y, sobre todo, en artículos de El País, para dibujar el perfil delictivo de Villarejo: "Es un fiel reflejo de la corrupción que infectó a un grupo de mandos de la Policía Nacional. Esta mafia policial no dudaba en usar la información comprometedora para chantajear a terceros y garantizarse la impunidad".

La ministra ha desgranado todos los logros de su carrera fiscal para apuntar que con "este currículum unas grabaciones, los chantajes y su uso partidista por la derecha, la extrema derecha y la extrema extrema derecha no me van a amedrentar. Es solo un intento más de desacreditar la carrera de una mujer, que lo que ha conseguido es por sí misma con mucho trabajo y dedicación, sin necesidad de ningún hombre".

Insiste Dolores Delgado: "No he mentido, no he tenido ninguna relación con Villarejo y tampoco soy su amiga. Solo acudí a una comida con la cúpula policial en materia antiterrorista con comisarios policiales con los que trabajaba cotidianamente, no con Villarejo, invitada por un compañero de la Audiencia Nacional –en referencia al juez inhabilitado Baltasar Garzón–. No voy a entrar en el contenido de esas grabaciones, que son ilícitas, como no entraría a valorar ninguna grabación ilícita que afectase a otra persona porque esa persona sería victima también. Todos tenemos dignidad".

Ha intentado que a Villarejo no se lo vincule con ella, sino con el Partido Popular. En esa línea, "conviene recordar que actuó bajo dirección del ministro Jorge Fernández Díaz, quien destacó sus relevantes servicios de Estado. El entonces jede de la Policía Ignacio Cosidó afirmó exactamente lo mismo". Y añadía: "Fue Fernández Díaz quien permitió a Villarejo que compatibilizase su trabajo policial con el sector privado. También bajo su dirección, participó en la llamada operación Cataluña, en la que también habrían entrado miembros destacados del PP como Jorge Moragas o Alicia Sánchez Camacho para fabricar investigaciones contra sus adversarios políticos, en concreto contra las formaciones independentistas y Podemos".

"Después de alimentar esta cloaca, la derecha, extrema derecha y extrema extrema derecha se atreven a echar contra mí a las cloacas que ellos mismos fomentaron. Este Gobierno no se va a amedrentar ni aceptará amenazas de las cloacas ni de quienes les hacen el juego sucio llevando la política a un lodazal, y todo ello al Parlamento".

Pese a los continuos cambios de versión en este y otros ámbitos, Delgado asegura que "no ha mentido". "No he tenido ninguna relación con Villarejo. Ni profesional, como ha demostrado la Fiscalía, ni tampoco, subrayo, tampoco soy su amiga. Acudí a una comida con la cúpula policial en materia antiterrorista. Fui con comisarios policiales con los que trabajaba cotidianamente, no con Villarejo, invitada por un compañero de la Audiencia Nacional".

Huida hacia adelante en el final de la comparecencia: "Les pido, señorías, que hagan un ejercicio de lealtad y demuestren rigor y sentido de Estado. Aquellos que dan pábulo a las grabaciones, las amplifican y las utilizan como munición partidista, se sitúan del lado del chantajista, del presunto delincuente".

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios