Menú

Los psicólogos advirtieron de que la colaboradora de Podemos era un "grave riesgo" para su hijo

En 2016 Podemos la llevó al Congreso, donde dijo que los psicólogos forenses "no tienen preparación".

0
En 2016 Podemos la llevó al Congreso, donde dijo que los psicólogos forenses "no tienen preparación".
María Sevilla, en una imagen de 2017 en el Congreso de los Diputados. | Europa Press

Un informe publicado este jueves por el diario El Mundo desvela que la colaboradora de Podemos y experta en infancia, María Sevilla, era un "grave riesgo" para su hijo. Una psicóloga forense del Tribunal Superior de Justicia de Madrid describía a la ahora detenida por tener secuestrado y aislado a su hijo como "obsesionada" por la religión y por el "miedo a la pérdida de su hijo", que "no era consciente" del "daño" que le podía causar al niño y que estaba empeñada en que su hijo estaba siempre enfermo, fuera verdad o no. Además, estaba dedicada a mantener a su hijo aislado de la sociedad y sin contacto con otros niños. A sus 11 años la Policía lo encontró malnutrido y sin casi saber leer ni sumar.

A pesar de este informe, elaborado cuando se estaba determinando la custodia del menor, Sevilla mantuvo la custodia de su hijo. Dos años después confirmó las sospechas: firmó un convenio con Podemos como experta en protección infantil gracias a su asociación Infancia Libre, se dio a la fuga con su hijo en 2017 y fue detenida el pasado viernes en una localidad de Cuenca, con su hijo en un estado lamentable.

Forenses "mal preparados"

Cuando el partido de Pablo Iglesias invitó a María Sevilla al Congreso en el año 2016 dijo que los psicólogos forenses "están mal preparados". El informe psicosocial que se hace a padres e hijos cuando se está en litigio por la custodia de los menores fue demoledor en su caso. En ese documento del año 2014 se la presenta como alguien capaz de generar a su hijo una imagen de sí mismo como de alguien enfermo, víctima, para así poder cuidarlo.

Además, se la describe como una persona "distante", "a la que le cuesta adaptarse a los cambios" y con una adolescencia difícil "por haber pasado largas temporadas hospitalizada" por dolencias que no acredita pero que luego proyectaba en su hijo.

De este modo, proyectó sus miedos constantes como al nacimiento de su hijo o a que desarrollara sus mismas enfermedades. Por eso narró que sólo le dio leche materna durante el primer año, no introduciéndole en los otros alimentos a pesar del consejo de los pediatras.

María Sevilla justificó después a la psicóloga cómo trató de impedir que el padre volviera a ver a su hijo después de que éste confesara "a su abuela" que su padre había abusado sexualmente de él, extremo puesto en duda también por otra compañera de Majadahonda y cuya denuncia resultó ser falsa. "No se puede descartar la instrumentalización", dijeron en el informe.

"Obsesionada" por la religión

La entrevista con el niño, que por entonces tenía cinco años, fue definitiva. El menor reconoció que su madre no le llevaba a clase y que era ella su profesora, pero que no se lo podía contar a nadie. También habló mal del padre: "Todos los padres mienten y todos los padres pegan a sus hijos". Y dejó una frase desafiante: "Mi mamá me ha dicho que Dios os va a destruir porque queréis que vea a papá". Aún así, el niño se inventaba "profesores y amigos" para ocultar su no escolarización.

El resultado del informe fue demoledor para María Sevilla: había construido para su hijo un entorno "sobreprotector", con "excesivo control" motivado por un "miedo desproporcionado", provocándole un "aislamiento" que "está afectando a su desarrollo evolutivo". Y destapaba los daños causados por entonces al menor y que hoy están agravados: "Malnutrición severa", "discontinuidad en los seguimientos médicos", paso por cuatro colegios diferentes, "dificultades de comportamiento, de relación con iguales" y una constante "victimización".

En España

    0
    comentarios

    Servicios