Menú

Las consecuencias para Pedro Sánchez del 26-M: posible dimisión de Gabilondo y Podemos fuera del Gobierno

El PSOE gana las europeas y las municipales pero pierde su principal objetivo, Madrid. Podemos no es determinante.

0

Era el principal objetivo y no se cumplió. El PSOE no "remató la faena" como pidió una y otra vez en sus mítines Pedro Sánchez. En unas elecciones en las que lo cualitativo pesaba sobre lo cuantitativo en cuanto al poder territorial, Ángel Gabilondo no será el presidente de la Comunidad de Madrid tal y como habían pronosticado en la dirección socialista. El candidato a la Comunidad, apuesta personal de Pedro Sánchez, se volvió a quedar, como hace cuatro años, con la miel en los labios, a las puertas de presidir la Puerta del Sol.

Al principio de la noche en el cuartel general socialista, Madrid era casi la única certeza de la dirección de Pedro Sánchez: conquistar la plaza más codiciada de España tras 24 años de gobiernos del PP. El objetivo se tornó en esperanza con los sondeos a pie de urna y en inquietud con los primeros datos del escrutinio. Cuando apenas había avanzado un 20%, las primeras fuentes socialistas daban la voz de alarma: "El PP mantiene comunidad y ayuntamiento".

Lo que pudo ser y no fue se percibió en los rostros con los que compareció por sorpresa y sin previo aviso el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y todos sus pesos pesados de la Ejecutiva y el Comité Electoral: Carmen Calvo, José Luis Ábalos, y su candidato europeo, Josep Borrell, a su derecha. Algunos con ojos enrojecidos, con medidas sonrisas, sin euforia ni alegría contenida.

Había decepción en la dirección socialista y en un líder, Pedro Sánchez, que no nombró expresamente su decepción madrileña pero sí la deslizó al culpar a PP y Ciudadanos de pactar con Vox para arrebatar a Gabilondo su amarga victoria. Sólo le faltó hablar del "pacto de perdedores" que hace cuatro años entristeció al PP.

"En aquellas administraciones en las que la primera fuerza política, que va a ser el PSOE, no pueda gobernar, será porque la derecha del PP y Cs pacta con la ultraderecha. Y, por tanto, el mensaje y la voluntad inequívoca planteada por todos los españoles en los tres niveles de la administración: el municipal, el autonómico y el europeo, de avanzar y no retroceder y de no sostener la estabilidad de un gobierno en una fuerza política es una responsabilidad que le incumben al PP y a Ciudadanos".

Eran las doce de la noche y Gabilondo y Aguado, de Ciudadanos, daban todavía la suma en ese momento del escrutinio. Pero en Ferraz ya sabían que habían perdido Madrid, que se quedaba en manos de la derecha. Por ello, el mensaje de Sánchez destiló derrotismo prematuro. Una comparecencia anticipada que pretendía sacar pecho de las victorias, como el 32% de Josep Borrell en Europa —que pasa de 14 a 20 diputados en Bruselas—, a ignorar las derrotas y a quienes las protagonizan.

Una forma de dejar los focos para Ángel Gabilondo, de proyectar en él la responsabilidad. Fuentes cercanas al candidato a la Comunidad aseguran que "dimitirá" aunque la pregunta es cuándo. Pero lo que está claro, y ya se lo deslizó a los suyos en la campaña electoral es: "Si no gano, me voy". No se quedará cuatro años más como portavoz en la Asamblea de Madrid.

Una dimisión que no anunció Gabilondo en su comparecencia en la noche electoral en la que se limitó a decir que hablará "con todos" porque él es el ganador de las elecciones. Esperará a que se materialice la suma de las derechas en la Comunidad de Madrid y será Pedro Sánchez quien "le buscará una salida: su entrada en el Gobierno como ministro".

Podemos, fuera del Gobierno

La segunda lectura es la que afecta a la gobernabilidad nacional que, según parece, no dependerá de Podemos. La formación de Pablo Iglesias es, según los socialistas, la gran derrotada en las urnas. Podemos se convierte en fuerza extraparlamentaria en Castilla-La Mancha, con mayoría absoluta para Emiliano García-Page; no es determinante en Extremadura, con otra mayoría absoluta para Guillermo Fernández Vara; ni da ya la suma con el PSOE en Aragón, donde Javier Lambán sólo podría mantener el Gobierno con Ciudadanos.

Sólo son llave en La Rioja y Asturias pero se convierten en los "grandes culpables" del fracaso de un gobierno de izquierdas en la capital de España porque, según el PSOE, la batalla entre Íñigo Errejón y Pablo Iglesias motivó la presentación de una lista alternativa a Mas Madrid de Manuela Carmena, liderada por Carlos Sanchez Mato, que se ha quedado fuera "tirando a la basura 38.000 votos".

Intercambio de cromos en Canarias y Navarra

"A ver cómo explica eso Iglesias. Él es el principal responsable", explican fuentes socialistas que se preguntan cuál es el intercambio de cromos que puede ofrecer el líder morado a un Pedro Sánchez que no necesita un intercambio. Más bien al contrario, es forzado a no incluir a Podemos en un gobierno de coalición por parte de sus posibles socios como Coalición Canaria. Se da la circunstancia de que en las islas sí sería posible un intercambio de cromos a cambio de la gobernabilidad de Canarias gracias a un pacto PSOE-CC.

Es el mismo intercambio de cromos que se podría producir en Navarra. Otro de los territorios que podría sumar el PSOE a sus feudos autonómicos, tal y como avanzó Libertad Digital, porque la suma de Suma Navarra y el PSN podría ser moneda de cambio para un posible apoyo de los dos diputados de UPN a la investidura de Pedro Sánchez con el aliciente de no entregar Navarra a Gerona Bai y Bildu.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios