Menú

La Fiscalía desactiva la trampa de los golpistas en el 1-O y la Policía se quita sus complejos

La fiscal Consuelo Madrigal interrumpió el interrogatorio de la defensa de los golpistas para recordar que "no se juzga a la Policía".

0
Los fiscales del Tribunal Supremo, Consuelo Madrigal y Jaime Moreno | EFE

La décima semana del juicio del 1-O en el Tribunal Supremo ha supuesto un punto de inflexión en cuanto al transcurso procesal de la vista. En las últimas semanas, desde que comenzaron a declarar los agentes de Policía Nacional y Guardia Civil que participaron en el 1-O, las defensas de los golpistas intentaban desviar sutilmente y con mucha pericia la atención del tribunal sobre los hechos.

Recordamos que en el banquillo de los acusados, se sientan 12 dirigentes independentistas acusados de delitos como rebelión, malversación o desobediencia. Parece de Perogrullo, pero es que el desarrollo de las sesiones y el transcurrir de las vistas nos hace deslizarnos peligrosamente hacia caminos que nada tienen que ver con los hechos que son juzgados por los 7 magistrados de la Sala Segunda del Supremo.

Los letrados de Oriol Junqueras, Raül Romeva, Jordi Turrull, Josep Rull, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart han intentado devolver el balón de la rebelión a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en forma de "abuso policial" durante sus intervenciones en los centros de votación del referéndum ilegal del 1 de octubre. Una intervención auspiciada por un auto del TSJC.

Esta estrategia defensiva, por su puesto legítima, era neutralizada contundentemente este martes por la fiscal Consuelo Madrigal, alzando la voz por primera vez e interrumpiendo con decisión el interrogatorio de la abogada de Cuixart, Marina Roig, a un agente antidisturbios.

"No es más cierto que no pudo entrar (en un centro), porque intentó entrar saltando encima de la gente, pisándola", preguntaba Roig. En ese momento, la fiscal Madrigal intervenía indignada: "¡Es que no se juzga a la Policía! Y hay preguntas que parecen que estamos en un juicio contra la actuación policial en cumplimiento de órdenes judiciales".

Ni una palabra más, ni una menos. Las justas, para desactivar la trampa contra la Policía y la Guardia Civil urdida hábilmente por los letrados Marina Roig, Benet Salellas, Álex Solá, Andreu Van den Eynde y Jordi Pina.

Este miércoles, uno de los abogados que defiende al presidente de Ómnium Cultural, Jordi Cuixart, Benet Salellas, preguntaba al testigo si se interesaron posteriormente por la evolución del estado de salud de un manifestante que resultó herido durante la intervención policial en un centro de votación el 1-O .

En ese momento, tomaba la palabra el presidente del tribunal: "Hagamos preguntas sobre los hechos y que esos hechos sean de trascendencia jurídica. No el sentimiento que en un momento determinado pudo tener el agente que está declarando. Su sentimiento no tiene ninguna trascendencia jurídica".

El letrado Benet Salellas contestaba que en su escrito de defensa hacía referencia a esa situación y Marchena replicaba: "No, mire, señor letrado, no. Lo que le digo es que no hagan preguntas que no están dirigidas en su interés al tribunal, porque entonces usted está perdiendo el tiempo y nos lo está haciendo perder a nosotros. El sentimiento que pueda tener este señor no es objeto del proceso. Venga formule otra pregunta por favor". El abogado de Cuixart finalizaba su interrogatorio emitiendo la habitual protesta.

No cabe duda que la trampa volverá seguramente, cuando llegue el momento de visualizar los vídeos del 1-O. No hay que errar el tiro, los abusos policiales son investigados en los juzgados correspondientes, en el Supremo se intenta dilucidar la rebelión, nada más y nada menos,

Sin complejos policiales

Otro de lo hechos más destacables y relevantes de esta semana es que los agentes de la Policía Nacional dejaban a un lado sus complejos para defender el uso legítimo de la fuerza y de su defensa reglamentaria, conocida popularmente como la "porra" en los centros de votación durante el 1 de octubre para cumplir el mandato judicial.

Varios oficiales antidisturbios que participaron en la intervención en un centro de Gerona, reconocían con firmeza que autorizaron a sus agentes a emplear la defensa porque les estaban "machacando".

Así describía uno de los agentes su utilización: "La defensa es un medio de dotación personal, de dotación individual. El que alguien la utilice está perfectamente legitimado porque es un medio individual y la única limitación que tiene pues es la proporcionalidad y la oportunidad". Fin de la cita.

Más noticias sobre el desafío separatista en Cataluña en Flipboard

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation