Menú

Sánchez tiene insomnio porque baja en las encuestas mientras un "loco" incendia Cataluña

Cataluña está fuera de control mientras Sánchez, paralizado, sólo mira encuestas.

0

El Mundo dice que "Sánchez desoye a PP y Cs y paraliza la respuesta a Torra". Como pollo sin cabeza, está el presidente. Dice Rosell que "es la hora decisiva de Pedro Sánchez", que está demostrando que es un hacha como propagandista pero como presidente no vale nada. "Sería un error dramático considerar la espiral de violencia organizada" en Cataluña "como un episodio pasajero que se disipará" en unos días, Jesusito de mi vida que pase de mi este cáliz. "Se trata de otro punto de partida para relanzar el desafío total contra el Estado. Dijeron que lo volvería a hacer y no mentían". Describe el editorial cómo la violencia se ha apoderado de Cataluña y se pregunta "a qué espera Sánchez para actuar". Sólo se le ocurre una respuesta. "Teme el coste político de restablecer el orden público en Cataluña". David Jiménez Torres está convencido de que "el independentismo no es capaz de doblar el pulso al Estado democrático", pese a que estos días parece lo contrario. Que sí, que las instituciones se han visto algo tocadas, que tienen "flancos débiles", pero todo tiene solución "desde acuerdos entre los partidos constitucionalistas". Muy optimista te veo, David. Por el momento a ver si apagamos el incendio porque, como dice Javier Redondo, "el problema no es la violencia callejera sino los remilgos para neutralizarla. Y es que, cuenta Lucía Méndez que a Pedro Sánchez le ha vuelto el insomnio conjurado con las elecciones. "El sueño presidencial se ha visto alterado por la violencia desatada en las calles de Cataluña", siente "preocupación e inquietud por el cariz que van tomando las protestas". Lógico, dirán, por la inseguridad y el caos instalado en Cataluña. Pues no, es que "cuando se convocaron las elecciones, las encuestas eran muy favorables" y "hoy ya no tanto". "Puede que el electorado le diera la espalda". Cachis, él que se las cantaba tan felices y viene Cataluña a jorobarle el plan.

El País dice que "Sánchez garantiza ante la violencia 'firmeza unidad y moderación'", que "no consentirá que se imponga la violencia", que "el Gobierno garantiza el derecho a la manifestación pacífica en Cataluña". No se me rían, este periódico vive en otro planeta desde hace tiempo. El Planeta Moncloa, en concreto. No obstante, a los periodistas les queda algo de decencia y admiten, en el texto, ahí escondidillo, que no llegue la jefa, que el presi decía estas sandeces "a la misma hora que contenedores y una decena de coches ardían en la calle en el mismo centro de Barcelona". Otro titular para la historia del periodismo: "Torra rectifica y condena los actos violentos tras la exigencia del presidente". ¡Pero si es su cabecilla! Los editorialistas, dos, no creen necesario ocuparse del asunto mientras haya un "desastre sirio" por ahí danzando y haya que "salvar el Mar Menor". ¿Cataluña? Pero si allí reina la calma chicha.

ABC está "esperando a Sánchez". Sentado, claro. Porque "Torra está permitiendo la batasunización de las calles mientras el gobierno de Sánchez relativiza y contemporiza, limitándose a expresar una preocupación y a exigir de modo absurdo al presidente de la Generalitat una condena de la violencia", al jefe de los CDR dice el editorial. "Hay violencia y el gobierno solo pone buenas palabras". "El riesgo de que la situación supere a Sánchez es muy alto. La seguridad en Cataluña parece fuera de control y a Sánchez se le nota mucho que se la ha ido de las manos". A ver, tanto Falcon, tanto viajecito con Begoña por el mundo es lo que tiene. Que entre jet lag y jet lag a uno se le va la pinza. Isabel San Sebastián constata que Cataluña es un "manicomio" donde "el loco mayor Torra, blindado por la cobardía de Sánchez, apoya la insurrección abandonando a su suerte a los buenos catalanes". "El mal que aflige a la mitad de la sociedad catalana no es una locura al uso sino una mezcla perfecta de supremacismo, odio, empecimiento y ceguera política". Pues ya se sabe lo que se hace con los locos. Encerrarlos.

La Razón dice que Sánchez pide "moderación frente a los violentos". Es que no aprenden, eso ya lo pidió Rajoy. Dice el editorial que "Pedro Sánchez tiene que tomar medidas políticas, que no son solo aquellas que dan votos, y como primera providencia, reclamar al presidente de la Generalitat el cumplimiento de las leyes a las que está obligado por su cargo, o, en caso contrario, aplicar las medidas que consideren más adecuadas". "El presidente del gobierno no puede eludir su responsabilidad". ¡Pedrooo! Antonio Martín Beaumont dice, sin embargo, que Sánchez lo tiene todo bajo control. "La violencia en las calles impuesta por el independentismo son los últimos estertores del naufragio de un proyecto". "Los asesores de Sánchez consideran que una acertada gestión del tema catalán es su mejor baza para la remontada de cara a las urnas. Si Pedro Sánchez es visto como el único capaz de arreglar el problema esa autopista nos llevará a la victoria del 10-N, aseguran. ¿Y de lo contrario? Tal hipótesis, al menos en estas delicadas horas, nadie la quiere ni tan siquiera contemplar". Pues más le vale a Sánchez dar un giro de 180 grados, porque la cosa se ha puesto fea, pero fea.

La Vanguardia sí que ve violencia. "La protesta degenera en una segunda noche de fuego y disturbios". "Caos", "escalada de violencia en las calles". Sólo Enric Juliana mantiene la revolución de las sonrisas. "La protesta civil catalana por la sentencia es muy amplia y pacífica". Será a estas horas, que los cafres están durmiendo la mona de anoche. Que espere a que se les pase la resaca y empiece de nuevo el mambo.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation