Menú

El obispo Planellas se delata: "La Iglesia tiene que mostrar en primer lugar un gran amor por el país"

El inminente titular de la archidiócesis reafirma su talante separatista en declaraciones sobre el enfrentamiento con la mujer de Boadella.

(Barcelona)
0
El obispo Planellas se delata: "La Iglesia tiene que mostrar en primer lugar un gran amor por el país"
Joan Planellas. | @MCSTGN

El sector nacionalista de la Iglesia en Cataluña no puede disimular su satisfacción por el nombramiento como arzobispo de Tarragona del sacerdote separatista Joan Planellas, exrector de varias localidades gerundenses y director de la facultad de Teología. Planellas es un representante del sector más recalcitrante de clero nacionalista, independentista de piedra y primera hora, sus primeras declaraciones a los medios abundan en la fe separatista.

Primero mostró su pesar en El Punt Avui por la situación de los golpistas presos. "Es un drama que políticos pacíficos estén en la cárcel", declaró en el diario nacionalista, en el que además se mostró partidario de nombrar obispos catalanes para las diócesis de la región. Parecido mensaje al que había lanzado un par de días antes en el Diari de Girona, donde se refirió de esta manera a la polémica con Dolors Caminal, la esposa de Albert Boadella, por la bandera separatista del campanario de Jafre, en el Ampurdán: "Me ha sorprendido que eso sea un tema recurrente y que parezca una gran cosa. Es un tema polémico. Tal como dicen nuestros obispos, la Iglesia manifiesta su profundo amor por el país (referido a Cataluña). ¿Quién no ama su tierra? ¿Puede un ampurdanés renegar de su tierra".

Sesgo ultracatalanista

Este sábado se ha reiterado en una entrevista en La Vanguardia. A una pregunta sobre el izado de esa estelada en la iglesia de Jafre, Planellas ha replicado con una larga respuesta, casi un discurso, en el que mezcla el nacionalismo con la difusión del Evangelio y pone de manifiesto su sesgo ultracatalanista: "Para mí es tema pasado pero ya entiendo que ahora vuelva a salir. Me gustaría decir que la actividad de la Iglesia tiene que manifestar en primer lugar un gran amor por el país. ¿Quién no ama su tierra? Tenemos una cultura, una lengua y una dinámica propias. Y en segundo lugar, la Iglesia se tiene que poner al servicio del pueblo que manifiesta este amor al país porque tiene la urgencia de anunciar el Evangelio, que es nuestro gran tesoro, volver hacia Cristo. Tiene que dar esperanza a un proyecto de vida reconociendo unos rasgos que decimos nacionales, propios de Catalunya en el sentido genuino. Es lo que han dicho nuestros obispos. No invento nada. Los documentos de los obispos de los últimos años han defendido el derecho a promover todo lo que eso comporta, de acuerdo con la doctrina social de la Iglesia y reconociendo la personalidad y los rasgos nacionales de Catalunya. Una vez dicho esto, también se tiene que decir que la Iglesia no se identifica con ninguna opción política concreta, con ningún partido, si no volveríamos al nacionalcatolicismo del pasado".

Conferencia episcopal propia

También dice que el cardenal Juan José Omella, arzobispo de Barcelona, está de acuerdo en unificar las dos provincias eclesiásticas de Cataluña en lo que sería una suerte de conferencia episcopal catalana al margen de la española. Al respecto, afirma Planellas en el diario de Godó: "Que los obispos de Cataluña formen parte de la Conferencia Episcopal Española es una riqueza, implica una complementariedad dentro del territorio del Estado español. Pero por otra parte hablamos de una Iglesia catalana como una unidad pastoral. Tenemos una experiencia sinodal, conciliar, de más de 1.500 años. Qué institución puede decir, con pruebas, con las actas de los concilios, que ya se reunían en el siglo VI? Eso es brutal. Y después del Concilio Vaticano II, empiezan reuniones periódicas de los obispos catalanes, desde 1969 hasta hoy. Este trabajo se ha de fomentar y potenciar. He hablado con el cardenal Omella y está de acuerdo, lo ve clarísimo".

El Setién catalán

Ya antes de estas declaraciones, Planellas había mostrado su inquebrantable fe separatista en medios eclesiásticos, al punto de que ha creado fortuna el apelativo que le impuso el experto en temas religiosos Oriol Trillas, que lo calificó de Setién catalán en un artículo del portal Germinans Germinabit en alusión al que fuera obispo de San Sebastián, otro encendido partidario del diálogo que llamaba "revolucionarios" a los terroristas y decía que para negociar con la banda no hacía falta que dejase de matar.

Más noticias sobre el desafí­o separatista en Cataluña en Flipboard

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation