Menú

El terrorismo llega a las aulas: ETA no fue fruto del Franquismo y HB fue clave para que perdurara

Los ministros de Interior y Educación presentan la primera de las unidades didácticas sobre el terrorismo para alumnos de ESO y Bachillerato

0
El terrorismo llega a las aulas: ETA no fue fruto del Franquismo y HB fue clave para que perdurara
Los ministros Celaá y Marlaska. | EFE

El terrorismo ha acompañado la historia de España durante el último medio siglo y para buena parte de la juventud es todavía una asignatura pendiente. Es por ello que los principales partidos políticos consensuaron hace unos años la necesidad de explicar en las aulas el efecto de esta lacra en nuestro país mediante la utilización de varios unidades didácticas, que se impartirán en algunas asignaturas de la ESO y el Bachillato.

El pasado mes de abril, Libertad Digital adelantó la primera parte de la primera unidad didáctica que se estaba preparando para los alumnos de 4º de la ESO, dentro de la asignatura de Geografía e Historia y que estaba realizando un grupo de trabajo interministerial con el apoyo de las víctimas del terrorismo. Este martes, los ministros de Interior y Educación, Fernando Grande Marlaska e Isabel Celaá, respectivamente, han presentado esa misma unidad didáctica pero ya finalizada.

En la misma se explica a los alumnos qué es el terrorismo y su evolución en España durante el Franquismo, la transición y la democracia. También se les clasifica por sus objetivos políticos o religiosos y por sus tendencias ideológicos. Eso sí, se olvida de en algunos casos habría grupos terroristas que podrían estar en dos clasificaciones diferentes, como los "nacionalistas radicales", que en nuestro país han sido todos de "extrema izquierda".

Así, entre los grupos que se denominan de inspiración "nacionalista radical" se señala a ETA (País Vasco y Navarra), EPOCA y Terra Lliure (Cataluña), MPAIAC (Canarias) y al Exército Guerrilheiro do Povo Galego Ceive (Galicia). Entre los grupos de extrema izquierda a los GRAPO. En la extrema derecha sitúa al VE (Batallón Vasco Español), Triple A (Alianza Apostólica Anticomunista) o GAE (Grupos Armados Españoles).

Respecto a los grupos terrorista con motivaciones religiosas, exclusivamente yihadistas, recuerda que el primer atentado de esta índole en España tuvo lugar en el año 1985, en el restaurante El Descanso, al que acudía personal de la entonces base estadounidense en la localidad madrileña de Torrejón de Ardoz y que fue reivindicado por Yihad Islámica. También menciona los atentados del 11-M y del pasado año en Barcelona y Cambrils.

Los alumnos estudiarán que el fenómeno del terrorismo moderno apareció en los años sesenta del siglo XX en buena parte de los países de Europa y que lo hizo con independencia de si había una democracia o un régimen autoritario. "Contra lo que a veces se ha sostenido, la aparición del terrorismo no fue una consecuencia inevitable de la existencia de una dictadura en España", se explica en la unidad didáctica.

"La gran mayoría de los partidos y sindicatos de la oposición antifranquista no recurrieron al asesinato contra la dictadura, sino a herramientas pacíficas como las huelgas, la propaganda o las manifestaciones. El terrorismo fue el instrumento de una minoría que provocó consecuencias irreversibles. Paradójicamente, esa opción por los métodos violentos hizo que los terroristas se parecieran al régimen al que decían enfrentarse", prosigue el texto.

Se explica que la organización terrorista ETA ha sido la más mortífera en nuestro país, causando más de 800 muertos en sus 50 años de historia y señala el papel jugado por aquellos que apoyaron durante años su actividad criminal: "contó con un respaldo centrado alrededor de la coalicón electoral HB, Herri Batasuna (Unidad Popular). El entorno que justificaba y protegía a ETA fue clave para su supervivencia".

Las unidades didácticas incluyen actividades para los alumnos con testimonios de víctimas del terrorismo como Jesusa Ibarrola (madre de Begoña Urroz, la niña de 22 meses fallecida en 1960, considerada la primera víctima mortal del terrorismo en España) o Fermín Garcés Hualde, el camionero que el 7 de junio de 1968 se convirtió en testigo involuntario del primer crimen a sangre fría de ETA y que dejó su trabajo para ingresar en la Guardia Civil.

También hay testimonios como el de Conchita Martín (viuda del teniente coronel del Ejército Pedro Antonio Blanco asesinado por ETA en el año 2000) , el de Cabrero Rojo (padre de Rodrigo, estudiante de 20 años fallecido en Atocha el 11 de marzo de 2004) y el de María Luisa Pérez, superviviente en ese mismo atentado. También incluye recursos online que ha elaborado la AVT o las fundaciones Fernando Buesa y Miguel Ángel Blanco, entre otras instituciones.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios