Menú

Pilar Rahola aventura que Manuel Valls podía ir bebido en la cena del Premio Nadal

La columnista de La Vanguardia se escuda en un mensaje de Twitter para lanzar la "hipótesis" de una borrachera.

(Barcelona)
0
Manuel Valls | Daniel Palacios

El candidato avalado por Ciudadanos para la alcaldía de Barcelona, Manuel Valls, ha causado profunda irritación en medios y periodistas independentistas por manifestar su desagrado por la politización de la entrega de los premios Nadal y Josep Pla. El ganador de este último, Marc Artigau, recordó a los "presos políticos" y al "gobierno legítimo de la Generalidad en el exilio" durante su discurso, lo que provocó el enfado de Valls, que llamó pesados a los independentistas y se encaró con Artur Mas y con la delegada del Gobierno, Teresa Cunillera.

Una de las reacciones más duras contra el político es la de Pilar Rahola, que ha aprovechado su tribuna de La Vanguardia para insinuar que Valls podría estar borracho en la cena. Primero especula con que pretendía notoriedad, luego dice también que su comportamiento podría ser fruto de los nervios porque la campaña no acaba de arrancar y por último desliza: "Habría una tercera hipótesis, avalada en Twitter por Enric Calpena, que estaba presente en el acto, en el sentido de la alegría, que ya se sabe que las fiestas literarias son muy alocadas. Todo podría ser, o sencillamente podría ser que el señor Valls sea lo que parece, un diletante que niega en Catalunya lo que defendía en Francia".

El mensaje al que alude Rahola de Enric Calpena, un periodista con un programa de divulgación histórica en la emisora de la Generalidad Catalunya Ràdio, dice así: "Estaba a dos mesas de distancia cuando anoche Manuel Valls se puso a gritar durante la cena de los premios Nadal y Pla. No entendimos qué y quién gritaba, pero los que estábamos allí llegamos a la conclusión de que alguien había bebido demasiado".

"Antecedentes"

De manera parecida se manifiesta Jordi Galves en el digital de José Antich El nacional. Según Galves, "los nervios le juegan muy malas pasadas al messié. En Francia ya conocen sus males, sobre todo después de que se manifestaran crudamente durante un salón de Agricultura en el que el entonces primer ministro francés se tragó más de diez bebidas alcohólicas diferentes ante las cámaras de la televisión".

Ya en tiempos de Pasqual Maragall como alcalde de Barcelona, Convergencia difundió el rumor de que el dirigente socialista era alcohólico, un infundio que llegó a darse por válido y que Maragall se negó a desmentir para no dar más vuelo a la campaña nacionalista.

Más noticias sobre el desafío separatista en Cataluña en Flipboard

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios