Menú

Pablo Iglesias se ve en el gobierno y pide "discreción" y "paciencia"

La formación de Pablo Iglesias habla ya de una "confluencia progresista" sin contar con los independentistas.

0

La noche electoral se avecinaba complicada para Podemos a tenor de las encuestas pero en la formación de Pablo Iglesias creen que han conseguido salvar los muebles a pesar de la pérdida de escaños. Su objetivo era lograr ser decisivos para que el Partido Socialista contara con ellos de cara a la formación de gobierno y consideran que con sus 42 diputados –35 de Unidas Podemos y 7 de En Comú Podem– están en condiciones de hacerlo.

Poco antes de las once y media la noche comparecía Iglesias en el Teatro Goya, el cuartel general de la formación morada en estas elecciones, para comunicar que ha trasladado a Pedro Sánchez su disposición a formar un "bloque progresista" para gobernar el país. "Nos hubiera gustado un resultado mejor", aseguró rodeado de su núcleo más cercano, añadiendo que aún así es "suficiente" para el doble objetivo que se habían marcado: frenar a la derecha y construir un gobierno de coalición de izquierdas.

Ahora lo que toca es comenzar las negociaciones que, según Iglesias, serán con la "mayor discreción", por lo que pidió "paciencia" porque a su juicio la tarea no será fácil. Aún así, se ve claramente en el ejecutivo de Sánchez: "Las reuniones para organizar un gobierno requieren de cierta discreción. Llevará tiempo". Lo repitió en varias ocasiones.

"Deberemos reunirnos con la mayor brevedad posible", dijo Iglesias en respuesta a los periodistas convencido de que llegarán a un acuerdo con el PSOE. No quiso, eso sí, hablar de sillones como sucedió en las pasadas elecciones. "Primero hay que hablar del programa de gobierno", aseveró cuando le preguntaron por sus preferencias a la hora de elegir ministerio.

Iglesias hizo también hincapié en el resultado obtenido por los nacionalistas vascos y los independentistas catalanes. "España es plurinacional y, quien no lo vea, no entiende España", advirtió, aunque fuentes de la formación morada descartan que, al menos los independentistas, puedan entrar en el juego esta vez. En cambio, apuestan por sumar con PNV, Compromís y el Partido Regionalista, la formación de Miguel Ángel Revilla que ha conseguido un diputado.

"Sánchez debe evitar la tentación naranja", aseguró el líder de Izquierda Unida, Alberto Garzón, que tomó la palabra antes que Iglesias. No obstante, la formación morada ahora ve muy complicado que el Partido Socialista y Ciudadanos puedan llegar a un acuerdo a la vista de sus resultados. "Ni Sánchez puede pedir la cabeza de Rivera, ni Rivera la de Sánchez", alegan en Podemos, reconociendo la subida y el buen hacer de ambas formaciones en estas elecciones.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD