Menú

Bochorno y escándalo separatista en el 'Parlament' por el ingreso en prisión de los CDR

Los diputados de Ciudadanos denuncian que se sienten amenazados por el apoyo de los grupos a los detenidos por terrorismo.

Libertad Digital
0
Los diputados de Ciudadanos denuncian que se sienten amenazados por el apoyo de los grupos a los detenidos por terrorismo.

Escándalo mayúsculo en el Parlamento catalán. Nueva jornada de oprobio y vergüenza. Los grupos independentistas han montado un número en protesta por el ingreso en prisión de los siete miembros de los Comités de Defensa de la República detenidos por cargos de terrorismo. Junts per Catalunya (JxCat), ERC y la CUP no han aceptado que el juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón haya decretado el ingreso en prisión de siete de los detenidos en la operación Judas.

Los cuatro diputados de la CUP han abandonado el hemiciclo en protesta tras exigir la convocatoria inmediata de una junta de portavoces, petición a la que se han adherido JxCat y ERC, arrastrados por la dinámica batasuna de la izquierda antisistema catalana. El pleno ha continuado con algunas votaciones y al término, los diputados independentistas puestos en pie han prorrumpido en aplausos y gritos de "libertad" en alusión a los CDR detenidos.

El presidente del grupo de Ciudadanos, Carlos Carrizosa, ha pedido la palabra para denunciar la irregularidad de una junta de portavoces tras acabar el pleno, mostrar su rechazo al espectáculo separatista y para denunciar que los diputados de la formación naranja se sienten amenazados por los grupos que apoyan a los detenidos por terrorismo. En ese punto, algunos diputados de ERC y JxCat han abandonado airados el hemiciclo dando gritos y portazos. El socialista Miquel Iceta ha pedido la palabra para solicitar calma y denunciar el enfrentamiento del Parlament con el poder judicial y el jefe de filas del PP, Alejandro Fernández, ha exigido respeto por las decisiones judiciales y por la Guardia Civil.

Tras esa intervención, el presidente de la cámara, Roger Torrent, totalmente desbordado ha decidido expulsar al jefe de filas de Ciudadanos, Carrizosa. Con él ha abandonado el hemiciclo, del que ya se habían ausentado Quim Torra y el vicepresiente regional Pere Aragonès, el grupo de Ciudadanos.

El también diputado del PP Santi Rodríguez ha sido el último en intervenir, al pedir a Torrent que pusiera remedio a los insultos procedentes de la tribuna de honor. En definitiva, un espectáculo en la línea de lo ocurrido el 6 y 7 de septiembre de 2017, pero con más encono personal e insultos que en aquella jornada. La confrontación que prometía Torra comienza a cobrar forma con la tensión en el Parlament y unos diputados constitucionalistas acosados y amenazados.

Más noticias sobre el desafí­o separatista en Cataluña en Flipboard

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios