Menú

Sevilla se vuelca con los Reyes y las Fuerzas Armadas a los que colma de aplausos y vítores

Más de 2.600 militares, 177 vehículos y 85 aeronaves han participado en el Día de las Fuerzas Armadas en la capital andaluza.

0

Los Reyes de España han presidido este sábado el acto central del Día de las Fuerzas Armadas, que este año ha querido conmemorar el 30 aniversario de las misiones en el exterior, que vieron la luz con el despliegue de seis observadores militares en Angola en enero de 1989. Y como no podía ser de otro modo, también a los 173 militares que han perdido la vida en estas misiones y cuyos familiares han estado invitados en la jornada de hoy.

El acto central ha comenzado minutos después del mediodía, con la llegada de los Reyes a la Tribuna Real, ubicada junto a la plaza de toros de la Real Maestranza. Allí han sido recibidos por la ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles; la cúpula militar, encabezada por el Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), general de Ejército Fernando Alejandre; y diversas autoridades locales como el presidente de la Junta andaluza, Juanma Moreno, o el alcalde de Sevilla en funciones, Juan Espadas.

Los Reyes han sido recibidos entre vítores y aplausos de los sevillanos congregados, que han desbordado las previsiones y han llenado las calles de la capital andaluza. Unos aplausos y vítores que no sólo han acompañado a sus majestades, sino a todos los militares que han participado en el desfile.

Tras los honores militares protocolarios a cargo de la Agrupación de Honores de la Guardia Real, le ha tocado el turno a la bandera de España, que esta vez no ha llegado desde el cielo portada por paracaidistas de la Patrulla Acrobática Paracaidista del Ejército del Aire (PAPEA) por culpa del viento. Izada y homenajeada, se ha dado paso a un sentido y emotivo homenaje a los caídos por España, que este año recordaba especialmente a los 173 militares que han muerto en acto de servicio en las misiones en el exterior.

Este recuerdo se ha producido coincidiendo con el 30 aniversario de la primera misión de este tipo, que se inició en enero de 1989 con la llegada de seis observadores militares a Angola bajo mandato de las Naciones Unidas. Varios militares españoles condecorados con cruces al mérito con distintivo amarillo han hecho un pasillo de honor a Felipe VI a su paso para hacer la ofrenda floral.

Han sonado entonces los acordes del himno nacional, para dar paso al conmovedor canto de La muerte no es el final y a la salva de honores. La Patrulla Águila ha realizado entonces la primera de sus pasadas por el cielo de Sevilla, coloreando el mismo de rojo y gualda, y dando inicio de este modo al inicio del desfile aéreo, en el que este año han participado 85 aeronaves de ala fija y rotatoria de las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil.

Sobre el cielo de la capital hispalense se han podido ver cazas Eurofighter Typhoon, F-18 Hornet y F-5 Northrop; cazas de despegue vertical Harrier AV-8B; aviones de transporte A400-M, C130 Hércules y C-295; aviones de vigilancia marítima C-235 y P-3 Orion; aviones de transporte VIP A310 y Falcon 900; aviones apagafuegos Bombardier CL 215 y CL415; además de un D4 Vigma del Servicio Aéreo de la Guardia Civil, entre otros.

Acto seguido han aparecido los de ala rotatoria. Se han podido ver helicópteros de ataque Tigre; de transporte medio NH-90 Caimán, AS332 Super Puma, AS532 Cougar, Bell 212 o SH60 SeaHawk; y de transporte de carga pesada como los CH-47 Chinook. También otros helicópteros de dimensiones mucho más reducidas, como los EC-135 o los MD-500. La Patrulla Águila con su segunda pasada ha cerrado esta parte del acto.

El desfile terrestre se ha abierto con el paso del mando de la Brigada X 'Guzmán el Bueno', a la que han seguido la unidad de veteranos de las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil (9 vehículos), los representantes de las asociaciones de discapacitados de las FAS y la Benemérita (5 vehículos) y la unidad de Reservistas Voluntarios (5 vehículos), lo que ha dado paso a la aparición de los medios mecanizados.

Por las calles de Sevilla han empezado a desfilar los vehículos de cadenas del Ejército de Tierra, entre los que han desfilado carros de combate Leopardo, blindados de combate Pizarro, vehículos de Transporte Oruga Acorazado (TOA) y obuses autopropulsados ATP-155. Tras su paso, han aparecido en escena los primeros vehículos a ruedas, como los VAMTAC y los Piraña de la Armada, alguno portando un UAV Scan Eagle, o VAMTAC con misiles Mistral del Ejército del Aire.

Han pasado a continuación motocicletas, vehículos de tráfico y unidades especiales de la Guardia Civil, como es el caso de los TEDAX o del GEAS (actividades subacuáticas); a los que han seguido varios vehículos de intervención de la Unidad Militar de Emergencias (UME) y una larga representación del Ejército de Tierra: blindado RG-31, el vehículo de reconocimiento de caballería Centauro, los antiminas Husky, los blindados Lince o mulas Falcata.

La primera agrupación a pie ha estado compuesta por un batallón de honores de la Guardia Real, a la que ha seguido un batallón mixto de la Armada, un escuadrón mixto del Ejército del Aire, un batallón de la Guardia Civil, una compañía de la Unidad Militar de Emergencias (UME) y un batallón del Ejército de Tierra, entre los que han destacado los efectivos del regimiento de Infantería Zaragoza número 5 de Paracaidistas.

La segunda agrupación a pie ha estado compuesta por las unidades militares que desfilan con paso específico -el resto de unidades lo hacen con una cadencia de 124 pasos por minuto- y que suelen ser las más populares. Con un rapidísimo ritmo de 160 pasos por minuto lo han hecho los militares del Grupo de Caballería Ligero Acorazado 'Reyes Católicos', II de La Legión, acompañado por su mascota: el poni Paco. Tras los legionarios, ha aparecido en escena el Grupo de Regulares de Ceuta número 54, que destaca por su cadencia de paso lenta (80 pasos por minuto) y por su llamativa vestimenta.

Como es costumbre, la parada militar ha terminado con el desfile a caballo. En primer lugar ha aparecido la sección Hipomóvil de la Batería Real, cuyo llamativos caballos hispano-bretones tiraban de piezas Scheneider del calibre 75/28 del año 1.906. Después, un escuadrón de Sables de la Guardia Civil perteneciente a la Agrupación de Reserva y Seguridad (GRS).

En España

    0
    comentarios

    Servicios