Menú

Los obispos boicotean la ordenación episcopal del separatista Planellas

Sólo 21 prelados asisten a la ceremonia, frente a los 66 que acompañaron a Gil Tamayo en Ávila o los 58 que asistieron a la de Omella en Barcelona.

(Barcelona)
0
Los obispos boicotean la ordenación episcopal del separatista Planellas
El nuevo Arzobispo de Tarragona, Joan Planellas, durante la ceremonia de Ordenación celebrada en la Catedral de la ciudad. | EFE

Los obispos españoles han acogido con algo más que frialdad la ordenación episcopal de Joan Planellas como arzobispo de Tarragona, acto que se celebró este sábado con el acompañamiento de tan sólo 21 prelados, la mayoría catalanes.

Según el recuento de la web de asuntos religiosos Germinans, "de esos 21 obispos, trece eran los diez residenciales catalanes más los dos auxiliares de Barcelona y el de Tarrasa, tres eméritos de Cataluña, el cardenal Martínez Sistach (ciertamente envejecido), Soler Perdigó y Piris". También anotan la presencia "obligada" del nuncio Renzo Fratini, más dos obispos que ejercieron en diócesis catalanas, Javier Salinas y Sebastiá Taltavull, el cardenal Blázquez como presidente de la Conferencia Episcopal Española y el obispo auxiliar de Madrid Vidal Chamorro.

Tan inusualmente escasa presencia contrasta con otras ordenaciones como la del obispo de Ávila, José María Gil Tamayo, que congregó en su ceremonia de ordenación episcopal a 66 prelados o la del cardenal Juan José Omella en Barcelona, acto al que acudieron 58 mitrados.

La floja respuesta a la convocatoria se debe a los antecedentes separatistas del nuevo arzobispo de Tarragona, quien en su trayectoria como párroco de diversos pueblos de Gerona se ha distinguido por seguir todas las consignas independentistas, colocar banderas esteladas en los campanarios y prestar instalaciones parroquiales para actos políticos. Joan Planellas le llegó a recomendar a la familia de Albert Boadella que si no le gustaban la estelada en la iglesia de Jafre se fueran del pueblo.

Planellas es también de los que distingue entre los catalanes de origen y los "venidos de fuera". De ahí que según Germinans, "ningún obispo de fuera de Cataluña quiso imponer sus manos al recién ordenado, abrazarlo y salir en la foto junto a él".

La ceremonia contó con la presencia de numerosos políticos nacionalistas, pero el presidente de la Generalidad, Quim Torra, se abstuvo de acompañar a un obispo de su cuerda, a diferencia de lo que ocurría en tiempos de Jordi Pujol, asiduo a esta clase de actos.

Más noticias sobre el desafí­o separatista en Cataluña en Flipboard

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation