Menú

Cs cierra filas ante las "presiones" a Rivera: "No nos asustarán Sánchez y sus tentáculos"

Rivera, ovacionado por el Consejo General, anima a los críticos a fundar un partido político si creen "que el sanchismo debe campar a sus anchas".

0
Cs cierra filas ante las "presiones" a Rivera: "No nos asustarán Sánchez y sus tentáculos"
Albert Rivera hace la piña con los dirigentes de Ciudadanos en el Consejo General celebrado este viernes en Madrid. | EFE

El Consejo General de Ciudadanos se convertía este viernes, al término de una semana en la que la dimisión de Toni Roldán el pasado lunes desataba la mayor crisis de la historia del partido naranja, en un acto de cierre de filas con Abert Rivera y su estrategia de ‘no es no’ a Pedro Sánchez. Recibido con una fuerte ovación, al líder naranja le teloneaban brevemente los líderes madrileños, Begoña Villacís e Ignacio Aguado.

La vicealcaldesa de la capital afirmaba que "frente a las presiones, democracia" y el líder autonómico aseveraba que "no nos temblarán las piernas" y decía que Rivera es "el único capaz de mantener firme el timón ante una tempestad y una tormenta que ya está ahí fuera", a lo que añadía que "cuando los líderes lo hacen bien, hay que cuidarlos y arroparlos". Rivera, que volvía a recibir otra ovación nada más comenzar su discurso, argumentaba frente a quienes le piden que facilite una investidura del presidente en funciones que "la auténtica cuestión de Estado es que haya una oposición firme al sanchismo".

En un discurso lleno de cargas de profundidad, apelaba a su trayectoria de resistencia al nacionalismo en Cataluña y aludía a las "amenazas de muerte" recibidas allí, y al "acoso a nuestros negocios familiares" en referencia a la tienda de su madre, para afirmar que si eso no le paró no lo harán "Sanchez y sus tentáculos".

"Diremos no a Sanchez y sí a España" sintetizaba, tras mostrar en varios momentos su indignación por el hecho de que los "socios" del líder socialista no aplaudieran el jueves en el Congreso el discurso de la presidenta de la Fundación de Víctimas del Terrorismo, María del Mar Blanco.

Los que piensan que "el sanchismo tiene que campar a sus anchas"

Pero además de todo eso, Rivera no se olvidaba de lanzar un dardo velado a los críticos, ante la sonada ausencia en el cónclave del más destacado de todos ellos, Luis Garicano. "Si algunos piensan que el sanchismo tiene que campar a sus anchas, en todo caso, que presenten un partido político, y que se sumen a Sánchez" afirmaba antes de decir que nadie "empuja" al líder socialista a pactar con los nacionalistas, sino que "se tira en plancha". Enseguida, a través de Twitter, le daba la réplica el propio Toni Roldán, quien aseguraba que no se trata de fundar otra formación, sino de "sentarse, exigir reformas, regeneración y que no haya pactos con nacionalistas".

El equipo de Rivera se veía obligado a desmentir que se hubiera referido a los críticos, asegurando que la referencia era a la "patronal, sindicatos y bancos que le dicen lo que tiene que hacer". No especificaban ninguna entidad financiera en concreto.

Lo cierto es que la alusión a esos sectores llegaba diez minutos después, donde por primera vez, y de manera muy nítida, el líder de Ciudadanos ponía sujeto a las "presiones" a las que aludía Villacís, y lo hacía reafirmándose ideológicamente: "Como soy liberal, siempre respetaré la opinión de una patronal, de un sindicato, de un medio de comunicación o de cualquier español. Pero como soy liberal, siempre pediré la libertad para tomar decisiones libremente, sin tutelas, ni presiones".

Gesto de distensión de Garicano

Prueba del completo cierre de filas era cómo los principales dirigentes naranjas evitaban a la prensa a la entrada de la reunión del Consejo General, el máximo órgano entre congresos. Desde el número dos, José Manuel Villegas, hasta los recientes fichajes, Edmundo Bal y Marcos de Quinto (ratificado como nuevo miembro de la Ejecutiva) esquivaban a los informadores, una actitud que contrastaba con la del ex portavoz parlamentario, Juan Carlos Girauta, el alcalde de Granada, Luis Salvador o la portavoz parlamentaria adjunta, Melisa Rodríguez, quienes sí se sometían a las preguntas de los medios.

Girauta calificaba como "absolutamente definitivo" el no a Sánchez y tenía buenas palabras para Toni Roldán, al que calificaba de "amigo y persona muy competente" al tiempo que señalaba su "coherencia" por abandonar un partido de cuyo rumbo estratégico discrepa. Salvador y Rodríguez se limitaban a respaldar la estrategia del veto a Sánchez y a recordar que había sido aprobada por amplia mayoría en la tensa reunión de la Ejecutiva Nacional celebrada el pasado lunes.

Ya por la tarde, y con el acuerdo en Castilla y León cerrado con el PP, por el que otro de los críticos, Francisco Igea, será vicepresidente de esa comunidad, Garicano lanzaba el primer gesto de distensión con Rivera de la última semana. "Expresamos nuestra opinión de forma libre" afirmaba desde su perfil de Twitter, a lo que añadía que "remamos, sin ambigüedades, en la misma dirección",

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios