Menú

Barbaridades contra Vox: "Retrofascistas", "voxeros del odio", "volvemos a la Guerra Civil"

Las barbaridades contra el partido de Abascal arrecian. Atizar a Vox se ha convertido en el deporte nacional.

0

El Mundo dice que "Sánchez calma a los barones: no habrá superdomingo electoral". Que aún le queda mucho Falcon por delante. De todas formas, que no se hagan ilusiones, como dice Rosell, "Sánchez no solo espanta a sus electores, sino a los de todo su partido. Revertir tal situación requiere más que las palabras vacías y las promesas incumplidas a los que nos tiene acostumbrados. Y no le queda tiempo. Su imagen y gestión lastrarán al PSOE en las autonómicas". Pero eso a Sánchez le tiene sin cuidado. Federico Jiménez Losantos contesta a José Ignacio Torreblanca, que el día 5 calificaba a Vox de antisistema y anticonstitucional. "Lo de Vox es posmentira, o sea, mentira que va de la mentira en pos, por si cuela (…) La verdad, tanta posmentira está poniendo difícil no votar a Vox". Como te dediques a contestar a todos los columnistas que atizan a Vox tienes los artículos solucionados para todo el año, Federico.

Sin ir más lejos, hoy Cebrián nos ilustra en El País con su opinión. "Ha hecho aparición un grupo de perfiles retrofascistas y estética a lo John Wayne, que pretende apoderarse para sí de lo que es de todos: la bandera, el himno, la patria y, en definitiva, España. Un verdadero atraco a mano armada". Vaya por Dios, ahora va a resultar que la izquierda siente un gran apego por la bandera y la patria. "La reaparición de la extrema derecha en España es consecuencia directa de un reflujo ultranacionalista español" y es "claramente incompatible con los valores democráticos". Así que se pone en plan Valls y pide "un cordón sanitario que aleje del poder a los enemigos de la libertad", ni hablar de pactar con los de Abascal en Andalucía, "es mil veces peor que la continuidad del poder socialista". No recuerdo ningún artículo tan contundente contra los pactos de Sánchez con la ultraizquierda y los independentistas.

ABC abre con la Pascua Militar. "El Rey ensalza la bandera común y la gran Historia de España". En fin, lo normal en un rey. Isabel San Sebastián se tira de los pelos con las tontunas que están poniendo en riesgo el pacto en Andalucía. "La España del bipartidismo ya no existe", esto es lo que hay. "El PSOE de Pedro Sánchez ha escogido por amigos a podemitas y separatistas. El PP de Pablo Casado trata de alcanzar un pacto con Ciudadanos y Vox. Abascal y Rivera tienen la pelota en su tejado, mientras dilucidan su discusión bizantina sobre la ley andaluza contra la violencia de genero. Un asunto muy menor para ser considerado obstáculo en este tiempo convulso que exige grandeza de miras". Gabriel Albiac se dirige a Valls, al que aprecia mucho, para decirle que Francia no es España. "Vox no hereda ninguna tradición fascista: es un partido conservador muy convencional, incluso en sus resonancias confesionales. Y Andalucía, sobre todo, no es Francia. Ni siquiera España. Políticamente hablando, Andalucía es un Régimen de cuarenta años: un monopolio de poder que, en torno al PSOE , galvaniza política, Justicia y funcionariado. Nadie ha existido en la Andalucía de estas cuatro décadas sin carnet de partido: quienes se resistieron, fueron sencillamente aniquilados". Así que, señor Valls, ponga los pies en este lado de los Pirineos.

La Razón apremia para el pacto en Andalucía. "PP y Cs presionan a Vox para cerrar hoy el pacto andaluz". "Debe haber un pacto por el cambio en Andalucía", que ya está bien de enredarse con menudencias. Dice Julián Cabrera que "se han enredado en una cortina de la que por lógica habrán de salir". "Tiene que haber acuerdo, que los árboles no tapen el bosque del cambio".

En La Vanguardia, por el contrario, tratan de impedir ese acuerdo. "Los fundadores de Cs abogan por mantener distancias con Vox". Joana Bonet los llama "voxeros del odio", y dice cosas como que "con qué labios mantecosos denuncian a esas pelanduscas que quieren anular a los hombres". Y se queda tan pancha. "Vivimos una regresión intelectual, una peligrosa antipedagogía que involuciona a valores y contextos que parecían superados. Los voxeros ansían que mujeres y extranjeros, extranjeros y mujeres, regresen allí de donde nunca hubieran tenido que salir: sus casas". ¿Y esta habla de odio? Pero al que se le va la pinza total es a Antoni Puigverd. "La tentación de blanquear democráticamente la extrema derecha generará una dinámica frentista que nos devuelve al paisaje moral de la Guerra Civil". Pero señor Puigverd, si aquí los únicos que han resucitado la Guerra Civil han sido Pedro Sánchez y sus socios.

Temas

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios