Menú

Batalla campal a las puertas de un restaurante de Barcelona entre camareros y delincuentes

Se disparan las peleas, los hurtos y los robos en la capital de Barcelona mientras la alcaldesa Colau desmantela a la Guardia Urbana.

(Barcelona)
0

Barrio de la Barceloneta. A las puertas del popular restaurante Salamanca un grupo de delincuentes agrede al personal del establecimiento. Como cada noche, se acercan a pedir comida y uno de los responsables del establecimiento le dice que antes de dársela quiere que devuelvan la bolsa robada a un compañero con una camisa y unas llaves. Sin mediar más palabra, uno de los jóvenes le lanza un puñetazo por detrás con tal violencia que está a punto de derribar al hombre. A partir de ahí se desata una pelea con palos y lanzamiento de sillas incluidos.

Los agresores, identificados por los trabajadores del restaurante, son delincuentes habituales de la zona que suelen acercarse al finalizar el servicio para pedir la comida sobrante. Anoche reaccionaron de manera extremadamente violenta ante la negativa de uno de los responsables, como se puede apreciar en el vídeo grabado por una de las cámaras de seguridad del restaurante. Los trabajadores trataron de calmar a los jóvenes, que no cesaban de lanzar puñetazos. La situación degeneró en una pelea en la calle a base de palos y sillazos.

El personal del restaurante, veteranos del oficio, no va a presentar denuncia. Dicen que no les sale a cuenta y que no sirve de nada. Una agresión de esas características no nada extraordinario en la Barceloneta, una de las zonas más degradadas de la capital catalana. El pasado domingo fueron apuñalados un vigilante del Metro y un menor de 14 años en el distrito de Ciutat Vella.

Incremento de los delitos

Según datos de la consejería de Interior y del Ayuntamiento, los hurtos y robos han subido un 19% en lo que va de año. Se registra una media de 360 casos al día denunciados, 86.834 en los últimos ocho meses. Barcelona es la ciudad de España en la que más delitos se denuncian. Son habituales las peleas a machetazos por el control de los narcopisos, las trifulcas nocturnas y diurnas, los tirones, robos al descuido y a punta de navaja.

Mientras tanto, la alcaldesa desmantela la Guardia Urbana y exige a la Generalidad que ponga más mossos en la calle. La consejería de Interior alega que no dispone de más personal y los sindicatos del cuerpo autonómico denuncian que muchas noches sólo hay cuatro o cinco mossos en disposición de patrullar por las calles del casco viejo barcelonés, donde el tráfico de heroína vuelve a condicionar la vida de los vecinos.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation