Menú

El PP recupera el Ayuntamiento de Madrid: Almeida, investido alcalde con los votos de Cs y Vox

El dirigente popular será alcalde los próximos cuatro años. Begoña Villacís, vicealcaldesa. Vox se queda fuera de las responsabilidades de Gobierno.

0
El PP recupera el Ayuntamiento de Madrid: Almeida, investido alcalde con los votos de Cs y Vox
Carmena entrega el bastón de mando a Martínez Almeida. | EFE

José Luis Almeida ya es alcalde de Madrid. Lo es con los votos de Ciudadanos y Vox. Los apoyos del partido de Santiago Abascal estuvieron en duda hasta altas horas de esta madrugada, cuando al fin aceptaron el ofrecimiento del PP. No obstante, no está claro aún qué papel jugará en Madrid. Fuentes populares aseguran que Vox aceptó hacerse con varias concejalías de distrito, pero su portavoz Javier Ortega Smith lo desmintió a su llegada al Ayuntamiento.

Vox se da "20 días naturales" para anunciar "cómo se concreta" ese pacto, eso sí, "con el objetivo de que tenga representación en todos los Gobiernos", en proporción a los concejales conseguidos, así como influencia en el presupuesto, advirtió Ortega.

Desde horas antes de que la sesión de investidura diera comienzo, el Palacio de Cibeles era un hervidero de personalidades, prensa, familia y amigos. Así, pasadas las once y media de la mañana y arropado por el presidente de su partido, Pablo Casado, por los ex alcaldes populares Alberto Ruiz Gallardón, José María Álvarez del Manzano y Ana Botella, además de por su mentora Esperanza Aguirre y la candidata del PP a la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, Martínez-Almeida recibió el bastón de mando de manos de Manuela Carmena, la regidora saliente.

Obtuvo 30 votos, uno más de los necesarios para la mayoría absoluta, gracias a las papeletas de los 15 concejales del PP, los 11 de Ciudadanos y los 4 de Vox. La candidata de Más Madrid, Manuela Carmena, se quedó con 19 votos y Pepu Hernández, del PSOE, consiguió los 8 sufragios de su grupo.

aguirre-gallardon-botella-150619.jpg

Después llegaron los discursos de los portavoces de los grupos, de menor a mayor representación. Javier Ortega Smith, durante su primera intervención, avisó de que entran en el Consistorio capitalino como garantes de la legalidad, para evitar que la corrupción esté en los servicios públicos y "erradicar cualquier tipo de totalitarismos y fanatismos".

Acto seguido fue el turno del PSOE. Pepu Hernández, muy duro con el PP, le lanzó un dardo al poco de comenzar su intervención: ahora "no defenderá eso de que gobierne el más votado". "Ustedes han bajado juntos de Colón a Cibeles. El trío de Colón para gobernar Madrid desde el Palacio de Cibeles", dijo también incluyendo a Ciudadanos a los que afeó su pacto con los de Abascal. Y es que a los socialistas no se les escapa que su devenir político durante estos cuatro años en Madrid podría haber sido otro si la formación de Albert Rivera se hubiera decantado por ellos en las negociaciones.

Pero Begoña Villacís, la flamante vicealcaldesa, subió a la tribuna para remarcar que su pacto es con el PP. Lo hizo delante de los cuatro ediles de Vox, que siguieron su discurso muy serios. "No se me ocurre una forma más democrática, lo hacemos de la mano con el PP y con un pacto de gobierno firmado hace escasas 24 horas" y remarcó a continuación que "lo más importante de este pacto es que lo hayan firmado PP y Cs".

almeida-villacis-150619.jpg

"Hemos ganado estrepitosamente las elecciones"

Y llegó el turno de Carmena. Llamó especialmente la atención el tono y el contenido del discurso de la exalcaldesa, que no llevaba escrito. Muy crítica y dura; poco amable en la bienvenida al nuevo regidor. "Debemos cuidar la democracia", algo que defienden todos los que, como ella, saben "lo que costó traerla a España". "Cuidar la democracia como cuidamos los afectos, las amistades, los amores y también las instituciones, que es la estructura de paz que permite la vida social, nuestras ilusiones y el desarrollo personal". No fue el único asunto que trató en clara referencia a Vox. También quiso hacer del feminismo uno de los ejes de su discurso, un "movimiento que ha significado la mayor revolución del mundo sin que haya habido una gota de violencia".

Pero las palabras más duras vinieron después, cuando espetó una y otra vez que "no podemos seguir manipulando y diciendo mentiras para llegar al poder. Tenemos que respetarnos siempre y no incurrir en mentiras, descalificaciones", insistió. Carmena no sólo reivindicó su gestión sino también su resultado electoral. "Hemos ganado estrepitosamente las elecciones. (…) Pero creemos en los pactos, cómo no", aunque añadió: "No es lo mismo lo que pasó aquí hace cuatro años que lo que pasa aquí ahora".

El nuevo alcalde recogió el guante durante su turno de palabra. "Este año ningún concejal va a ser insultado, amenazado o amedrentado cuando salga del pleno de constitución. Estoy convencido y eso desgraciadamente sí paso hace cuatro años", afirmó José Luis Martínez Almeida en referencia al escrache que sufrió Begoña Villacís cuando Carmena se hizo con la alcaldía. Asimismo retó a "que se encuentre en cualquiera de estos dos programas cualquier cuestión fuera del ordenamiento jurídico del que nos hemos dotado en España porque no hay una sola cuestión que esté fuera del ordenamiento jurídico".

almeida-carmena-150619.jpg

Madrid Central, ¿punto de discordia?

Los puntos programáticos pactados por PP con Ciudadanos, por un lado, y, por otro, con Vox, no se diferencian demasiado. Y en lo sustancial son fácilmente compatibles. Pero no así Madrid Central, que puede convertirse en un punto de fricción importante durante esta legislatura. Tanto PP como Vox eran partidarios de suprimir la medida estrella del mandato de Carmena. "Nosotros lo que sí haremos será permitir la circulación por el distrito centro. No tiene ningún sentido que si yo voy a buscar a un amigo, a un familiar, tengan que dar en un área tan grande el número de matrícula. Y lo que vamos a hacer es potenciar alternativas: lo que no puede ser es que no se haya hecho ni un aparcamiento disuasorio cuando prometieron 12 que estarían ejecutados y construidos para el 2017", afirmó el ahora ya alcalde en una entrevista concedida a Libertad Digital el pasado mes de octubre.

El acuerdo con Vox dice textualmente sobre este asunto: "Acabaremos con la política de prohibiciones y restricciones de los últimos 4 años de Madrid Central, recuperando la libre circulación en las vías estructurantes. Se estudiará la viabilidad técnica y económica del soterramiento de la Gran Vía, como vía de circulación alternativa y aparcamiento subterráneo".

Pero no así lo acordado con Ciudadanos. En el documento rubricado por Almeida y Villacís se habla de crear "nuevas áreas de prioridad residencial aportando soluciones alternativas y complementarias de movilidad a todos los sectores de la población", pero no de suprimir Madrid Central.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco