Menú

La única feria del PSOE en las elecciones municipales es la de Sevilla, según el CIS

En Andalucía, sólo se entrevistó a 2.290 personas en toda la comunidad y en Sevilla sólo se efectuaron 500 de ellas.

0

La encuesta del CIS hecha pública hace dos días sobre elecciones autonómicas y municipales sólo ha tenido representación andaluza –donde no hay autonómicas–, en la ciudad de Sevilla. El problema es que la encuesta del CIS fue realizada entre el 21 de marzo y el 23 de abril, cuando ni siquiera se habían celebrado las elecciones generales.

Tal circunstancia no es baladí porque, a pesar de que las preguntas fueran específicamente dirigidas a la problemática y candidatos municipales, es evidente que la encuesta globalmente considerada tenía 17.641 participantes efectivos, en todo el territorio nacional. En Andalucía, sólo se entrevistó a 2.290 personas en toda la comunidad y en Sevilla sólo se efectuaron 500 de ellas. En los demás municipios, 93, cuyos resultados no se han hecho públicos, la media de encuestados no llegó a las 25 personas.

Consecuentemente, los resultados que arroja la encuesta parecen menos fiables que los expresados por los ciudadanos el 28 de abril, una macroencuesta que contabilizó casi 4.750.000 respuestas. Aunque los problemas considerados no eran municipales, el tamaño y la realidad del peso de los partidos en las decisiones ciudadanas es incuestionable.

Según la encuesta del CIS, el PSOE, uniendo voto más simpatía, una cocina habitual en este tipo de presagio sociológio y sin conocer la composición real de la muestra ni las simpatías políticas de los encuestados, alcanzaría un 30,2% por ciento de los votos, con un resultado de 13-15 concejales sobre una mayoría absoluta cifrada en 16 ediles. Esto es, ni siquiera en el mejor de los casos el PSOE podría tener la mayoría suficiente en solitario teniendo que recurrir a los votos de Podemos o de Ciudadanos.

Lo que resulta más que curioso es la desaparición del mapa electoral posible de Vox, un partido al que la encuesta del CIS no da más que 1,6%. Además, se moderan las aspiraciones de Ciudadanos, que solo obtendría un 7,8% y se advierte que el PP persiste en un declive que la ha hecho pasar de haber dispuesto de la mayoría absoluta hasta 2015 a perder la mitad de aquellos concejales en las del próximo 26 de mayo, en las que mermaría en entre 2 y 4 concejales su grupo municipal.

Pero estos resultados contrastan significativamente con la macroencuesta real de las elecciones generales del pasado 28 de abril. El PSOE, según el escrutinio final, obtuvo el 32,72 por ciento de los sufragios en la capital andaluza, cerca, aunque a la baja, de la predicción del organismo dirigido por José Félix Tezanos.

Pero es que Ciudadanos es castigado por el CIS con un derrumbe de casi 10 puntos porque en las generales, el partido naranja obtuvo casi un 17 por ciento de los votos y Vox, un partido que casi logró un 13 por ciento de los sufragios en la capital en las pasadas elecciones generales, queda fuera de toda opción a tener concejal descendiendo nada menos que 11 puntos.

Los partidos de la extrema izquierda liderados por Podemos e IU y nucleados en torno a la coalición Adelante Andalucía bajan también más de 6 puntos en esta encuesta del CIS hasta los 10,9% cuando en las generales obtuvieron nada menos que un 16,26 por ciento.

Aunque se repita una y otra vez que las elecciones municipales son diferentes esencialmente a unas elecciones generales, estas diferencias son apreciables más que nada en los ámbitos locales reducidos donde las personas son conocidas y su valoración puede alterar el voto a los partidos, voto predominante en las elecciones generales y en cualquier elección en las grandes ciudades.

La otra referencia global y precisa de la que se dispone son los resultados de las elecciones andaluzas del 2 de diciembre de 2018 y en ella se observa que el porcentaje de votos del PSOE era ya de un 30 por ciento casi exacto mientras que todos los demás partidos relevantes, PP, Cs y Adelante Andalucía estuvieron muy por encima de los porcentajes calculados por el CIS en marzo-abril de este año.

Resulta significativo que el CIS no haya contemplado otras capitales andaluzas, como Málaga o Granada. Si se extrapolan los resultados de las pasadas elecciones generales de 28 de abril, la única feria electoral clara del PSOE de Susana Díaz está en Sevilla y sin mayoría absoluta. Perdería concejales en Almería, Granada y Huelva. En otras dos obtendría el mismo número de concejales, en Sevilla y Jaén. Sólo ganaría concejales en Cádiz (3), Córdoba (1) y Málaga (1).

Esto es, podría darse que, como efecto de los posibles pactos electorales, el PSOE perdiera la alcaldía de Huelva, de Granada y de Córdoba, obtuviera las de Sevilla y Cádiz, para lo cual tendría que acabar con la era Kichi, y tal vez podría gobernar en Jaén, más remotamente en Málaga con ayuda de Ciudadanos y seguiría sin gobernar en Almería.

Claro que todo dependerá, como es natural, de la participación. Dado que la abstención fue de casi el 40 por ciento en las elecciones autonómicas de diciembre de 2018 y de sólo un 26,69 por ciento, 13 puntos más en las generales, habrá que ver si se repite el frenesí comicial de abril, si se vuelve a la apatía de diciembre de 2018 o si se alcanza un punto medio entre ambas cifras.

De tenerse en cuenta la repercusión de la participación en las pasadas elecciones generales, cabe pronosticar que un descenso en la participación sería fatal para el PSOE y Susana Díaz.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Historia